Un Ór­gano Ju­di­cial a tum­bos

El Deber - Séptimo Día - - Fir­mas -

Los acon­te­ci­mien­tos re­fe­ri­dos al fa­llo del Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia (TSJ) so­bre la en­tre­ga de mi­si­les de nues­tras FFAA al Go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos, han pues­to en evi­den­cia más to­da­vía, si ca­be, la dra­má­ti­ca si­tua­ción de nues­tra jus­ti­cia. Otra vez la pa­sión po­lí­ti­ca ame­na­za con im­pe­dir una vi­sión es­truc­tu­ral del pro­ble­ma.

La pri­me­ra evi­den­cia en es­te con­tex­to es el ne­ce­sa­rio re­co­no­ci­mien­to de que el pe­rio­do de­mo­crá­ti­co an­te­rior a 2006 no lo­gró re­sol­ver la he­ren­cia his­tó­ri­ca de una jus­ti­cia de éli­tes, pa­ra éli­tes, dis­cri­mi­na­to­ria y mo­vi­da por el di­ne­ro que co­rrom­pía el sis­te­ma. El pro­ble­ma fun­da­men­tal, a pe­sar de la pre­vi­sión de re­que­rir dos ter­cios de vo­tos del Con­gre­so pa­ra la elec­ción de ma­gis­tra­dos, fue que el sis­te­ma po­lí­ti­co se las in­ge­nió pa­ra con­tro­lar esos dos ter­cios o, cuan­do no los te­nía, pa­ra blo­quear cual­quier no­mi­na­ción y, en con­se­cuen­cia, man­te­ner un con­trol so­bre ese po­der. A pe­sar de ello, el acuer­do po­lí­ti­co de 1992 y la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal de 1994, per­mi­tie­ron un in­men­so sal­to cua­li­ta­ti­vo con la elec­ción de nue­vos miem­bros de la Cor­te Na­cio­nal Elec­to­ral (hoy un ór­gano del Es­ta­do), la crea­ción de la De­fen­so­ría del Pue­blo, el Tri­bu- nal Cons­ti­tu­cio­nal y el Con­se­jo de la Ju­di­ca­tu­ra. No so­lo se en­ri­que­ció la ins­ti­tu­cio­na­li­dad del país, sino que se nom­bró a per­so­na­li­da­des del más alto ni­vel li­bres de to­da sos­pe­cha de mi­li­tan­cia par­ti­da­ria. Bas­ta men­cio­nar a Huás­car Ca­jías en la Cor­te Elec­to­ral, Ana Ma­ría Cam­pe­ro en la De­fen­so­ría del Pue­blo, Pa­blo Der­mi­zaky en el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal y Ós­car Has­sen­teu­fel en la Cor­te Su­pre­ma. Ha­bla­mos de fi­gu­ras idó­neas pro­fe­sio­nal­men­te e in­ta­cha­bles éti­ca­men­te, y co­mo ellas po­dría­mos ci­tar a otras mu­chas en el pe­rio­do men­cio­na­do.

Pa­ra su­pe­rar el pro­ble­ma de fon­do la nue­va Cons­ti­tu­ción en­sa­yó un mé­to­do teó­ri­ca­men­te im­pe­ca­ble, tras­la­dar la pre­rro­ga­ti­va de elec­ción, de los re­pre­sen­tan­tes del pue­blo al pue­blo mis­mo. Es­te pa­so, muy atrac­ti­vo de ca­ra a los ciu­da­da­nos, se es­tre­lló con­tra la reali­dad. Ele­gir a me­dio cen­te­nar de ma­gis­tra­dos cu­ya ta­rea es ad­mi­nis­trar jus­ti­cia con pro­fe­sio­na­li­dad y éti­ca, es una ta­rea im­po­si­ble por vo­to po­pu­lar. Es ab­sur­do su­po­ner que un vo­tan­te pue­de te­ner ele­men­tos de jui­cio so­bre los can­di­da­tos a par­tir de no­ti­cias frag­men­ta­rias o ex­pli­ca­cio­nes igual­men­te frag­men­ta­rias en los me­dios so­bre sus res­pec­ti­vas tra­yec­to­rias. Ade­más, la pre­se­lec­ción que pre­ten­día que la Asam­blea hi­cie­se una se­lec­ción de can­di­da­tos ba­sa­da en sus mé­ri­tos, se con­vir­tió en un des­car­na­do me­ca­nis­mo de cuo­teo en ma­nos de la aplas­tan­te ma­yo­ría ofi­cia­lis­ta que ni en 2011 ni en 2017 acep­tó, co­mo era im­pres­cin­di­ble pa­ra dar­le cre­di­bi­li­dad al pro­ce­so, la par­ti­ci­pa­ción en igual­dad de con­di­cio­nes de los par­la­men­ta­rios de la opo­si­ción.

De ese mo­do, el Go­bierno per­pe­tuó en lo ma­lo el ca­mino de sus an­te­ce­so­res y no re­co­gió lo bueno que de­jó esa ex­pe­rien­cia. En su pri­me­ra eta­pa (2006-2009) el Po­der Eje­cu­ti­vo des­ca­be­zó al Po­der Ju­di­cial, es­pe­cial­men­te el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal pa­ra evi­tar cual­quier ob­je­ción le­gal a es­tos he­chos, que tie­nen la par­ti­cu­la­ri­dad ade­más de ha­ber­se co­me­ti­do en su nom­bre. Los dic­ta­do­res que usur­pa­ban la vo­lun­tad po­pu­lar go­ber­na­ban en nom­bre de las FFAA; por tan­to, es­ta ins­ti­tu­ción de­be­ría ser la más in­tere­sa­da en que se co­noz­ca la ver­dad.

En los paí­ses ve­ci­nos (Ar­gen­ti­na, Chi­le y Pe­rú), ni bien res­ta­ble­cie­ron sus sis­te­mas de­mo­crá­ti­cos, lo pri­me­ro que hi­cie­ron sus go­ber­nan­tes fue nom­brar co­mi­sio­nes, que no so­lo ter­mi­na­ron pro­por­cio­nan­do va­lio­sa in­for­ma­ción y en mu­chos ca­sos san­cio­nan­do a sus prin­ci­pa­les au­to­res, sino tam­bién sir­vió pa­ra re­con­ci­liar a la so­cie­dad ci­vil. En es­tos paí­ses se evi­den­ció que los or­ga­nis­mos de se­gu­ri­dad del Es­ta­do, se con­vir­tie­ron en car­ni­ce­ros de to­dos aque­llos que ‘pen­sa­ban di­fe­ren­te’ y se le atri­buía un alto gra­do de pe­li­gro­si­dad po­lí­ti­ca.

Sin em­bar­go, so­lo so­bre la ba­se de la ver­dad se­rá po­si­ble sa­tis­fa­cer las exi­gen­cias fun­da­men­ta­les de la jus­ti­cia y crear las con­di­cio- los pa­sos que dio vul­ne­ran­do la an­te­rior Car­ta Mag­na, pa­ra lue­go, con la nue­va CPE pre­pa­rar una ca­be­za del Ór­gano Ju­di­cial to­tal­men­te com­pla­cien­te a sus de­seos. El resultado de la ges­tión 2011- 2017 se pue­de ca­li­fi­car sin te­mor a error, co­mo una de las peo­res de to­da la his­to­ria del Po­der Ju­di­cial en de­mo­cra­cia des­de que so­mos Re­pú­bli­ca. Lo dra­má­ti­co es que, aún a sa­bien­das de ello y aún ha­bién­do­lo re­co­no­ci­do pú­bli­ca­men­te el pre­si­den­te y el vi­ce­pre­si­den­te, el me­ca­nis­mo de re­no­va­ción pa­ra las elec­cio­nes de 2017 ado­le­ce de los mis­mos problemas que tu­vo en 2011, con un agra­van­te; nes in­dis­pen­sa­bles pa­ra al­can­zar una efec­ti­va re­con­ci­lia­ción na­cio­nal. De la mis­ma for­ma, so­lo la ver­dad po­drá reha­bi­li­tar la dig­ni­dad de las víc­ti­mas, fa­ci­li­tar a sus fa­mi­lia­res y deu­dos la po­si­bi­li­dad de hon­rar­las de­bi­da­men­te y per­mi­tir re­pa­rar, en al­gu­na me­di­da, el da­ño cau­sa­do.

El de­re­cho a la ver­dad se de­ri­va del prin­ci­pio de dig­ni­dad hu­ma­na, pues el da­ño oca­sio­na­do a las víc­ti­mas no so­lo se tra­du­ce en la le­sión de bie­nes tan re­le­van­tes co­mo la vi­da, la li­ber­tad y la in­te­gri­dad per­so­nal, sino tam­bién en la ig­no­ran­cia de lo que ver­da­de­ra­men­te su­ce­dió con las víc­ti­mas de los ac­tos cri­mi­na­les. El des­co­no­ci­mien­to del lu­gar don­de ya­cen los res­tos de un ser que­ri­do, o de lo que su­ce­dió con él, es una de las for­mas más per­ver­sa­men­te su­ti­les, pe­ro no me­nos vio­len­ta, de afec­tar la con­cien­cia y dig­ni­dad de los se­res hu­ma­nos.

Aun­que no ten­ga un re­co­no­ci­mien­to ex­pre­so en la Cons­ti­tu­ción, es­te de­re­cho es­tá ple­na-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.