La nue­va ley la­bo­ral es más que con­cer­ta­ción

El Deber - Séptimo Día - - La Semana... -

Nos en­te­ra­mos por no­ti­cias en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción que, ade­más de los te­mas pro­pios que es­tán acor­dan­do en me­sas de tra­ba­jo en­tre el Go­bierno y la Cen­tral Obre­ra Bo­li­via­na, tam­bién es­tán dis­cu­tien­do va­rios ar­tícu­los de una nue­va Ley Ge­ne­ral de Tra­ba­jo en la que ya exis­ti­rían va­rios ar­tícu­los apro­ba­dos en­tre esas par­tes.

De­je­mos cla­ros al­gu­nos as­pec­tos que ba­jo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia pue­den ob­viar­se en una dis­cu­sión so­bre la nue­va nor­ma­ti­va ge­ne­ral la­bo­ral. No se tra­ta de una ley que úni­ca­men­te ata­ñe a los de­re­chos de los tra­ba­ja­do­res, una ley ge­ne­ral del tra­ba­jo tie­ne im­pli­can­cias en ma­te­ria im­po­si­ti­va, el em­plea­dor de­be te­ner in­cen­ti­vos que le per­mi­tan crear fuen­tes de tra­ba­jo y los tra­ba­ja­do­res de­ben te­ner muy cla­ro có­mo los im­pues­tos les van a afec­tar en sus in­gre­sos; en ma­te­ria pre­vi­sio­nal de­ben es­tar muy cla­ras las re­glas y ade­cua­das a los tiem­pos ac­tua­les. A gui­sa de ejem­plo, ac­tual­men­te una fis­ca­li­za­ción de las ca­jas de sa­lud con­si­de­ra que si una em­pre­sa pa­ga cla­ses par­ti­cu­la­res pa­ra que sus tra­ba­ja­do­res apren­dan el idio­ma in­glés, es­tos mon­tos se en­cuen­tran su­je­tos al apor­te a esas ca­jas, ob­via­men­te, es un ab­sur­do, pe­ro es una tris­te reali­dad; en ma­te­ria fa­mi­liar la im- por­tan­cia de re­glas la­bo­ra­les mo­der­nas, cla­ras y jus­tas tie­nen re­le­van­cia, por­que la re­mu­ne­ra­ción al tra­ba­ja­dor, ge­ne­ral­men­te, es la úni­ca fuen­te de in­gre­sos que per­mi­te cu­brir las ne­ce­si­da­des bá­si­cas de la fa­mi­lia y no es con inamo­vi­li­dad que se con­si­guen me­jo­res be­ne­fi­cios e in­gre­sos al tra­ba­ja­dor. Y así, po­dría­mos se­guir vien­do las di­rec­tas re­la­cio­nes con las di­fe­ren­tes ma­te­rias que tie­nen que ver en la re­la­ción em­plea­dor-em­plea­do en la vi­da de la so­cie­dad y que no se cir­cuns­cri­ben co­mo lo ha­cía en el si­glo XIX a la re­la­ción en­tre el due­ño de la fá­bri­ca y el tra­ba­ja­dor que su­da­ba la go­ta gor­da, hoy exis­ten otros de­re­chos, otras re­la­cio­nes y prin­ci­pal­men­te, otras for­mas de re­la­ción la­bo­ral.

En ma­te­ria la­bo­ral se han pro­du­ci­do pro­fun­dos cam­bios que, ob­via­men­te, no po­dían con­si­de­rar­se a co­mien­zos del si­glo pa­sa­do, pe­ro que sí se pue­den pre­ver aque­llos que se irán pre­sen­tan­do en los pró­xi­mos 20 años y de­be­mos pre­pa­rar­nos pa­ra ello. De­ben es­tu­diar­se las di­fe­ren­tes for­mas de re­la­ción la­bo­ral que te­ne­mos ac­tual­men­te, pro­duc­to por una par­te de las nue­vas he­rra­mien­tas de tra­ba­jo con el uso de la tec­no­lo­gía, que ha mo­di­fi­ca­do sus­tan­cial­men­te mu­chas va­ria­bles la­bo­ra­les, co­mo por ejem­plo el tra­ba­jo do- mi­ci­lia­rio en el que el em­plea­do úni­ca­men­te ne­ce­si­ta es­tar co­nec­ta­do a las re­des de la nu­be tec­no­ló­gi­ca y pro­du­cir en be­ne­fi­cio pro­pio co­mo tra­ba­ja­dor y en el de su em­plea­dor o el que uti­li­ce los re­sul­ta­dos de ese tra­ba­jo tec­no­ló­gi­co pa­ra crear ri­que­za. No po­de­mos se­guir exi­gien­do el cum­pli­mien­to de ho­ra­rios y la asis­ten­cia fí­si­ca al lu­gar de tra­ba­jo en al­gu­nas re­la­cio­nes la­bo­ra­les y que tie­nen di­rec­ta re­per­cu­sión en la re­mu­ne­ra­ción men­sual del tra­ba­ja­dor.

La reali­dad nos ha pues­to en si­tua­cio­nes en las que las con­di­cio­nes de tra­ba­jo pa­ra las mu­je­res y pa­ra los ado­les­cen­tes, han cam­bia­do ra­di­cal­men­te. Hay una dis­cri­mi­na­ción que la mu­jer so­lo tra­ba­je 40 ho­ras, for­zan­do que cum­plan más ho- ras de tra­ba­jo no re­mu­ne­ra­do, cuan­do no de­be­ría exis­tir di­fe­ren­cias por ra­zo­nes de se­xo, sal­vo asun­tos de ma­ter­ni­dad. La re­la­ción la­bo­ral con los ado­les­cen­tes (no men­ciono ni­ños, por­que es la­bor pri­mor­dial de cual­quier Go­bierno que los ni­ños no ten­gan que tra­ba­jar) de­be es­ta­ble­cer mo­der­nas normas en es­te ti­po de tra­ba­jos, llá­men­se apren­di­za­je, pre­pa­ra­ción, ayu­dan­tía o lo que fue­re.

Tam­po­co es acep­ta­ble no con­tem­plar co­mo una nue­va reali­dad la­bo­ral la re­la­ción que las di­fe­ren­tes fran­qui­cias in­ter­na­cio­na­les (es­pe­cial­men­te de co­mi­da rá­pi­da) tie­nen con es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios, con ho­ra­rios más que fle­xi­bles (en be­ne­fi­cio del em­plea­do) y con exi­gen­cias, ba­jo ame­na­za de mul­ta,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.