Ase­si­na­to del cien­tí­fi­co Noel Kempff hi­zo vi­si­ble la re­la­ción Es­ta­do-nar­cos

El 5 de sep­tiem­bre se cum­plen 31 años de la muer­te del in­ves­ti­ga­dor. Ocu­rrió en la en­ton­ces re­ser­va na­tu­ral Ca­pa­ruch. Dos ana­lis­tas y el mi­nis­tro de De­fen­sa di­cen que es­te he­cho evi­den­ció la pre­sen­cia del nar­co­trá­fi­co en el po­der. Apun­tan a la DEA

El Deber - Séptimo Día - - Investigador - LEO­POL­DO VE­GAS

El cru­ce­ño Noel Kempff Mer­ca­do se ga­nó el respeto in­ter­na­cio­nal por sus gran­des in­ves­ti­ga­cio­nes y des­cu­bri­mien­tos cien­tí­fi­cos. Ha­bía iden­ti­fi­ca­do y ca­li­fi­ca­do es­pe­cies de flo­ra y fau­na des­co­no­ci­das y que ha­bi­ta­ban en las sel­vas bo­li­via­nas. Au­tor de cua­tro li­bros y de más de 40 pu­bli­ca­cio­nes en di­fe­ren­tes paí­ses, li­de­ra­ba una ex­pe­di­ción ha­cia la re­ser­va nacional Huan­cha­ca de la que par­ti­ci­pa­rían ocho miem­bros de la es­ta­ción bio­ló­gi­ca de Do­ña­na, de Es­pa­ña.

El pri­mer gru­po, co­man­da­do por Kempff, par­tió la ma­ña­na del 5 de sep­tiem­bre de 1986, en una avio­ne­ta Cess­na ha­cia una pis­ta de ate­rri­za­je su­pues­ta­men­te aban­do­na­da, que se en­con­tra­ba en lo al­to de la re­ser­va fo­res­tal, en la me­se­ta de Huan­cha­ca. En la ae­ro­na­ve, pi­lo­ta­da por Juan Co­cha­ma­ni­dis, tam­bién via­ja­ban el guía Fran­klin Pa­ra­da y el bió­lo­go es­pa­ñol Vi­cen­te Castelló, que sa­bía có­mo mon­tar la an­te­na de ra­dio y que ser­vía para orien­tar los si­guien­tes vue­los para com­ple­tar la ex­pe­di­ción.

El úl­ti­mo ha­llaz­go de Noel Kempff en me­dio del área pro­te­gi­da fue otra es­pe­cie po­co co­no­ci­da y mor­tal: una me­ga­fá­bri­ca de co­caí­na, la ma­yor de la his­to­ria de Bo­li­via has­ta ese mo­men­to, y que per­mi­tió cer­ti­fi­car, se­gún ex­per­tos y ana­lis­tas, la vin­cu­la­ción en­tre el nar­co­trá­fi­co y el Es­ta­do.

En esa ex­pe­di­ción, ocu­rri­da ha­ce 31 años, mu­rie­ron Noel Kempff Mer­ca­do, el pi­lo­to Co­cha­ma­ni­dis y el guía Fran­klin Pa­ra­da, y so­lo es­ca­pó con vi­da el cien­tí­fi­co es­pa­ñol Castelló.

Ver­sio­nes

El abo­ga­do y ex­fis­cal del dis­tri­to de San­ta Cruz Wi­lliams He­rre­ra, au­tor del li­bro La des­pe­na­li­za­ción del nar­co­trá­fi­co, di­jo que con el de­no­mi­na­do ca­so Huan­cha­ca “sa­lió a la luz pú­bli­ca y se cons­ta­tó una reali­dad que ve­nía des­de ha­cía años, en la épo­ca de las dic­ta­du­ras: el nar­co­trá­fi­co se ha­bía ins­ta­la­do en el po­der”.

He­rre­ra se re­fie­re a los go­bier­nos de fac­to de Hu­go Ban­zer (1971-1977), cuan­do se men­cio­na­ron víncu­los en­tre al­gu­nos fun­cio­na­rios de su Go­bierno con el nar­co­trá­fi­co, y al de Luis Gar­cía Me­za (de ju­lio de 1980 has­ta oc­tu­bre de 1982), cu­yo mi­nis­tro del In­te­rior, Luis Ar­ce Gómez, pa­gó con­de­na en Es­ta­dos Uni­dos por trá­fi­co de dro­ga. El he­cho de Huan­cha­ca se pro­du­jo du­ran­te la ges­tión de Víc­tor Paz Es­tens­so­ro.

El ju­ris­ta tam­bién men­cio­nó que la muer­te de Noel Kempff Mer­ca­do per­mi­tió que por pri­me­ra vez se pro­du­je­ra una cen­su­ra social al nar­co­trá­fi­co, por­que has­ta ese mo­men­to los nar­co­tra­fi­can­tes an­da­ban de “cuer­po en­te­ro” por las ca­lles. Eran pa­dri­nos de com­par­sas y de fra­ter­ni­da­des aun­que los ciu­da­da­nos sa­bían quié­nes eran. “Des­de Huan­cha­ca se des­cu­brió el fe­nó­meno del nar­co­trá­fi­co co­mo da­ñino para la so­cie­dad y to­das sus im­pli­ca­cio­nes so­cia­les”, men­cio­nó He­rre­ra.

El nar­co­trá­fi­co tam­bién mar­có otras ges­tio­nes de Go­bierno, co­mo la de Jaime Paz Za­mo­ra, con el de­no­mi­na­do ca­so de los ‘nar­co­víncu­los’; el de Gonzalo Sán­chez de Lo­za­da, con el ‘nar­coa­vión’, y en el ac­tual con los ca­sos de los ex je­fes po­li­cia­les Re­né Sa­na­bria y Ós­car Ni­na.

A jui­cio de Gus­ta­vo Pedraza, es­pe­cia­lis­ta en Re­so­lu­ción de Con­flic­tos por la uni­ver­si­dad de Har-

Noel Kempff Mer­ca­do fue el pro­yec­tis­ta, crea­dor y di­rec­tor del zoo­ló­gi­co de San­ta Cruz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.