La apre­su­ra­da edu­ca­ción de Trump

El Deber - Séptimo Día - - Firmas -

El ge­ne­ral John Kelly im­pi­dió que Do­nald Trump co­me­tie­ra un error. A los ma­ri­nes les gus­ta ter­mi­nar or­de­na­da­men­te su tra­ba­jo. Su je­fe de Ga­bi­ne­te con­ven­ció al pre­si­den­te de que Es­ta­dos Uni­dos, por di­fí­cil que fue­ra, no de­bía aban­do­nar a Af­ga­nis­tán sin tra­tar de ro­bus­te­cer al Go­bierno de ese país y mar­gi­nar a los ta­li­ba­nes. Con to­da pro­ba­bi­li­dad no se lo di­jo, pe­ro se­gu­ra­men­te lo pen­só: su hi­jo Ro­bert ha­bía muer­to en la gue­rra af­ga­na por el es­ta­lli­do de una mi­na. Em­pa­car e ir­se con las ma­nos va­cías hu­bie­ra si­do una forma bru­tal de de­cir­le que su sa­cri­fi­cio ha­bía si­do en vano, y se sa­be que los ma­ri­nes no aban­do­nan a sus hom­bres en me­dio del com­ba­te.

Co­mo par­te del pro­ce­so de edu­ca­ción de Trump, Steve Ban­non fue ale­ja­do de la Ca­sa Blan­ca. Era de­ma­sia­do ais­la­cio­nis­ta y te­nía en su ima­gi­na­ti­va ca­be­ci­ta mil fan­ta­sías cons­pi­ra­to­rias. No so­lo pen­sa­ba que Es­ta­dos Uni­dos era el mejor país del pla­ne­ta –a lo que te­nía de­re­cho-, sino que de­bía pre­ser­var para sí to­da la ri­que­za que crea­ra. No ad­ver-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.