De­re­cho a la vi­da con­tra la des­pe­na­li­za­ción del abor­to

El Deber - Séptimo Día - - Firmas -

Al im­pul­so de las pre­si­den­cias en am­bas cá­ma­ras, la Asam­blea Le­gis­la­ti­va Plu­ri­na­cio­nal pre­ten­de apro­bar la ley re­fe­ren­te, en­tre otros, a la des­pe­na­li­za­ción del abor­to, o di­cho más cla­ro, a la le­ga­li­za­ción de cau­sa­les pa­ra qui­tar la vi­da a un ser hu­mano en es­ta­do de ges­ta­ción. Por ello, ha­cien­do abs­trac­ción del or­den si­co­ló­gi­co y mo­ral ha­re­mos un aná­li­sis es­tric­ta­men­te ju­rí­di­co pa­ra en­ten­der si es­tos ‘pa­dres de la pa­tria’ efec­túan su la­bor res­pe­tan­do el or­den ju­rí­di­co vi­gen­te.

Es bueno re­cor­dar que des­de el 2009 con la nue­va Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca del Es­ta­do (CPE) es­ta­mos an­te un Es­ta­do Cons­ti­tu­cio­nal de De­re­cho, don­de se es­ta­ble­ce je­rar­quías nor­ma­ti­vas es­tan­do en la ci­ma la CPE, e in­clu­so de pre­via apli­ca­ción los tra­ta­dos y con­ven­cio­nes in­ter­na­cio­na­les en cuan­to a de­re­chos hu­ma­nos, por lo que pun­tua­li­za­re­mos cin­co as­pec­tos re­fe­ren­tes al de­re­cho que se ame­na­za res­trin­gir, a sa­ber: la vi­da.

Pri­me­ro, el Con­trol de Con­ven­cio­na­li­dad nos in­di­ca que el de­re­cho a la vi­da es re­co­no­ci­do en la De­cla­ra­ción Uni­ver­sal de De­re­chos Hu­ma­nos, Art. 3, y el Pacto In­ter­na­cio­nal de De­re­chos Ci­vi­les y Po­lí­ti­cos, Arts. 5 y 6, en­tre otros con­ve­nios, re­sal­tan­do la prohi­bi­ción de res­trin­gir es­te de­re­cho y ca­li­fi­cán­do­lo co­mo de­re­cho hu­mano pri­ma­rio. Se­gun­do, el con­trol de cons­ti­tu­cio­na­li­dad re­fie­re que es­te re­sul­ta ser el pri­mer de­re­cho fun­da­men­tal re­co­no­ci­do y ga­ran­ti­za­do en su ple­ni­tud por el Art. 15 de la CPE y que los prin­ci­pios de apli­ca­ción di­rec­ta y pro­gre­si­vi­dad es­ta­ble­ci­do en los Arts. 9.4, 13 y 109, no pue­de ser res­trin­gi­do por nin­gún mo­ti­vo.

Ter­ce­ro, la ju­ris­pru­den­cia cons­ti­tu­cio­nal, re­gi­da por el prin­ci- pio de apli­ca­ción y vin­cu­la­to­rie­dad del es­tán­dar más al­to en re­la­ción al de pro­gre­si­vi­dad, desa­rro­lló es­te de­re­cho al má­xi­mo ha­cién­do­lo ex­ten­si­vo in­clu­so al ser hu­mano en es­ta­do de ges­ta­ción, des­de su con­cep­ción.

Cuar­to, la Ley 548 de Niño, Ni­ña y Ado­les­cen­te en sus ar­tícu­los 4, 5, 8, 9 y 16 re­co­no­ce, ga­ran­ti­za y pro­te­ge al niño ex­pre­sa­men­te des­de su con­cep­ción, pre­cau­te­lan­do so­bre to­do su de­re­cho a la vi­da, en ba­se a los prin­ci­pios de in­te­rés su­pe­rior, fa­vo­ra­bi­li­dad y prio­ri­dad so­bre otros de­re­chos con­tra­pues­tos.

Quin­to, la CPE, en su ar­tícu­lo 86 re­co­no­ce el de­re­cho a la li­ber­tad de con­cien­cia, que am­pa­ra­do en el re­co­no­ci­mien­to de de­re­chos no pro­cla­ma­dos en el mis­mo ar­tícu­lo 13.II, de­ri­va en la ob­je­ción de con­cien­cia co­mo de­re­cho de pleno go­ce e igual va­lor que otros.

Evi­den­cia­do es­te mar­co ju­rí­di­co y re­ve­lan­do cla­ra­men­te que “la vi­da del ser hu­mano des­de su con­cep­ción es el bien ju­rí­di­ca-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.