De­re­cho de ac­ce­so a la in­for­ma­ción

El Deber - Séptimo Día - - La Semana... -

Un de­re­cho fun­da­men­tal que tie­ne to­da per­so­na es el de ac­ce­so a la in­for­ma­ción, que con­sis­te en la po­tes­tad, ca­pa­ci­dad o fa­cul­tad que tie­ne to­da per­so­na pa­ra bus­car, ac­ce­der y re­ci­bir in­for­ma­ción que se en­cuen­tra ba­jo el con­trol del Es­ta­do.

Es­te de­re­cho es­tá con­sa­gra­do por la Cons­ti­tu­ción, que en su ar­tícu­lo 21, nu­me­ral 6, pre­vé lo si­guien­te: “Las bo­li­via­nas y los bo­li­via­nos tie­nen los si­guien­tes de­re­chos: 6. A ac­ce­der a la in­for­ma­ción, in­ter­pre­tar­la, ana­li­zar­la y co­mu­ni­car­la li­bre­men­te, de ma­ne­ra in­di­vi­dual o co­lec­ti­va”.

La con­ven­ción Ame­ri­ca­na so­bre De­re­chos Hu­ma­nos, que for­ma par­te del Blo­que de Cons­ti­tu­cio­na­li­dad y es de apli­ca­ción obli­ga­to­ria en Bo­li­via, en su art. 13.1) di­ce: “To­da per­so­na tie­ne de­re­cho a la li­ber­tad de pen­sa­mien­to y de ex­pre­sión. Es­te de­re­cho com­pren­de la li­ber­tad de bus­car, re­ci­bir y di­fun­dir in­for­ma­cio­nes e ideas de to­da ín­do­le, sin con­si­de­ra­ción de fron­te­ras, ya sea oral­men­te, por es­cri­to o en for­ma im­pre­sa o ar­tís­ti­ca, o por cual­quier otro pro­ce­di­mien­to de su elec­ción”.

So­bre los al­can­ces de es­te de­re­cho, la CIDH, en su

ha se­ña­la­do que “el ar­tícu­lo 13 de la Con­ven­ción, al es­ti­pu­lar ex­pre­sa­men­te los de­re­chos a ‘bus­car’ y a ‘re­ci­bir’ ‘in­for­ma­cio­nes’, pro­te­ge el de­re­cho que tie­ne to­da per­so­na a so­li­ci­tar el ac­ce­so a la in­for­ma­ción ba­jo el con­trol del Es­ta­do, con las sal­ve­da­des per­mi­ti­das ba­jo el ré­gi­men de res­tric­cio­nes de la Con­ven­ción. Con­se­cuen­te­men­te, el ar­tícu­lo am­pa­ra el de­re­cho de las per­so­nas a re­ci­bir di­cha in­for­ma­ción y la obli­ga­ción po­si­ti­va del Es­ta­do de su­mi­nis­trar­la, de for­ma que la per­so­na pue­da te­ner ac­ce­so a esa in­for­ma­ción o re­ci­ba una res­pues­ta fun­da­men­ta­da cuan­do por al­gún mo­ti­vo per­mi­ti­do por la Con­ven­ción el Es­ta­do pue­da li­mi­tar el ac­ce­so a la mis­ma pa­ra el ca­so con­cre­to”.

Es­te de­re­cho se fun­da­men­tó en la fa­cul­tad que tie­ne to­da per­so­na a co­no­cer la ma­ne­ra en la que sus go­ber­nan­tes y ser­vi­do­res pú­bli­cos desem­pe­ñan sus fun­cio­nes, ad­mi­nis­tran la co­sa pú­bli­ca y con­du­cen el Es­ta­do. Co­mo se­ña­la la Re­la­to­ría Es­pe­cial pa­ra la Li­ber­tad de Ex­pre­sión, el de­re- cho de ac­ce­so a la in­for­ma­ción es la “he­rra­mien­ta esen­cial pa­ra com­ba­tir la co­rrup­ción, ha­cer reali­dad el prin­ci­pio de trans­pa­ren­cia en la ges­tión pú­bli­ca y me­jo­rar la ca­li­dad de las de­mo­cra­cias, sig­na­das por una cul­tu­ra de se­cre­tis­mo y por or­ga­nis­mos pú­bli­cos con po­lí­ti­cas y prác­ti­cas de ma­ne­jo fí­si­co de la in­for­ma­ción que no es­tán orien­ta­das a fa­ci­li­tar el ac­ce­so de las per­so­nas”.

La in­for­ma­ción per­te­ne­ce a las per­so­nas, pues no es pro­pie­dad del Es­ta­do ni de los go­ber­nan­tes, de ma­ne­ra que el ac­ce­so no se de­be a la gra­cia y la bon­dad del Go­bierno, sino al cum­pli­mien­to de una obli­ga­ción y res­pon­sa­bi­li­dad pa­ra con las per­so­nas. Por tan­to, el ejercicio de es­te de­re­cho ge­ne­ra pa­ra el Es­ta­do las obli­ga­cio­nes: a) su­mi­nis­trar opor­tu­na­men­te la in­for­ma­ción so­li­ci­ta­da; b) dar res­pues­ta fun­da­men­ta­da a la so­li­ci­tud de in­for­ma­ción pre­sen­ta­da, en pla­zo ra­zo­na­ble, en ca­so de que pro­ce­da la ne­ga­ti­va de en­tre­ga por en­con­trar­se den­tro de las ex­cep­cio­nes.

Pa­ra sa­tis­fa­cer el ejercicio de es­te de­re­cho, el Es­ta­do tie­ne la obli­ga­ción de emi­tir una ley en la que, de un la­do, se es­ta­blez­ca un pro­ce­di­mien­to sim­ple, rá­pi­do y no one­ro­so pa­ra aten­der la so­li­ci­tud de in­for­ma­ción; y de otro, se de­ter­mi­ne que el re­cha­zo de la in­for­ma­ción de­be­rá ser jus­ti­fi­ca­do y en los ca­sos es­ta­ble­ci­dos por la Ley, pre­vien­do un pro­ce­di­mien­to pa­ra im­pug­nar el re­cha­zo; en la mis­ma ley de­be­ría de­fi­nir­se los ca­sos en los que ex­cep­cio­nal­men­te no po­drá en­tre­gar­se la in­for­ma­ción por in­te­rés ge­ne­ral o se­gu­ri­dad na­cio­nal.

Aten­dien­do a las re­co­men­da­cio­nes de los ór­ga­nos del Sis­te­ma In­te­ra­me­ri­cano de Pro­tec­ción de De­re­chos Hu­ma­nos, en Amé­ri­ca mu­cho Es­ta­dos ya han emi­ti­do la res­pec­ti­va ley que re­gu­la el de­re­cho de ac­ce­so a la in­for­ma­ción, co­mo Tri­ni­dad y To­ba­go, Mé­xi­co, Pa­na­má, Pe­rú, Ja­mai­ca, Ecua­dor, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na y Hon­du­ras; otros Es­ta­dos se en­cuen­tran en cur­so de ela­bo­rar la ley. Es de es­pe­rar que en Bo­li­via la Asam­blea Le­gis­la­ti­va Plu­ri­na­cio­nal emi­ta a la bre­ve­dad po­si­ble la Ley.

* Ca­te­drá­ti­co de De­re­cho Cons­ti­tu­cio­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.