El in­fierno co­ti­diano

El Deber - Séptimo Día - - Firmas -

La huel­ga y la pro­tes­ta in­di­vi­dual o co­lec­ti­va ex­pre­sa­da pú­bli­ca­men­te, son de­re­chos con­sa­gra­dos por la Cons­ti­tu­ción. No so­lo eso, las gran­des mo­vi­li­za­cio­nes po­pu­la­res y los dra­má­ti­cos cho­ques en­tre so­cie­dad y Es­ta­do, han si­do en mu­chos mo­men­tos de nues­tra his­to­ria ca­ta­li­za­do­res de gran­des trans­for­ma­cio­nes que han per­mi­ti­do avan­zar a nues­tra so­cie­dad.

Sin em­bar­go, el lí­mi­te en­tre el de­re­cho pro­pio y la vul­ne­ra­ción del de­re­cho ajeno, ha si­do pa­sa­do por al­to de mo­do sis­te­má­ti­co en lo que se ha con­ver­ti­do en una for­ma per­ver­sa de re­sol­ver pro­ble­mas o –mu­chas ve­ces- de ge­ne­rar­los has­ta con­ver­tir los es­pa­cios pú­bli­cos en un ver­da­de­ro in­fierno. No es ne­ce­sa­rio de­cir que el 90% de los con­flic­tos ge­ne­ra­dos por es­tas ac­cio­nes los su­fre la se­de de Go­bierno (La Paz- El Al­to) que co­mien­za a atra­ve­sar nue­va­men­te una gra­ve cri­sis. La ur­be vi­ve una im­por­tan­te trans­for­ma­ción de­mo­grá­fi­ca (pro­vo­ca­da por la di­ná­mi­ca de mo­vi­li­dad de unos es­pa­cios a otros de la ciu­dad a par­tir del ‘boom’ de la cons­truc­ción), la mul­ti­pli­ca­ción geo­mé­tri­ca del par­que vehi­cu­lar y una in­fra­es­truc­tu­ra ur­ba­na com­ple­ta­men­te des­bor­da­da. A es­tos ele­men­tos, de he­cho muy com­ple­jos, se su­ma el in­cre­men­to cí­cli­co de las ten­sio­nes so­cia­les que han he­cho de La Paz una tie­rra de na­die, en la que quie­nes pro­tes­tan se creen due­ños de la ciu­dad y quie­nes de­ben ga­ran­ti­zar el or­den ac­túan en fun­ción de las cal­cu­la­das ór­de­nes del po­der po­lí­ti­co se­gún sus in­tere­ses.

En es­te es­ce­na­rio, de mo­do muy su­ge­ren­te el de­fen­sor del pue­blo ha pre­sen­ta­do una ac­ción po­pu­lar con­tra el pa­ro de los mé­di­cos, ar­gu­men­tan­do que afec­ta al de­re­cho a la sa­lud. La si­tua­ción vi­vi­da por los dis­ca­pa­ci­ta­dos ha­ce al­gún tiem­po, que fue­ron re­pri­mi­dos sin con­tem­pla­cio­nes y lle­va­ron al Go­bierno a con­ver­tir la pla­za Mu­ri­llo en una jau­la, no mo­ti­vó a la De­fen­so­ría nin­gu­na ac­ción po­pu­lar con­tra el Go­bierno por el tra­to ve­ja­to­rio y abu­si­vo de las fuer­zas del or­den con­tra los ma­ni­fes­tan­tes… lo que plan­tea la pre­gun­ta en torno a si las ra­zo­nes que im­pul­san a es­te fun­cio­na­rio son neu­tras o si, por el con­tra­rio, tie­nen co­lor. Si se­gui­mos la ac­tual ló­gi­ca del de­fen­sor, el pa­so si­guien­te es una ac­ción po­pu­lar con­tra los maes­tros y otra con­tra los cho­fe­res y así has­ta el in­fi­ni­to, por­que cual­quier pa­ro de cual­quier sec­tor aten­ta con­tra los de­re­chos de los de­más (edu­ca­ción, li­bre lo­co­mo­ción, etc.).

A su vez, la huel­ga y la pro­tes­ta no pue­den en nin­gún ca­so aten­tar con­tra las ga­ran­tías que les da la Cons­ti­tu­ción a los ciu­da­da­nos. Una mo­vi­li­za­ción, por ejem­plo, no pue­de im­pe­dir la li­bre cir­cu­la­ción de vehícu­los y de per­so­nas ni en una ciu­dad ni en una ca­rre­te­ra, por­que ob­via­men­te esas ac­cio­nes li­mi­tan no so­lo la lo­co­mo­ción de las per­so­nas, sino el abas­te­ci­mien­to de ali­men­tos y com­bus­ti­ble a pue­blos y ciu­da­des. No di­ga­mos ya cuan­do ade­más se co­me­ten de­li­tos fla­gran­tes co­mo la des­truc­ción de pro­pie­dad pri­va­da o la vio­len­cia fí­si­ca con­tra per­so­nas (los in­só­li­tos chi­co­ta­zos pa­ra men­cio­nar las ac­cio­nes más ex­tra­va­gan­tes de al­gu­nas mo­vi­li­za­cio­nes).

Es­ta­mos, apa­ren­te­men­te, en un pun­to muer­to en el que los de­re­chos con­sa­gra­dos por la Cons­ti­tu­ción (la le­gi­ti­mi­dad de la huel­ga y el de­re­cho a la sa­lud) es­tán en co­li­sión. Si vi­vié­ra­mos en una so­cie­dad or­ga­ni­za­da y res­pe­tuo­sa de las nor­mas no ha­bría tal con­tra­dic­ción. Am­bos son com­pa­ti­bles so­bre el pre­su­pues­to de que an­tes de la huel­ga hay un pro­ce­di­mien­to de ne­go­cia­ción y con­ci­lia­ción que de­be cum­plir­se, pe­ro que, ob­via­men­te, no so­lo no se cum­ple sino que ca­si nun­ca se in­ten­ta cum­plir. Tan­to el Go­bierno co­mo los gru­pos or­ga­ni­za­dos par­ten de la pre­mi­sa de que el es­ce­na­rio de la ne­go­cia­ción es­tá siem­pre con­di­cio­na­do por la ne­ga­ti­va sis­te­má­ti­ca del Eje­cu­ti­vo a es­cu­char y la es­tra­te­gia sis­te­má­ti­ca de los afec­ta­dos a to­mar las ca­lles. Las fa­mo­sas “me­di­das de pre­sión”, los “cuar­tos in­ter­me­dios” y to­do el ri­tual del caos, no sur­gen por aca­so, son for­mas ins­ti­tu­cio­na­li­za­das de –bur­lan­do siem­pre la ley- con­fron­tar de ma­ne­ra per­ver­sa al Go­bierno con las mi­no­rías efi­cien­tes que de he­cho son dueñas de ha­cer lo que les pa­re­ce con­ve­nien­te con el es­pa­cio y los de­re­chos de to­dos. La iro­nía es que quien lo­gró la ma­yor so­fis­ti­ca­ción y con­tun­den­cia en es­te ti­po de ac­cio­nes fue el pri­mer man­da­ta­rio cuan­do era lí­der sin­di­cal y po­lí­ti­co y cuan­do es­ta­ba en la opo­si­ción. Igual que cuan­do se tra­ta de la vul­ne­ra­ción de de­re­chos hu­ma­nos sa­gra­dos co­mo la vi­da, es­ta­mos atra­pa­dos en la in­só­li­ta ca­li­fi­ca­ción de muer­tes de “de­re­chis­tas” y muer­tes de “iz­quier­dis­tas”. Si quien re­pri­me y mata es un go­bierno “re­vo­lu­cio­na­rio” de­fien­de una cau­sa jus­ta, si quien los ha­ce es “reac­cio­na­rio o ven­de pa­tria” es un ge­no­ci­da.

* Ex­pre­si­den­te de Bo­li­via

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.