La dis­cri­mi­na­ción en las es­cue­las es más vi­si­ble; hay ca­sos en la jus­ti­cia

El Deber - Séptimo Día - - Informe - CAR­ME­LA DELGADO car­me­[email protected]­de­ber.com.bo

Por de­cir­le ton­tos a sus alum­nos de en­tre cua­tro y cin­co años de edad, una pro­fe­so­ra del ni­vel ini­cial de un co­le­gio en la zo­na de Al­to Obra­jes de La Paz fue sus­pen­di­da por tres me­ses de sus fun­cio­nes, sin go­ce de ha­be­res y sin po­si­bi­li­dad de vol­ver a tra­ba­jar en esa uni­dad edu­ca­ti­va.

Otros edu­ca­do­res en la ciu­dad de El Al­to re­ci­bie­ron me­di­das sus­ti­tu­ti­vas a la de­ten­ción por agre­dir ver­bal­men­te a los es­tu­dian­tes con con­te­ni­do dis­cri­mi­na­to­rio.

Es­tos ca­sos for­man par­te de las dis­cri­mi­na­cio­nes que existen en las es­cue­las y que en mu­chos ca­sos pa­san des­aper­ci­bi­das. Se­gún el Vi­ce­mi­nis­te­rio de Des­co­lo­ni­za­ción, de las 99 de­nun­cias por dis­cri­mi­na­ción re­ci­bi­das en lo que va de año, 21 co­rres­pon­den al ám­bi­to edu­ca­ti­vo. El año pa­sa­do fue­ron co­no­ci­dos 239 he­chos, de los cua­les 63 in­vo­lu­cra­ron a cen­tros de en­se­ñan­zas.

El vi­ce­mi­nis­tro de Des­co­lo­ni­za­ción, Fé­lix Cár­de­nas, ex­pre­só su preo­cu­pa­ción por es­ta ten­den­cia y di­jo que es­to los ha obli­ga­do a cen­trar su aten­ción en las es­cue­las.

Des­de oc­tu­bre de 2010, cuan­do en­tró en vi­gen­cia la Ley Con­tra el Ra­cis­mo y To­da For­ma de Dis­cri­mi­na­ción, se han re­gis­tra­do 1.267 ca­sos en to­do el país, se­gún ci­fras del Vi­ce­mi­nis­te­rio de Des­co­lo­ni­za­ción. Los ca­sos más fre­cuen­tes son por el as­pec­to fí­si­co, apa­rien­cia, pro­ce­den­cia y agre­sión ver­bal.

Es­te año, al igual que los an­te­rio­res, el de­par­ta­men­to de La Paz es el que lle­va la de­lan­te­ra de de­nun­cias sen­ta­das en el te­rri­to­rio na­cio­nal, con 85; es se­gui­da por Co­cha­bam­ba y San­ta Cruz, con cua­tro ca­da uno; Be­ni, con tres; Pan­do, Po­to­sí y Oruro, uno ca­da uno.

Es­tas ci­fras ha­blan de los ca­sos que bus­can san­cio­nes y se ani­man a ha­blar an­te las ins­tan­cias gu­ber­na­men­ta­les, pe­ro hay otro gru­po que en­gro­san el nú­me­ro de las víc­ti­mas que ca­llan por des­co­no­ci­mien­to o por­que lo ven nor­mal al­gu­nas si­tua­cio­nes.

To­da­vía una ma­yo­ría guar­da si­len­cio. De las 99 de­nun­cias que ha re­ci­bi­do el Vi­ce­mi­nis­te­rio de Des­co­lo­ni­za­ción en lo que va del año, 21 se han pro­du­ci­do en el ám­bi­to edu­ca­ti­vo. Hay pro­fe­so­res sus­pen­di­dos y alum­nos que en­fren­tan pro­ce­sos

Hos­ti­ga­das

Gian­car­la C. (19) car­ga­ba a su be­bé en bra­zos mien­tras (el lu­nes) in­ten­ta­ba com­ple­tar al­gu­nos trá­mi­tes en la Di­rec­ción De­par­ta­men­tal de Edu­ca­ción en San­ta Cruz. La jo­ven ma­dre cur­sa el úl­ti­mo cur­so de la se­cun­da­ria y re­la­tó que su em­ba­ra­zo no fue pro­ble­ma pa­ra con­ti­nuar asis­tien­do a la es­cue­la, aun­que es­te año tu­vo que ins­cri­bir­se en el turno de la no­che por­que du­ran­te el día cui­da a su be­bé.

La mu­cha­cha re­la­tó que tu­vo una ami­ga que no co­rrió con la mis­ma suer­te, por­que tam­bién que­dó en­cin­ta y se vio obli­ga­da a aban­do­nar los es­tu­dios pre­sio­na­da por al­gu­nos com­pa­ñe­ros; in­clu­si­ve un pro­fe­sor le de­cía que no era po­si­ble que asis­ta a cla­ses con la ba­rri­ga. “Mi ami­ga de­jó de ir al co­le­gio y es­te año re­cién re­to­mó las cla­ses. Yo le di­je que no ha­ga ca­so y si­ga yen­do, por­que la es­ta­ban dis­cri­mi­nan­do, pe­ro pre­fi­rió de­jar to­do por un año y aho­ra vol­vió al sis­te­ma re­gu­lar”, co­men­tó la jo­ven.

Existen otros ca­sos en que los pa­dres no se atre­ven a de­nun­ciar los abu­sos que su­fren sus hi­jos en las es­cue­las, co­mo el que vi­vió un pa­pá que se ani­mó a en­tre­gar di­ne­ro a los com­pa­ñe­ros de au­la de su hi­jo pa­ra que no lo mo­les­ten con el apo­do de ‘cua­tro ojos’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.