Ser de de­re­cha o de iz­quier­da

El Deber - Séptimo Día - - La Semana... -

De­re­cha e iz­quier­da son dos tér­mi­nos an­ta­gó­ni­cos que su­pues­ta­men­te de­fi­nen los li­nea­mien­tos ideo­ló­gi­cos des­de ha­ce más de dos si­glos. En unos mo­men­tos his­tó­ri­cos di­fe­ren­ciar­los tu­vo mu­cha re­le­van­cia y en otras cir­cuns­tan­cias sim­ple­men­te fue vul­ga­ri­dad sim­plis­ta. Al pa­re­cer, en Bo­li­via nos en­con­tra­mos en es­te se­gun­do mo­men­to, en el que los ac­to­res po­lí­ti­cos au­to­de­cla­ra­dos de iz­quier­da lan­zan slo­gans y ca­li­fi­ca­ti­vos de ‘im­pe­ria­lis­ta’, ‘de­re­chis­ta’ y ‘pro ca­pi­ta­lis­ta’ a cual­quier per­so­na que opi­na o asu­me de ma­ne­ra crí­ti­ca las po­lí­ti­cas del Go­bierno de Evo Mo­ra­les. Ade­más, se atri­bu­yen el mo­no­po­lio de ser los úni­cos de iz­quier­da; lo más in­tere­san­te es que la ma­yo­ría no sa­be si­quie­ra el sig­ni­fi­ca­do, con­te­ni­do o con­cep­to de iz­quier­da. Por eso tam­bién es muy fá­cil ma­ni­pu­lar a to­da es­ta po­bla­ción con cual­quier slo­gan.

Pe­ro tam­bién des­de los ac­to­res po­lí­ti­cos de la de­re­cha, de igual ma­ne­ra las co­sas se ma­ne­jan en for­ma sim­plis­ta y en ba­se a slo­gans co­mo ser: ‘hay un po­der ab­so­lu­tis­ta’, ‘no hay in­de­pen­den­cia de po­de­res’, ‘se anu­la a los lí­de­res de la opo­si­ción’, ‘de­pen­den­cia de la jus­ti­cia al po­der po­lí­ti­co del Mo­vi­mien­to al So­cia­lis­mo’, o que exis­te una per­se­cu­ción política.

Eso quie­re de­cir que no hay de­ba­tes ni pro­pues­tas so­bre el sig­ni­fi­ca­do de la iz­quier­da, es de­cir qué ex­pe­rien­cias his­tó­ri­cas de­bían de ser desecha­das, có­mo de­bía de eli­mi­nar­se el tra­ba­jo enaje­na­do o ex­plo­ta­do, có­mo el po­der po­lí­ti­co pue­de ver­da­de­ra­men­te de­ci­dir­se des­de la co­lec­ti­vi­dad y no a par­tir de éli­tes po­lí­ti­co par­ti­da­rias, y có­mo la jus­ti­cia pue­de ser ad­mi­nis­tra­da y de­fi­ni­da des­de la pro­pia co­lec­ti­vi­dad. En otras pa­la­bras, có­mo se pue­de cons­truir una so­cie­dad, sin do­mi­na­ción ni ex­plo­ta­ción y sin dis­cri­mi­na­ción.

Lo peor es que el úni­co re­fe­ren­te que la de­re­cha tie­ne es el li­bre mer­ca­do, el res­pe­to a la pro­pie­dad pri­va­da, la al­ter­nan­cia en la elec­ción de las au­to­ri­da­des po­lí­ti­cas, o la in­de­pen­den­cia de po­de­res. A to­dos es­tos ele­men­tos los ven co­mo lo má­xi­mo o la cús­pi­de del desa­rro­llo de la hu­ma­ni­dad.

Por eso, tan­to la iz­quier­da co­mo la de­re­cha ter­mi­nan di­cien­do las mis­mas co­sas. For­mu­lan, pa­ra uso y con­su­mo de sus elec­to­res, más o me­nos los mis­mos pro­gra­mas, y se pro­po­nen los mis­mos fi­nes in­me­dia­tos, co­mo ser: la re­duc­ción de la po­bre­za, do­ta­ción de ser­vi­cios bá­si­cos ma­yor edu­ca­ción y sa­lud... Si fue­se así, no ten­drían ya ra­zón de exis­tir co­mo de­re­cha e iz­quier­da, tan so­la­men­te es­ta­rían jus­ti­fi­can­do su an­gu­rria de lle­gar al po­der y, en el ca­so de la iz­quier­da, as­pi­rar a que­dar­se en el po­der en fun­ción de una per­so­na, y la de­re­cha por lo me­nos plan­tear la al­ter­nan­cia. Esa se­ría qui­zás la úni­ca di­fe­ren­cia en­tre lo que es iz­quier­da y de­re­cha.

Y al pa­re­cer, la vi­sión iz­quier­dis­ta de eter­ni­za­ción en el po­der en fun­ción de una per­so­na, y la reivin­di­ca­ción de al­ter­nan­cia plan­tea­da por la de­re­cha, es el úni­co pro­ble­ma que di­vi­de a la po­bla­ción y no las pro­pues­tas pro­gra­má­ti­cas e ideo­ló­gi­cas, ya que en ello am­bos son igua­les co­mo he­mos men­cio­na­do lí­neas arri­ba. El mie­do y el es­cep­ti­cis­mo ha­cia la eter­ni­za­ción del po­der se acen­túo más des­de el mo­men­to que el MAS ha mos­tra­do evi­den­cia o in­di­cios de cons­ti­tuir­se en un go­bierno don­de prime la ti­ra­nía; es de­cir, cuan­do con no­to­rie­dad em­pie­za a anu­lar to­do ti­po de re­sis­ten­cias, eso im­pli­ca con­tro­lar: los me­dios de co­mu- ni­ca­ción, otros po­de­res del Es­ta­do, la opi­nión pú­bli­ca, las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les, y la pre­ten­sión de in­va­li­dar los re­sul­ta­dos del re­fe­rén­dum del 21 de fe­bre­ro de 2016.

En es­te es­ce­na­rio de de­ba­te, de ti­ra­nía/iz­quier­da y al­ter­nan­cia/de­re­cha, no se pro­po­ne, por ejem­plo la ne­ce­si­dad de crear nue­vos sis­te­mas de pro­duc­ción eco­nó­mi­ca en ba­se a la cons­ti­tu­ción de tra­ba­ja­do­res co­mo pro­pie­ta­rios di­rec­tos de una em­pre­sa, que po­dría­mos de­no­mi­nar em­pre­sas co­mu­na­les, las cua­les se­rían una al­ter­na­ti­va de ge­ne­ra­ción de em­pleo sin ex­plo­ta­ción y/o enaje­na­ción; la cons­truc­ción de un po­der po­lí­ti­co ba­sa­do en la de­ci­sión co­lec­ti­va y la res­pec­ti­va elec­ción de sus re­pre­sen­tan­tes, sin me­dia­ción de nin­gu­na éli­te política par­ti­da­ria, y so­me­ti­da a una obli­ga­to­rie­dad de turno y ro­ta­ción; y por úl­ti­mo, una ad­mi­nis­tra­ción de jus­ti­cia por par­te de la co­lec­ti­vi­dad a tra­vés de sus or­ga­ni­za­cio­nes te­rri­to­ria­les co­mo una for­ma de eli­mi­nar la bu­ro­cra­cia, la re­tar­da­ción, mer­can­ti­li­za­ción e in­ter­cam­bio de fa­vo­res den­tro de la jus­ti­cia, y de esa ma­ne­ra ga­ran­ti­zar ma­yor se­gu­ri­dad ciu­da­da­na. En otras pa­la­bras, ne­ce­si­ta­mos un de­ba­te de cam­bio de ci­vi­li­za­ción, y no sim­ples slo­gans de dis­cur­so, de de­re­cha o de iz­quier­da.

* So­ció­lo­go y go­ber­na­dor de La Paz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.