El apor­te cru­ce­ño al pen­sa­mien­to bo­li­viano

El Deber - Séptimo Día - - La Semana... -

Hum­ber­to Váz­quez Ma­chi­ca­do, gran in­te­lec­tual e his­to­ria­dor cru­ce­ño pu­bli­có, en 1938, un fo­lle­to ti­tu­la­do Da­tos sobre el apor­te de cru­ce­ño a la cul­tu­ra bo­li­via­na. El opúscu­lo con­tie­ne la con­fe­ren­cia pro­nun­cia­da, el 27 de mar­zo de ese mis­mo año, en el ho­me­na­je brin­da­do por el Cen­tro Orien­tal con mo­ti­vo del CCCXIV ani­ver­sa­rio de la fun­da­ción de Su­cre en el sa­lón de ac­tos de la Uni­ver­si­dad de San Fran­cis­co

Xavier.

Váz­quez Ma­chi­ca­do, na­ció en San­ta Cruz y fa­lle­ció en La Paz, en 1904. Abo­ga­do de pro­fe­sión cum­plió fun­cio­nes di­plo­má­ti­cas en Eu­ro­pa; el in­ves­ti­ga­dor Elías Blan­co Ma­ma­ni, ano­ta en el dic­cio­na­rio cul­tu­ral bo­li­viano, que en 1927 fue nom­bra­do can­ci­ller del Con­su­la­do Ge­ne­ral de Bo­li­via en Ham­bur­go, Ale­ma­nia: “Es­ta es­pe­cial cir­cuns­tan­cia - ano­ta Al­ci­des Pa­re­jas Mo­re­no­le per­mi­tió, ade­más, el nom­bra­mien­to de co­mi­sio­na­do para rea­li­zar in­ves­ti­ga­cio­nes sobre los tí­tu­los de Bo­li­via en el Cha­co en los ar­chi­vos de Ber­lín y Ro­ma”.

Lue­go con­sul­ta­ría los ar­chi­vos de Se­vi­lla, en Es­pa­ña, para re­tor­nar a Bo­li­via en 1932, y for­mar fi­las en el Ejér­ci­to bo­li­viano para asis­tir a la Gue­rra del Cha­co (1932-1935). Tras la con­tien­da, fue nom­bra­do se­cre­ta­rio ge­ne­ral de YPFB y lue­go fue par­te de su di­rec­to­rio. Pre­si­dió la Co­mi­sión De­mar­ca­do­ra de Lí­mi­tes con el Bra­sil (1940-1947). Do­cen­te uni­ver­si­ta­rio. Di­rec­tor de la Bi­blio­te­ca Cen­tral de la UMSA (1951-1957). Sus obras com­ple­tas re­gis­tran 291 tra­ba­jos en­tre li­bros, fo­lle­tos y ar­tícu­los. Miem­bro de la Aca­de­mia Bo­li­via­na de la Len­gua”.

In­te­lec­tua­les de la ta­lla de Ma­riano Bap­tis­ta Gu­mu­cio y los his­to­ria­do­res Jo­sé de Me­sa y Te­re­sa Gisbert han des­ta­ca­do su la­bor co­mo in­ves­ti­ga­dor y co­mo his­to­ria­dor. Yo fui muy ami­go de su hi­jo Hum­ber­to Váz­quez Via­ña, que se des­ta­có co­mo in­ves­ti­ga­dor de la gue­rri­lla del Che en Bo­li­via. Vol­vien­do al fo­lle­to, de en­tre sus mu­chos aná­li­sis y apor­tes, to­ma­mos uno de sus jui­cios, res­pec­to de las cien­cias so­cia­les y la re­la­ción con su co­le­ga Ga­briel Re­né Mo­reno: “Nues­tra Amé­ri­ca, siem­pre pen­dien­te de las co­sas de Eu­ro­pa, to­mó tam­bién a su car­go las nue­vas co­rrien­tes, pe­ro ello ape­nas fue por una éli­te que co­no­cien­do idio­mas po­día to­mar de pri­me­ra mano sus fuen­tes de in­for­ma­ción y de es­tu­dio... La apli­ca­ción de ta­les doc­tri­nas a los pro­ble­mas so­cio­ló­gi­cos de la et­no­gra­fía bo­li­via­na, apa­re­ce en su más al­ta ex­pre­sión en el inimi­ta­ble pro­sis­ta e his­to­ria­dor cru­ce­ño don Ga­briel Re­né Mo­reno".

La in­ten­ción de Váz­quez Ma­chi­ca­do es la de ha­cer un bre­ve re­cuen­to de los nom­bres de las per­so­nas que di­vul­ga­ron en San­ta Cruz las co­rrien­tes ideo­ló­gi­cas y fi­lo­só­fi­cas de prin­ci­pios de si­glo 19 has­ta fi­na­les del mis­mo, así co­mo la re­fle­xión que se crea­ba en el pe­que­ño pue­blo ge­ne­ra­das por esas co­rrien­tes. Val­ga la opor­tu­ni­dad para afir­mar que en San­ta Cruz se ejer­cía la cua­li- dad de fi­lo­so­far ya des­de esos años pre­vios a la ges­ta eman­ci­pa­do­ra. En­tre otros nom­bra a Basilio Cué­llar, Pe­dro Jo­sé To­le­do, Ma­nuel Ma­ría de Agui­rre y Ma­nuel Ma­ría Ca­ba­lle­ro. Lle­gan­do a afir­mar que mu­chos de ellos be­bie­ron de las mis­mas fuen­tes en­ci­clo­pé­di­cas de Al­ci­de D’Or­bigny.

Ci­ta a Ga­briel Re­né Mo­reno, que en el pró­lo­go de la no­ve­la La Is­la de Ma­nuel Ma­ría Ca­ba­lle­ro - una de las pri­me­ras no­ve­las de Bo­li­via-, afir­ma que su au­tor “so­lía ci­tar a Mar­co Au­re­lio”. Al­go que me lla­mó la aten­ción es la fun­da­ción, el 24 de ma­yo de 1851, de la So­cie­dad Fi­lé­ti­ca, “cu­yo ob­je­to era el re­pa­so de las cien­cias y le­tras y el es­tu­dio de las ar­tes en cuan­to tien­dan a per­fec­cio­nar aque­llas”. Váz­quez des­ta­ca la in­fluen­cia po­si­ti­va de es­ta so­cie­dad que en su ar­tícu­lo 11 es­ta­ble­ce: “que no es un cen­tro de en­se­ñan­za sino un gru­po de jó­ve­nes que apren­den”. Nues­tro pres­ti­gio­so his­to­ria­dor sub­ra­ya la “be­lla de­cla­ra­ción de mo­des­tia que re­ve­la la ín­do­le mis­ma del es­pí­ri­tu de sus fun­da­do­res que en na­da des­me­re­cían de los asis­ten­tes de los jar­di­nes de Aca­dé­mi­cos en la Gre­cia clá­si­ca”.

¿Por quié­nes es­ta­ba in­te­gra­da es­ta So­cie­dad?, que al de­cir de Váz­quez Ma­chi­ca­do ha si­do un “hi­to en la cul­tu­ra bo­li­via­na”, por: Ma­nuel Ma­ría Ca­ba­lle­ro, Án­gel Ma­ría Me­na­cho, Ju­lián Jus­ti­niano, Tris­tán Ro­ca, Fran­cis­co Ca­ba­lle­ro, Ra­món Me­na­cho, Ma­nuel Ji­mé­nez, Juan Cal­vi­mon­tes, Hi­la­rión Na­va y Fermín Ma­ri­sal­de. De los cua­les sie­te eran cru­ce­ños. Váz­quez ter­mi­na con un con­se­jo: “Cul­ti­ve­mos el es­pí­ri­tu, lu­che­mos por la cul­tu­ra co­mo la más al­ta va­lo­ri­za­ción de la vi­da hu­ma­na y la más no­ble exal­ta­ción de la per­so­na­li­dad”. Con es­te bre­ve en­sa­yo Váz­quez Ma­chi­ca­do de­mues­tra que el apor­te cru­ce­ño al pen­sa­mien­to nacional da­ta de los pri­me­ros años del na­ci­mien­to de la Re­pú­bli­ca y con­ti­núa has­ta hoy en día.

* Es­cri­tor y poe­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.