Ar­gen­ti­na: to­do re­mi­te a Cris­ti­na

El Deber - Séptimo Día - - La Semana... -

Ten­go un ami­go en Bue­nos Ai­res que es ca­paz de llo­rar de so­lo ver a la expresidenta Cris­ti­na Kirch­ner, a quien lla­ma ca­ri­ño­sa­men­te ‘la ye­gua’, uno de esos tan­tos insultos con­tra ella que sus sim­pa­ti­zan­tes han con­ver­ti­do en ban­de­ras de lu­cha: en ma­ni­fes­ta­cio­nes en de­fen­sa de los de­re­chos de la mu­jer se pue­den ver po­le­ras es­tam­pa­das con la fra­se: “Sí, so­mos to­das ye­guas”. Otra bue­na ami­ga por­te­ña pue­de tras­no­char­se con tal de es­cu­char los dis­cur­sos com­ple­tos de Cris­ti­na. Pe­ro tam­bién es­cu­cho que­jas en Bue­nos Ai­res: una se­ño­ra de só­li­da cla­se me­dia me di­ce que ella no es ‘Cris­ti­na’ sino ‘ la Cris­ti­na’, y pro­nun­cia ‘la’ con vio­len­cia: “Es que no era edu­ca­da, ha­cía es­pe­rar a la gen­te en las reunio­nes y via­ja­ba con tres pe­lu­que­ros”. Me cuen­ta que vo­tó por Mau­ri­cio Ma­cri y que, por suer­te pa­ra el país, “él es in­ge­nie­ro, ¿vis­te? El pro­ble­ma es que tu­vi­mos mu­chos pre­si­den­tes abo­ga­dos. Ma­cri, en cam­bio, ha­rá mu­cha obra: puen­tes, edi­fi­cios, etc.”. Me en­te­ro de que ella fue maes­tra de es­cue­la y, an­te la uto­pía que me di­bu­ja, le pre­gun­to si, aho­ra que hay huel­ga de maes­tros, no es­ta­ría ella mar­chan­do con­tra el pre­si­den­te Ma­cri: “Nun­ca es­tu­ve de acuer­do con las huel­gas. Lo que le ha­ce fal­ta a es­te país es tra­ba­jar”. La se­ño­ra no pien­sa de for­ma muy di­fe­ren­te a la se­ño­ra de la lim­pie­za del edi­fi­cio en el que me es­toy que­dan­do, que tam­bién tie­ne un cla­ro res­pon­sa­ble pa­ra la cri­sis: Cris­ti­na, que go­ber­nó el país con ma­fio­sos y lo ha lle­na­do de la­dro­nes ex­tran­je­ros: “co­lom­bia­nos, bra­si­le­ños, pe­rua­nos, etc”. No men­cio­na a los bo­li­via­nos por­que sa­be que yo lo soy, pe­ro ima­gino que lo pien­sa.

To­do re­mi­te a Cris­ti­na, una fi­gu­ra que pro­vo­ca, li­te­ral­men­te, amo­res y odios por par­tes igua­les: en una en­cues­ta re­cien­te, su apo­yo es del 46% y el re­cha­zo da la mis­ma ci­fra. Su le­ga­do se dis­cu­te con fer­vor y es el prin­ci­pal res­pon­sa­ble del triun­fo de Ma­cri: el po­pu­lis­mo kirch­ne­ris­ta se con­cen­tró en “ali­viar las ne­ce­si­da­des ma­te­ria­les apre­mian­tes de los sec­to­res ba­jos” (las pa­la­bras son de los ana­lis­tas Carlos Ger­va­so­ni y En­ri­que Pe­ruz­zot­ti), pe­ro de­jó una es­te­la de co­rrup­ción que per­mi­tió el as­cen­so de la de­re­cha. Al fi­nal, pe­se a los lo­gros so­cia­les, mu­chos vo­tan­tes, in­clu­so los más be­ne­fi­cia­dos por las po­lí­ti­cas kirch­ne­ris­tas, ter­mi­na­ron apo­yan­do a quien sue­le ser su enemi­go. Co­mo di­ce el economista Moha­med A. El Erian, “Más que un ca­so de ‘atrac­ción’ ha­cia las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas de la de­re­cha, el gi­ro po­lí­ti­co re­fle­ja un ‘re­cha­zo’, re­la­cio­na­do con el cre­ci­mien­to anémi­co y la ma­la pro­vi­sión de ser­vi­cios pú­bli­cos”.

Los de­fen­so­res del le­ga­do del kirch­ne­ris­mo son la ca­ra más vi­si­ble de la opo­si­ción al mo­de­lo neo­li­be­ral que tra­ta de i mpo­ner Ma­cri: so­lo en el úl­ti­mo mes ha ha­bi­do sie­te mar­chas y dos pa­ros ge­ne­ra­les, y sec­to­res co­mo el edu­ca­ti­vo es­tán en huel­ga y con­fron­ta­ción per­ma­nen­te. Es­tu­ve en Cór­do­ba y me sor­pren­dió la con­vo­ca­to­ria de la mar­cha por el día de l a me­mo­ria, que con­me­mo­ra­ba los 41 años del gol­pe mi­li­tar de Vi­de­la: jun­to a cual­quier ciu­da­dano que que­ría mar­char se en­con­tra­ban los gran­des car­te­les de los par­ti­dos de iz­quier­da y los sin­di­ca­tos pe­ro­nis­tas –fotos y di­bu­jos de Pe­rón, Evi­ta, Nés­tor y Cris­ti­na por to­das par­tes- en un am­bien­te re­la­ti­va­men­te fes­ti­vo: se re­cor­da­ba a los des­apa­re­ci­dos, pe­ro tam­bién se bai­la­ba en las ca­lles al son de los tam­bo­res con el pe­di­do de que ca­ye­ra ‘la dic­ta­du­ra ma­cris­ta’. Ha­bía tan­ta gen­te con con­sig­nas an­ti­gu­ber­na­men­ta­les en esa mar­cha que uno se hu­bie­ra sor­pren­di­do al sa­ber que en Cór­do­ba ga­nó Ma­cri con co­mo­di­dad.

Ha­ce un par de se­ma­nas tam­bién hu­bo una mar­cha de apo­yo al Go­bierno, pe­ro la ca­lle per­te­ne­ce a la opo­si­ción. La es­cue­la iti­ne­ran­te que se ha ins­ta­la­do en car­pas fren­te a la Ca­sa Ro­sa­da es una ma­ne­ra de man­te­ner la pre­sión, pe­ro el Go­bierno no es­tá dis­pues­to a ce­der y dar­les a los maes­tros un au­men­to de suel­do que es­té en re­la­ción con la in­fla­ción. Una ami­ga cor­do­be­sa me di­ce que el pro­ble­ma es más se­rio que el au­men­to de suel­dos, pues tie­ne que ver con una de­mo­ni­za­ción de la edu­ca­ción pú­bli­ca (Ma­cri di­jo que ha­bía te­ni­do la suer­te de “no caer en la edu­ca­ción pú­bli­ca”), una fal­ta de re­co­no­ci­mien­to a to­do lo que ha da­do esa edu­ca­ción a la Ar­gen­ti­na (pre­mios Nobel, gran­des es­cri­to­res, etc). To­dos re­co­no­cen que hay que re­for­mar el sis­te­ma edu­ca­ti­vo pa­ra que el país sea más com­pe­ti­ti­vo –hoy en el lu­gar 104 en el ín­di­ce de com­pe­ti­ti­vi­dad glo­bal, de 138 paí­ses-, pe­ro no sa­ben por dón­de em­pe­zar. Mien­tras tan­to, la bre­cha so­cial se am­plía: la cla­se me­dia ha­ce to­do por lle­var a sus hi­jos a co­le­gios pri­va­dos.

Hay elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas es­te año y el bru­tal ajus­te eco­nó­mi­co de Ma­cri no da los re­sul­ta­dos pro­me­ti­dos: se que­ría una in­fla­ción del 17% pa­ra es­te año, pe­ro el FMI ya ha anun­cia­do que se­rá de al­re­de­dor del 26%. Con un año y me­dio en el po­der, Ma­cri y su uto­pía de un país de cre­ci­mien­to sos­te­ni­do en el que no ha­ya in­fla­ción –“si en otros paí­ses se pu­do, ¿ por qué aquí no?”, se pre­gun­tó al­gu­na vez— es­tá le­jos de ha­cer­se reali­dad. La in­fla­ción es la prin­ci­pal res­pon­sa­ble del au­men­to de la po­bre­za: se­gún el Ob­ser­va­to­rio de la Deu­da So­cial Ar­gen­ti­na, hay un mi­llón y me­dio más de po­bres a par­tir de los ajus­tes eco­nó­mi­cos y la es­ca­la­da de los pre­cios (el 29% de la po­bla­ción po­día ser con­si­de­ra­da po­bre el 2015; hoy lo es el 33%). Con la ba­ja del con­su­mo ha dis­mi­nui­do la fe en que ven­drán tiem­pos me­jo­res. Al Go­bierno pa­re­ce no que­dar­le más re­cur­so que re­cor­dar a los vo­tan­tes que el pe­río­do kirch­ne­ris­ta fue muy co­rrup­to y cri­mi­na­li­zar a los pi­que­te­ros que cor­tan las ca­lles co­mo me­di­da de pro­tes­ta. Es arries­ga­do que el vo­to sea un re­fe­rén­dum so­bre Cris­ti­na: si bien to­da­vía son mu­chos –y de di­fe­ren­tes cla­ses so­cia­les- los que la cul­pan de to­dos los ma­les, ella es­tá muy vi­va, con una ba­se muy fuer­te de apo­yo y las su­fi­cien­tes ar­mas co­mo pa­ra cap­tar el des­con­ten­to que se pal­pa con Ma­cri

* Es­cri­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.