El di­ne­ro se hi­zo gas, que­da­ron el des­em­pleo y los ele­fan­tes blan­cos

El Deber - Séptimo Día - - Informe Central - ROBERTO NA­VIA GA­BRIEL roberto.na­[email protected]­de­ber.com.bo

To­do ha cam­bia­do. La bi­lle­te­ra gor­da ha en­fla­que­ci­do. La ‘he­mo­rra­gia’ eco­nó­mi­ca ha ce­sa­do y des­de ha­ce dos años en la pro­vin­cia Gran Cha­co em­pe­za­ron a ajus­tar­se los cin­tu­ro­nes y aco­mo­dar­se a la nue­va reali­dad.

An­te es­ta si­tua­ción es­tán sa­lien­do de la oscuridad las for­ta­le­zas, los erro­res y los de­rro­ches que se co­me­tie­ron en la épo­ca de bo­nan­za. Aho­ra, quie­nes go­bier­nan es­ta re­gión, es­tán apren­dien­do de nue­vo a vi­vir con el di­ne­ro jus­to, con los re­cur­sos que go­tean, le­jos del di­lu­vio eco­nó­mi­co que per­mi­tió aten­der ne­ce­si­da­des his­tó­ri­cas que te­nía la po­bla­ción, pe­ro tam­bién eje­cu­tar obras im­pen­sa­bles co­mo pa­vi­men­tar un río o cons­truir un co­li­seo pa­ra jo­cheo de to­ros, que so­lo se lo uti­li­za una vez al año y que aho­ra es­tá sien­do de­vo­ra­do por la ve­ge­ta­ción bron­ca del cha­co bo­real.

Los tres mu­ni­ci­pios de Gran Cha­co, Vi­lla Montes, Ya­cui­ba y Ca­ra­pa­rí, gra­cias a la Ley 3038 per­ci­ben de ma­ne­ra di­rec­ta los in­gre­sos por la ven­ta del gas que es­ta­ba guar­da­do en su sue­lo. Ca­da uno de ellos se ha­ce del 15% de los re­cur­sos que en su ma­yor apo­geo per­mi­tió que, ca­da día, ten­gan pa­ra gas­tar Bs 1,5 mi­llo­nes. To­da una for­tu­na que ya no va más por­que los pre­cios in­ter­na­cio­na­les del pe­tró­leo, a los que es­tá in­de­xa­do el pre­cio del gas, han es­ta­do en pi­ca­da y, a de­cir de las au­to­ri­da­des re­gio­na­les, tam­bién ha ido mer­man­do el bol­són de las re­ser­vas ga­sí­fe­ras, lo que ha da­do una es­to­ca­da mor­tal a los in­gre­sos eco­nó­mi­cos. Tan­to han dis­mi­nui­do la dan­za de dó­la­res que, de aque­llos Bs 1,5 mi­llo­nes diarios de los mejores tiem­pos, aho­ra ape­nas se re­ci­ben Bs 300.000 en pro­me­dio.

“El pre­su­pues­to que te­nía­mos pa­ra un mes aho­ra lo te­ne­mos pa­ra un año”, coin­ci­den va­rias au­to­ri­da­des en es­tos mu­ni­ci­pios.

Gil­mo Car­do­zo, se­cre­ta­rio del go­bierno re­gio­nal de Ya­cui­ba, di­ce que tie­ne mu­cho tra­ba­jo, que es­te pro­ce­so de tran­si­ción de go­ber­nar con me­nos re­cur­sos es com­pli­ca­do por­que ya exis­tía una es­truc­tu­ra aco­mo­da­da pa­ra el ta­ma­ño de bi­lle­te­ra que exis­tía.

Car­do­zo ha­ce me­mo­ria. Re­cuer­da que el 2014 in­gre­só por año Bs 400 mi­llo­nes y pa­ra es­te 2017 el pre­su­pues­to ba­jó a Bs 110 mi­llo­nes pa­ra la Sub­go­ber­na­ción de Ya­cui­ba, y que pa­ra to­do el Cha­co el POA lle­ga­rá a Bs 300 mi­llo­nes, una can­ti­dad muy in­fe­rior a otros años cuan­do el pre­su­pues­to lle­gó a su­pe­rar los Bs 1.100 mi­llo­nes.

An­te es­ta reali­dad, ex­pli­ca, se es­tán prio­ri­zan­do pro­yec­tos de in­ver­sión pú­bli­ca y re­cor­tan­do los gas­tos co­rrien­tes. “He­mos des­pe­di­do per­so­nal. De 800 tra­ba­ja­do­res aho­ra so­lo que­dan 350”, di­ce co­mo una de las me­di­das que ya se han to­ma­do.

Car­do­zo tam­bién re­ve­la que ya no se es­tá si­guien­do la po­lí­ti­ca de asis­ten­cia­lis­mo de otros años, cuan­do se da­ba bo­nos, se ha­cían fies­tas y fe­rias en las co­mu­ni­da­des, si­tua­ción que, a su jui­cio, los ha ador­me­ci­do por­que la gen­te es­pe­ra­ba to­do del Es­ta­do. “No se pla­ni­fi­có bien. Aho­ra se pre­ten­de co­rre­gir lo mal que se hi­zo. Se hi­cie­ron mu­chas co­sas bue­nas, pe­ro tam­bién hu­bo una bo­rra­che­ra de re­cur­sos”, di­ce, y po­ne co­mo ejem­plo la cons­truc­ción del ro­deo que cos­tó más de Bs 40 mi­llo­nes, una es­pe­cie de co­li­seo que se en­cuen­tra en la co­mu­ni­dad de Pal­mar.

“Es una mo­le que tam­bién pa­re­ce un cir­co ro­mano”, di­ce un ha­bi­tan­te de Ya­cui­ba.

Pal­mar es­tá ubi­ca­do a 20 km de Ya­cui­ba y el Ro­deo es una mo­le que, a lo le­jos, pa­re­ce un co­li­seo o una pla­za pa­ra co­rri­da de to­ros. La na­tu­ra­le­za rei­na con el can­to de las aves y a lo le­jos se es­cu­cha el re­pi­car de unas cam­pa­ni­tas que cuel­gan del cue­llo de las ca­bras que se bus­can la vi­da den­tro del mon­te. Por las llu­vias de las úl­ti­mas se­ma­nas la ma­le­za ha cre­ci­do y li­te­ral­men­te es­tá in­va­dien­do el ro­deo. El gran pa­tio don­de se desa­rro­lla el es­pec­tácu­lo es una ma­ra­ña de ma­le­za y con te­las de ara­ñas. Des­de ahí se pue­de ver que una par­te del te­cho de la par­te su­pe­rior de las gra­de­rías ya no exis­te. El vien­to, el sol y el agua van co­bran­do sus fac­tu­ras. A 200 me­tros de es­ta in­fra­es­truc­tu­ra de con­cre­to exis­te otra obra que ha que­da­do a me­dio cons­truir. Se tra­ta de un cen­tro pa­ra an­cia­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.