Éxo­do ju­dío de Bo­li­via y cam­bios en los is­rae­li­tas

El Deber - Séptimo Día - - Firmas -

Si ha­cia 1940 re­si­dían en Bo­li­via en­tre 7.000 y 8.000 ju­díos, hoy su nú­me­ro ape­nas es de apro­xi­ma­da­men­te 500; ci­fra que po­dría ser exa­ge­ra­da. Un pri­mer éxo­do, ca­si siem­pre ile­gal y bá­si­ca­men­te a Ar­gen­ti­na, se pro­du­jo en­tre 1940 y 1944. Con­si­de­ran­do las con­di­cio­nes de fu­ga, se tra­tó de una can­ti­dad na­da des­pre­cia­ble. Una vez fi­na­li­za­da la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, sa­lie­ron del país prác­ti­ca­men­te to­dos los ale­ma­nes, aus­tria­cos, che­cos­lo­va­cos, hún­ga­ros y po­la­cos de fi­lia­ción co­mu­nis­ta y mu­chos so­cial­de­mó­cra­tas que nun­ca se con­ci­bie­ron co­mo fu­gi­ti­vos, sino co­mo exi­lia­dos, con el de­ber de vol­ver a sus paí­ses de ori­gen para cons­truir una pa­tria so­cia­lis­ta una vez de­rro­ca­dos los re­gí­me­nes fas­cis­tas.

En­tre 1945 y 1951 hu­bo ju­díos que se di­ri­gie­ron a Pa­les­ti­na/Is­rael, sea para par­ti­ci­par en la gue­rra que en­fren­tó el Es­ta­do ju­dío con­tra di­ver­sos paí­ses ára­bes ape­nas crea­do en ma­yo de 1948, sea para con­tri­buir a la cons­truc­ción y con­so­li­da­ción del mis­mo. Su­ma­dos a los en­tre 2.500 y 3.000 nue­vos in­mi­gran­tes que lle­ga­ron en el de­ce­nio pos­te­rior a 1945 (so­bre­vi­vien­tes del ho­lo­caus­to), el nú­me­ro de re­si­den­tes ju­díos a co­mien­zos de la dé­ca­da del 50 pu­do as­cen­der a 4.300. Si des­de en­ton­ces él que­dó re­du­ci­do a unos 500, fue re­sul­ta­do del ma­si­vo éxo­do acae­ci­do en el pe­rio­do 1952-1975; con un rit­mo mu­cho más pau­sa­do en años pos­te­rio­res.

La gran ma­yo­ría emi­gró a Es­ta­dos Uni­dos, a paí­ses ve­ci­nos y, en es­ca­la más re­du­ci­da, a Eu­ro­pa oc­ci­den­tal y a Is­rael. El his­to­ria­dor Al­ber­to Cres­po ha re­su­mi­do de forma es­cue­ta y muy acer­ta­da las ra­zo­nes del éxo­do en los si­guien­tes tér­mi­nos: “No hay que ol­vi­dar que fue una mi­gra­ción obli­ga­da, ellos no eli­gie­ron Bo­li­via. Tam­po­co ha­bían ele­gi­do de­jar sus res­pec­ti­vas patrias. Vi­nie­ron a Bo­li­via por­que es­te país les dio fa­ci­li­da­des, na­da más. En Eu­ro­pa no es­ta­ba en su men­te lle­gar a un país tan di­fí­cil, tan inaccesible, tan re­cón­di­to, tan des­co­no­ci­do.

“Si es­ta pue­de con­si­de­rar­se la ra­zón ge­né­ri­ca para la emi­gra­ción, ca­be men­cio­nar al­gu­nas otras im­por­tan­tes: la aper­tu­ra de fron­te­ras una vez fi­na­li­za­da la con­fla­gra­ción mun­dial, el ma­yor po­der ad­qui­si­ti­vo de mu­chos ju­díos para cos­tear sus via­jes, el vi­ru­len­to an­ti­se­mi­tis­mo en las dos prin­ci­pa­les ciu­da­des del país que so­lo amen­guó no­to­ria­men­te ha­cia fi­nes del si­glo XX, así co­mo un efec­to do­mi­nó. A es­to ca­be agre­gar las fuer­tes tur­bu­len­cias po­lí­ti­cas que vi­vió el país. Las mis­mas tu­vie­ron su ini­cio con la re­vo­lu­ción que lle­vó al po­der al Mo­vi­mien­to Na­cio­na­lis­ta Re­vo­lu­cio­na­rio en abril de 1952. En una tó­ni­ca na­cio­na­lis­ta re­vo­lu­cio­na­ria con ma­ti­ces so­cia­li­zan­tes, ba­jo ese Go­bierno Bo­li­via co­no­ció una pro­fun­da trans­for­ma­ción eco­nó­mi­ca, social y po­lí­ti­ca (es­ta­ti­za­ción de la gran mi­ne­ría, re­for­ma agra­ria, re­for­ma elec­to­ral que por pri­me­ra vez dio car­ta de ciu­da­da­nía al cam­pe­si­na­do in­dí­ge­na).

Co­ro­la­rio de las re­for­mas, fue un fuer­te pro­ce­so in­fla­cio­na­rio que se ex­ten­dió has­ta 1956. Una dé­ca­da más tar­de se ins­ta­ló en el país un fo­co in­su­rrec­cio­nal li­de­ra­do por Er­nes­to Che Gue­va­ra, que te­nía por me­ta crear va­rias nue­vas cu­bas so­cia­lis­tas en Amé­ri­ca La­ti­na; y a ini­cios de los 70 del si­glo XX un go­bierno mi­li­tar, pe­ro sobre to­do una Asam­blea Po­pu­lar, vol­vió a crear un am­bien­te pró­xi­mo a una trans­for­ma­ción so­cia­lis­ta. Si­tua­cio­nes de es­ta na­tu­ra­le­za po­co po­dían agra­dar a una ma­sa de in­mi­gran­tes de cla­ses me­dias pro­cli­ves a la ini­cia­ti­va pri­va­da y, de cual­quier mo­do, más o me­nos pre­dis­pues­tas para aban­do­nar el país.

En el correr de las ca­si ocho dé­ca­das trans­cu­rri­das des­de 1940, la co­lec­ti­vi­dad ju­día de Bo­li­via ha su­fri­do no­to­rias trans­for­ma­cio­nes. Si otro­ra La Paz y Co­cha­bam­ba fue­ron sus epi­cen­tros más im­por­tan­tes, hoy lo es San­ta Cruz de la Sie­rra; mien­tras que en otras ciu­da­des don­de vi­vían cen­te­nas, o al me­nos de­ce­nas de ju­díos, co­mo en Oru­ro, Po­to­sí o Ta­ri­ja, no que­da uno so­lo. Co­cha­bam­ba cuenta con tan po­cos miem­bros que tien­de a des­apa­re­cer; si bien no tan mar­ca­da­men­te, pue­de que La Paz co­rra el mis­mo des­tino. Si otro­ra la in­men­sa ma­yo­ría eran ju­díos pro­ve­nien­tes de Eu­ro­pa Cen­tral o sus des­cen­dien­tes, hoy lo son, sobre to­do en la cre­ci­da co­mu­ni­dad cru­ce­ña, in­mi­gran­tes ve­ni­dos de Ar­gen­ti­na y, en me­nor es­ca­la, de Chi­le.

Si otro­ra ma­tri­mo­nios mix­tos eran una ra­ra ex­cep­ción, hoy en­tre el 60 y el 80% de es­ta ciu­dad lo son; sien­do no­to­ria la con­ver­sión de mu­je­res. Si exis­tían gru­pos ju­ve­ni­les dan­do vi­da a los clu­bes de­por­ti­vos de Ma­ca­bi, hoy la pre­sen­cia de jó­ve­nes en cual­quie­ra de las tres ciu­da­des pre­sen­ta un ver­da­de­ro pro­ble­ma: sea por­que ac­ti­vi­da­des fue­ra de la co­lec­ti­vi­dad atraen más o por­que mu­chos emi­gran. Al­guien que ha co­no­ci­do el Co­le­gio Bo­li­viano-Is­rae­li­ta y el mo­derno edi­fi­cio del Círcu­lo Is­rae­li­ta en La Paz; los ho­ga­res de an­cia­nos, las si­na­go­gas con su ma­si­va afluen­cia a los ser­vi­cios re­li­gio­sos y un club Ma­ca­bi de in­ten­sa ac­ti­vi­dad social y de­por­ti­va en aque­lla ciu­dad y en Co­cha­bam­ba no pue­de sino mi­rar con año­ran­za ese pa­sa­do y re­sig­nar.

* Ana­lis­ta in­ter­na­cio­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.