Ayo­reo es re­gis­tra­do co­mo mu­jer y su­fre do­ble dis­cri­mi­na­ción

Es­te pue­blo con­ser­va los nom­bres y ape­lli­dos an­ces­tra­les, lo que se con­vier­te en un pro­ble­ma al mo­men­to de ob­te­ner sus do­cu­men­tos. A uno lo ins­cri­bie­ron co­mo Na­ta­lia en vez de Na­ta­lio y le afecta para bus­car em­pleo. Al­gu­nos pa­san de los 60 años y no tie­ne

El Deber - Séptimo Día - - Informe Central Los Problemas Lo Hicieron Renuncia - CAR­ME­LA DEL­GA­DO

Con los úl­ti­mos ra­yos de sol, con la ro­pa y el ros­tro em­pa­pa­dos de su­dor por la ar­dua jor­na­da co­mo ro­za­dor, Na­ta­lio Do­sa­pei Pi­ca­ne­rai mues­tra su cer­ti­fi­ca­do de na­ci­mien­to. En el do­cu­men­to, el ayo­reo fi­gu­ra co­mo Na­ta­lia, de se­xo femenino; un error que afecta en su so­bre­vi­ven­cia. “El mun­do es­tá ce­rra­do para no­so­tros”, con esas pa­la­bras re­su­me las com­pli­ca­cio­nes que enfrenta con fre­cuen­cia por la con­fu­sión en sus do­cu­men­tos per­so­na­les.

“Quie­ro te­ner mi car­né de iden­ti­dad para bus­car un mejor tra­ba­jo”, afir­ma Do­sa­pei, que as­pi­ra a tra­ba­jar co­mo gen­dar­me mu­ni­ci­pal. Su es­po­sa, Eri­ka Pedraza Pi­ca­ne­ré, co­men­ta que él es­tá can­sa­do de re­co­rrer las ca­lles, ex­pues­to al sol, car­gan­do una má­qui­na ro­za­do­ra por la que pa­ga Bs 50 por día de al­qui­ler. Con su tra­ba­jo de­be cu­brir el cos­to de la ren­ta y re­ci­bir al­go más para el sus­ten­to de sus tres hi­jos. Por aho­ra, no es po­si­ble cum­plir el sue­ño de con­ver­tir­se en guar­dia mu­ni­ci­pal por­que para cual­quier em­pleo de­be pre­sen­tar do­cu­men­tos de iden­ti­dad.

Es­te ayo­reo se crio con sus abue­los, que ya es­tán fa­lle­ci­dos. Su abue­la lo re­gis­tró y pre­su­men que por su ti­mi­dez y por su de­fi­cien­te forma de pro­nun­ciar el es­pa­ñol con­fun­die­ron el nom­bre y re­gis­tra­ron Na­ta­lia en lu­gar de Na­ta­lio, pe­ro co­mo la ayo­rea no sa­bía leer ni es­cri­bir no se per­ca­tó de la equi­vo­ca­ción.

Para co­rre­gir el nom­bre en el cer­ti­fi­ca­do de na­ci­mien­to Na­ta­lio de­be se­guir un pro­ce­so ju­di­cial, pe­ro es aquí don­de sal­ta uno de los pro­ble­mas que ahoga a es­te pue­blo in­dí­ge­na: No cuen­tan con re­cur­sos eco­nó­mi­cos ni en­tien­den có­mo en­ca­rar el pro­ce­so ju­di­cial.

Para al­gu­nos la si­tua­ción es más com­pli­ca­da por­que ni si­quie­ra sa­ben en qué fe­cha na­cie­ron, mu­cho me­nos co­no­cen su edad. A es­to se su­ma que la es­cri­tu­ra de sus ape­lli­dos, en la ma­yo­ría de los ca­sos, no guar­dan re­la­ción con sus usos y cos­tum­bres so­cio­cul­tu­ra­les, de acuer­do a los sie­te cla­nes fa­mi­lia­res ayo­reos (Chi­que­no­ne, Pi­ca­ne­ra­ne, Eta­co­ro­ne, Do­sa­peo­de, Cu­ta­mo­ra­ja­ne, Po­so­ra­ja­ne y Nu­ru­mi­no­ne), por­que la es­cri­tu­ra cam­bia cuan­do se tra­ta del ape­lli­do des­cen­dien­te mas­cu­lino y para el femenino. Por ejem­plo, Pi­ca­ne­rai es para el hom­bre y Pi­ca­ne­ré para la mu­jer.

Los da­tos ofi­cia­les del úl­ti­mo Cen­so de Po­bla­ción y Vi­vien­da 2012 se­ña­lan que 4.862.541 per­so­nas que de­cla­ra­ron per­te­ne­cer a una na­ción o pue­blo in­dí­ge­na ase­gu­ran que es­tán ins­cri­tos en el re­gis­tro ci­vil o cí­vi­co, mien­tras que 86.122 res­pon­die­ron que no; y 10.690 no es­pe­ci­fi­ca­ron.

A la pre­gun­ta: si tie­ne cé­du­la de iden­ti­dad, 4.046.473 res­pon­die­ron que sí; mien­tras que otros 912.880 se­ña­la­ron que no con­ta­ban con el do­cu­men­to. En lo par­ti­cu­lar, el pue­blo ayo­reo, que tie­ne pre­sen­cia ma­yo­ri­ta­ria en el de­par­ta­men­to de San­ta Cruz, un to­tal de 1.429 res­pon­die­ron que te­nían y 760 in­di­ca­ron que no. La di­ri­gen­cia se­ña­la que es ne­ce­sa­rio ac­tua­li­zar es­te re­gis­tro por­que mu­chos no fue­ron cen­sa­dos y, ade­más, una gran ma­yo­ría tie­ne pro­ble­mas. Una re­so­lu­ción los alien­ta

La Re­so­lu­ción del Tri­bu­nal Su­pre­mo Elec­to­ral 0186, del 27 de sep­tiem­bre de 2012, au­to­ri­za a la Di­rec­ción Nacional del Ser­vi­cio de Re­gis­tro Cí­vi­co (Se­re­ci), la ins­crip­ción de par­ti­das de na­ci­mien­to de las per­so­nas per­te­ne­cien­tes al pue­blo ayo­reo res­pe­tan­do su iden­ti­dad so­cio­cul­tu­ral y an­ces­tral, de acuer­do a sus sie­te cla­nes fa­mi­lia­res.

Es­to ha per­mi­ti­do en­ca­rar un tra­ba­jo más coor­di­na­do en­tre la Cen­tral Ayo­rea Na­ti­va del Orien­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.