Noel Kempff Mer­ca­do en la me­mo­ria

El Deber - Séptimo Día - - Informe Local -

Al cien­tí­fi­co au­to­di­dac­ta – no sig­ni­fi­ca­ba que no fue­ra pro­fe­sio­nal y que es­cri­bie­ra tan­to y sobre tan­tas co­sas– a ese gran ob­ser­va­dor de la vi­da na­tu­ral, na­da se le es­ca­pa­ba a la vis­ta ni al ins­tin­to. En ese su afán de co­no­cer para trans­mi­tir, en su apu­ro por des­cu­brir de­pri­sa mer­ced a un ex­tra­ño pre­sen­ti­mien­to de una muer­te pró­xi­ma, se en­con­tró con una ma­ra­vi­lla, que, a cam­bio de con­tem­plar­la y amar­la, trun­ca­ría su vi­da aún jo­ven: las ca­ta­ra­tas del río Pau­ser­na. En ple­na sel­va vir­gen, en la lla­ma­da Huan­cha­ca que él res­ca­ta­ría con el nom­bre na­ti­vo de Ca­pa­rús, allí se em­bru­jó el cien­tí­fi­co con l as aguas cla­ras del río. El Pau­ser­na fue el can­to de si­re­na que lo lla­mó al pe­li­gro y Noel no pu­do, co­mo Uli­ses, ama­rrar­se al más­til de su na­ve para sal­var­se de ese en­can­to mor­tal.

Fue en­ton­ces que se en­con­tró con ese fa­ra­llón en me­dio de la sel­va, de una eter­na vir­gi­ni­dad, don­de apa­ren­te­men­te du­ran­te mi­le­nios se ha­bían desa­rro­lla­do, so­los, los ani­ma­les y las plan­tas. El fa­ra­llón de Ca­pa­rús, es un be­llo nom­bre para esa tie­rra ig­no­ta, sub­yu­gan­te, le­ja­na, prohi­bi­da aún para los hom­bres, pe­ro don­de ya se ha­bía ins­ta­la­do una des­pre­cia­ble sub­es­pe­cie hu­ma­na, hez de la so­cie­dad: los nar­co­tra­fi­can­tes.

A 31 años de los acon­te­ci­mien­tos, la pre­gun­ta es si su sa­cri­fi­co fue útil o no. Útil no pue­de ser nin­gu­na muer­te, pe­ro si por esa cir­cuns­tan­cia fa­tal al­go me­jo­ra en la so­cie­dad, se di­ce ha­bi­tual­men­te que no fue en vano. Ya es un con­sue­lo, aun­que no qui­ta el do­lor de la fa­mi­lia. ¿Fue en vano su muer­te? Es al­go que re­sul­ta muy di­fí­cil dis­cu­tir. Aun­que hu­bo al­go po­si­ti­vo: se des­en­mas­ca­ró a los nar­co­tra­fi­can­tes, unos hu­ye­ron y otros de­ja­ron de ha­cer fran­ca­che­las dis­pen­dio­sas en la so­cie­dad cru­ce­ña. Pe­ro re­gre­sa­ron y aho­ra es­tán nue­va­men­te ac­ti­vos. La gen­te vol­vió a ser per­mi­si­va con los ma­fio­sos y el ne­go­cio su­cio es­tá en al­za.

¿ Y del me­dioam­bien­te cru­ce­ño y nacional? ¿ Se apren­dió al­go para de­fen­der la na­tu­ra­le­za que nos pri­vi­le­gia? Al pa­re­cer no. Por el con­tra­rio, da la im­pre­sión de que exis­te odio con­tra la na- tu­ra­le­za, con­tra los bos­ques, con­tra los ríos, con­tra quie­nes los ha­bi­tan, hu­ma­nos o ani­ma­les. Lo ve­mos a dia­rio y exis­te un gran de­ba­te sobre el te­ma aun­que si so­mos sin­ce­ros es al­go de­cep­cio­nan­te. ¿Sir­vió el sa­cri­fi­co? Lue­go de tres dé­ca­das no es­ta­mos se­gu­ros de na­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.