Un nue­vo Tip­nis en el Pi­raí

El Deber - Séptimo Día - - La Semana... -

El pro­yec­to de ley pa­ra per­mi­tir obras de do­mi­nio pú­bli­co en las ri­be­ras del río Pi­raí ha desata­do un nue­vo Tip­nis, es­ta vez en el co­ra­zón eco­nó­mi­co del país. El con­flic­to que mar­có un hi­to po­lí­ti­co e hi­rió de muer­te al Go­bierno del MAS se re­pro­du­ce aho­ra, en apa­ren­te me­nor es­ca­la y con dis­tin­tos ac­to­res, en el me­dio de la ciu­dad de San­ta Cruz.

El asun­to de fon­do es el mis­mo y tie­ne que ver con el con­cep­to de desa­rro­llo que tie­ne el Go­bierno, con las im­pú­di­cas re­la­cio­nes que es­te man­tie­ne con sec­to­res de gran po­der eco­nó­mi­co y con las fla­gran­tes con­tra­dic­cio­nes que es­to ge­ne­ra con su dis­cur­so ‘pa­cha­ma­mis­ta’ de pro­tec­ción de la Ma­dre Tie­rra.

El dipu­tado Ed­gar Mon­ta­ño, je­fe de la ban­ca­da del MAS en la Cá­ma­ra de Dipu­tados, ha pro­pues- to la mo­di­fi­ca­ción de al­gu­nos ar­tícu­los de dos le­yes re­la­cio­na­das con la pro­tec­ción de la cuen­ca del Pi­raí, ar­gu­men­tan­do, sin si­quie­ra po­ner­se co­lo­ra­do, que el cre­ci­mien­to y el pro­gre­so no pue­den ser re­tra­sa­dos por con­si­de­ra­cio­nes me­dioam­bien­ta­les.

En su cru­da fran­que­za, el hom­bre es, des­pués de to­do, su­per­con­sis­ten­te con el ca­rác­ter pro­fun­da­men­te desa­rro­llis­ta, de­pre­da­dor y ex­trac­ti­vis­ta de su Go­bierno. Así no­más han jus­ti­fi­ca­do una y 1.000 ve­ces ca­rre­te­ras, re­pre­sas y ne­go­cios mi­ne­ros y agro­pe­cua­rios, pa­sán­do­se por el fo­rro la chá­cha­ra con la que nos han bom­bar­dea­do has­ta el has­tío y que tan cé­le­bres los han he­cho en el plano in­ter­na­cio­nal.

No hay que ser bru­jo pa­ra dar­se cuen­ta de que, de­trás de es­te in­ten­to de re­for­ma, se en­cuen­tran los in­tere­ses de gran­des gru­pos in­mo­bi­lia­rios y fi­nan­cie­ros li­ga­dos po­lí­ti­ca­men­te con el Go­bierno; ya hay mu­cha pla­ta de por me­dio y aho­ra van por el to­do.

La Al­cal­día de San­ta Cruz tam­bién ha pues­to su do­sis de im­pos­tu­ra, con la errá­ti­ca po­si­ción de opo­ner­se al pro­yec­to mien­tras al mis­mo tiem­po pro­po­nen una am­plia­ción del sex­to ani­llo que afec­ta­rá el cor­dón eco­ló­gi­co y mien­tras con­ti­núan con la cons­truc­ción de la Quin­ta Mu­ni­ci­pal en un par­que mu­ni­ci­pal pro­te­gi­do. Bueno se­ría que en vez de se­guir en­re­dán­do­se, nos ex­pli­ca­ran por qué no tra­ba­ja­ron, cuan­do de­bían, en pla­nes de ma­ne­jo y ges­tión am­bien­tal de las áreas pro­te­gi­das hoy en con­flic­to, con lo que hu­bie­ran prevenido es­te desen­la­ce. O que nos ex­pli­ca­ran tam­bién có­mo fue que se au­to­ri­zó el ac­tual puen­te al Uru­bó atra­ve­san­do el cor­dón, lo que ori­gi­nó ló­gi­ca­men­te el desa­rro­llo de la zo­na y la de­man­da ac­tual de nue­vas vías de ac­ce­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.