Dipu­tados ti­tu­la­res y su­plen­tes, dis­tan­cia­dos por el suel­do y el tra­ba­jo

El Deber - Séptimo Día - - Informe - IVÁN PA­RE­DES TA­MA­YO ivan.pa­re­[email protected]­de­ber.com.bo

El úl­ti­mo in­cre­men­to sa­la­rial apro­ba­do en la Cá­ma­ra de Dipu­tados, el 16 de ma­yo, hi­zo más evi­den­te la grie­ta que exis­te en las re­la­cio­nes en­tre al­gu­nos le­gis­la­do­res ti­tu­la­res y sus su­plen­tes. En los pa­si­llos de la Asam­blea Le­gis­la­ti­va Plu­ri­na­cio­nal se evi­den­cia la fric­ción y la di­fí­cil re­la­ción que exis­te por dos ra­zo­nes: la te­má­ti­ca eco­nó­mi­ca y las ta­reas de coor­di­na­ción. Los al­ter­nos re­cla­man por la fal­ta de con­di­cio­nes pa­ra tra­ba­jar y de re­ci­bir un suel­do men­sual re­la­ti­va­men­te ba­jo, si­tua­ción que, se­gún ellos, im­pi­de que ejer­zan fun­cio­nes ex­tra­le­gis­la­ti­vas.

Exis­ten ca­sos pú­bli­cos de es­tas pugnas y hay si­tua­cio­nes muy pri­va­das. Amíl­car Barral, dipu­tado su­plen­te de Uni­dad De­mó­cra­ta (UD), no ocul­ta su en­fa­do. “Yo ni le di­ri­jo la pa­la­bra a mi ti­tu­lar”, ad­mi­tió. Ji­me­na Cos­ta es la alu­di­da. “Pre­fie­ro dis­tan­ciar­me a te­ner que dis­cu­tir con un ciu­da­dano de con­duc­ta ilí­ci­ta”, res­pon­dió Cos­ta. Am­bos con­vi­ven ba­jo la mis­ma si­gla y esa di­fe­ren­cia no les im­pi­de ser crí­ti­cos al pro­yec­to ofi­cia­lis­ta.

Si­mi­lar si­tua­ción ocu­rre en la du­pla Sonia Bri­to-Rem­ber­to Ca­la­ni, del Mo­vi­mien­to Al So­cia­lis­mo (MAS). El su­plen­te (Ca­la­ni) cues­tio­na la fal­ta de coor­di­na­ción en te­mas le­gis­la­ti­vos, aun­que ad­mi­te que en las reunio­nes de ban­ca­da se asu­me un li­nea­mien­to po­lí­ti­co que se apli­ca en ca­so de que sea ha­bi­li­ta­do pa­ra asis­tir a la se­sión. “No exis­te or­ga­ni­za­ción pa­ra ha­bi­li­tar al su­plen­te, ni mu­cho me­nos coor­di­na­ción pa­ra con­ti­nuar el tra­ba­jo le­gis­la­ti­vo que de­jó el ti­tu­lar”, re­cla­mó el asam­bleís­ta pa­ce­ño.

Se­gún el re­gla­men­to de Li­cen­cias y Ha­bi­li­ta­ción de Dipu­tadas y Dipu­tados Ti­tu­la­res y Su­plen­tes de la Cá­ma­ra de Dipu­tados, apro­ba­do en 2011, un le­gis­la­dor al­terno de­be ser ha­bi­li­ta­do sie­te días con­se­cu­ti­vos pa­ra asis­tir a se­sio­nes ple­na­rias y de co­mi­sio­nes. “Pa­ra fi­nes del pre­sen­te re­gla­men­to, se en­tien­de co­mo cuar­ta par­te de se­sio­nes ple­na­rias, co­mi­sio­nes y co­mi­tés a una se­ma­na com­ple­ta, de lu­nes a do­min­go”, di­ce el pa­rá­gra­fo II del ar­tícu­lo 11 del re­gla­men­to.

Eso no su­ce­de. EL DE­BER ac­ce­dió al in­for­me de asis­ten­cia de los dipu­tados en el pri­mer se­mes­tre de es­ta ges­tión y cons­ta­tó que mu­chos de ellos tra­ba­jan días dis­con­ti­nuos y lo ha­cen por el lla­ma­do de su ti­tu­lar, que ge­ne­ral­men­te lo rea­li­za por la vía de un ase­sor.

Por ejem­plo, la dipu­tada Virginia An­ze (MAS), se­gún el reporte de asis­ten­cia, so­la­men­te ha­bi­li­tó a su su­plen­te a seis se­sio­nes du­ran­te tres me­ses. Ella jus­ti­fi­ca que su al­terno, Pas­tor Orc­ko, ac­ce­dió al tra­ba­jo le­gis­la­ti­vo en se­sio­nes de co­mi­tés y co­mi­sio­nes, pe­ro de ma­ne­ra dis­con­ti­nua.

Barral tam­bién cues­tio­nó que en un mes son ha­bi­li­ta­dos sie­te días, pe­ro de for­ma al­ter­na y no se­gui­da, co­mo di­ce el re­gla­men­to. Mien­tras que Ca­la­ni agra­de­ce vi­vir en la se­de de Go­bierno por­que su ti­tu­lar lo con­vo­ca, in­clu­so, ho­ras an­tes.

El re­gla­men­to es­ta­ble­ce que la co­mu­ni­ca­ción pa­ra la ha­bi­li­ta­ción de un dipu­tado o di­pu- ta­da su­plen­te se de­be rea­li­zar con 72 ho­ras de an­ti­ci­pa­ción an­te la Pri­me­ra Se­cre­ta­ría de la Cá­ma­ra Ba­ja.

Son ca­sos con­ta­dos de los asam­bleís­tas ti­tu­la­res y su­plen­tes que man­tie­nen una bue­na re­la­ción de coor­di­na­ción. La dipu­tada Ivon­ne Ai­re­yu, su­plen­te de Mi­guel Fee­ney (UN), re­la­ta que su ti­tu­lar y ella coor­di­nan el tra­ba­jo le­gis­la­ti­vo pre­via ha­bi­li­ta­ción de la su­plen­cia.

“Es­to lo ha­ce­mos por­que hay un tra­ba­jo que de­be­mos se­guir ba­jo un li­nea­mien­to. Yo no pue­do lle­gar a tra­ba­jar en mi se­ma­na de se­sio­nes y bo­rrar lo que hi­zo el ti­tu­lar”, des­ta­ca Ai­re­yu, que a la vez re­co­no­ce que no siem­pre asis­te a la se­sión del Le­gis­la­ti­vo de for­ma con­ti­nua­da.

Al otro ex­tre­mo es­tá el ca­so de Nor­ma Pié­ro­la (PDC). La le­gis­la­do­ra opo­si­to­ra re­co­no­ce que no tie­ne re­la­ción la­bo­ral con su su­plen­te, César Sán­chez. “Uno tra­ba­ja du­ro du­ran­te tres se­ma­nas y lle­ga mi su­plen­te y aprue­ba una ley en la que yo no es­toy de acuer­do. Y eso pa­sa con va­rios dipu­tados y dipu­tadas”, re­cla­mó.

Sán­chez evi­ta ha­blar del ca­so y ad­mi­te que la re­la­ción con Pié­ro­la se li­mi­ta al con­tac­to con el ase­sor de la dipu­tada, que le in­for­ma de su ha­bi­li­ta­ción.

El fac­tor mo­ne­ta­rio es otro di­le­ma. Los ti­tu­la­res ele­van su que­ja por­que la su­pues­ta se­ma­na que tra­ba­jan los su­plen­tes ellos es­tán cum­plien­do con su “se­ma­na re­gio­nal”, lo que abar­ca asun­to de ges­tión y le­gis­la­ti­vos.

“Al su­plen­te le pa­gan una par­te de lo que ga­na el ti­tu­lar, por­que de ahí sa­le el sa­la­rio del su­plen­te, del suel­do del ti­tu­lar, y en­ci­ma tra­ba­jan sis­te­má­ti­ca­men­te en con­tra el ti­tu­lar (...). Se les es­tá pa­gan­do por la se­ma­na que nos obli­gan a ha­bi­li-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.