DI­RI­GIÓ CLU­BES EN TRES CON­TI­NEN­TES

El Deber - Séptimo Día - - Miradas De Bolivia -

ser “ilus­tres ig­no­ran­tes”. Mu­chos de ellos si­guen, no sé si ig­no­ran­tes, pe­ro sí for­ja­do­res de por­ta­das. Aho­ra son di­gi­ta­les y atra­pa­dos en las re­des so­cia­les. Vein­ti­trés años y no pa­sa na­da.

En sep­tiem­bre de 1993 fui glo­ri­fi­ca­do y ele­va­do a los al­ta­res. Hu­bo elec­cio­nes y cam­bio de Go­bierno. Ju­ga­mos un Mun­dial. El pre­si­den­te de Bo­li­via se reunía con el pre­si­den­te de Ale­ma­nia Fe­de­ral y su ho­mó­ni­mo de Es­ta­dos Uni­dos ba­jo la aten­ta mi­ra­da de Henry Kis­sin­ger. Bo­li­via es­ta­ba de mo­da por el fút­bol. Se fue la mo­da de­jan­do muy po­co y to­da­vía no pa­sa na­da.

En esos años vi­ví en una bur­bu­ja has­ta el pun­to que ni si­quie­ra te­nía re­si­den­cia en el país, pues via­ja­ba con­ti­nua­men­te con la se­lec­ción. Bo­li­via era un pa­raí­so es­pi­ri­tual. La gen­te era muy bue­na, no ha­bía envidias, ni ro­bos ni la in­se­gu­ri­dad ciu­da­da­na ha­cía me­lla en mí. Ha­cía una pro­pa­gan­da de

Na­ció ha­ce 63 años en la lo­ca­li­dad de Az­pei­tia (Es­pa­ña). Es el úni­co entrenador que ha con­se­gui­do la cla­si­fi­ca­ción de Bo­li­via a un Mun­dial de fút­bol, en Es­ta­dos Uni­dos 1994. Es el téc­ni­co más jo­ven en di­ri­gir un club en la pri­me­ra di­vi­sión de Es­pa­ña (29 años). Es li­cen­cia­do en Me­di­ci­na y Ci­ru­gía por la uni­ver­si­dad de Barcelona. un país con po­ten­cial, con gen­te em­pren­de­do­ra sin ape­nas co­rrup­ción. No en­ten­día muy bien lo de los co­llas y cam­bas y al­gu­na re­fe­ren­cia a ser vas­co me ha­cía pen­sar en el te­ma de las au­to­no­mías. To­do era co­lor de ro­sas. Te­nía po­co co­no­ci­mien­to de la reali­dad y mi fi­gu­ra co­bró tal di­men­sión que me asus­té y de­ci­dí mar­char­me. Has­ta un hom­bre co­mo Gui­do Loay­za, has­ta en­ton­ces ro­dea­do de gen­te co­mo Willy So­ria o Percy Lu­za, se pre­sen­tó en so­cie­dad con nue­vos so­cios que has­ta en­ton­ces no ha­bían apa­re­ci­do en es­ce­na­rios. La po­lí­ti­ca inun­dó la es­ce­na de la su­pe­rin­ten­den­cia, pe­ro se­guía el le­ma “no pa­sa na­da”.

Des­pués de va­rios años de au­sen­cia y al­gu­nas vi­si­tas es­po­rá­di­cas vol­ví a Bo­li­via de­fi­ni­ti­va­men­te en enero del año 2011. Enamo­ra­do de una cru­ce­ña me ins­ta­lé en San­ta Cruz. El pre­si­den­te Evo, en una reunión y pre­sen­ta­ción an­te la pren­sa in­ter- co­bar­de. Co­no­cí un nue­vo con­cep­to. Me lla­ma­ban Pi­ra­ta. De nue­vo con el ro­llo de con­quis­ta­dor es­pa­ñol aho­ra es­bi­rro de Chá­vez. No me lo po­día creer. Ha­bía le­yes con­tra el ra­cis­mo y la dis­cri­mi­na­ción que yo en mi per­so­na la no­ta­ba más fuer­te que nun­ca. De­jé la se­lec­ción y no pa­só na­da.

Fi­ché por Bo­lí­var con­tra to­dos me­nos la co­rrien­te de Gui­do. Iturralde y Wál­ter Zu­le­ta mis enemi­gos. Fui­mos se­mi­fi­na­lis­tas de la Co­pa Li­ber­ta­do­res y bi­cam­peo­nes con un su­pe­rá­vit eco­nó­mi­co con­si­de­ra­ble. Mis de­sen­ten­di­dos con Mar­tín Clau­re fue­ron de­ter­mi­nan­tes pa­ra que de­ja­ra Bo­lí­var. Gui­do tu­vo un pa­pel des­ta­ca­do en ello. Pe­ro no pa­sa na­da has­ta el pun­to que Bo­lí­var no ga­nó un cam­peo­na­to más aun­que se­gu­ro que es­te año lo ha­rá, con Be­ñat, mi pai­sano, al fren­te, ¿otro pi­ra­ta?

En es­te, no pa­sa na­da, me re­fie­ro a cier­tos sec­to­res en los que no pa­sa na­da. Sin em­bar­go, me ale­gró so­bre­ma­ne­ra es­cu­char al mi­nis­tro de Jus­ti­cia el te­ma de la pre­sun­ción de inocen­cia so­bre el atro­pe­llo de los chi­le­nos pa­ra con los nue­ve de­te­ni­dos bo­li­via­nos. Pre­sun­ción de inocen­cia pa­ra to­dos por­que uno mi­ra cuán­tos pre­sun­tos inocen­tes lle­nan las cár­ce­les bo­li­via­nas o al me­nos pre­sos cau­te­la­res en es­pe­ra de jui­cio y pien­sa: O no pa­sa na­da o eres cau­te­lar sin pre­sun­ción de inocen­cia. Creo que eso es in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca

Si­go de­fi­nien­do a Bo­li­via co­mo país di­fí­cil de en­ten­der, pe­ro im­po­si­ble de ol­vi­dar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.