El ga­lle­ro co­mo fi­ló­so­fo

El Deber - Séptimo Día - - Firmas -

La pre­gun­ta por “la me­di­da de las co­sas” es fun­da­men­tal pa­ra la fi­lo­so­fía. ¿Es po­si­ble co­no­cer la ver­dad de las co­sas? La res­pues­ta im­pli­ca el na­ci­mien­to de lo que se lla­ma la ‘epis­te­mo­lo­gía’: El es­tu­dio de la ma­ne­ra có­mo al­can­za­mos a co­no­cer la ver­dad, si es que es­to es po­si­ble, ade­más.

En la an­ti­güe­dad, pre­gun­tar­se por ‘la me­di­da de las co­sas’ era un queha­cer de sa­bios y fi­ló­so­fos. Pla­tón afir­ma en El Cra­ti­lo que hay cier­tos ar­que­ti­pos (mo­de­los esen­cia­les, per­fec­tos y eter­nos) y las co­sas exis­ten en la reali­dad a se­me­jan­za de esos pa­ra­dig­mas in­va­ria­bles. Pa­ra el pla­to­nis­mo, en­ton­ces, exis­te una ‘me­di­da ideal abs­trac­ta’ del hom­bre, de la ro­sa, del ga­llo… de to­das las co­sas, en su­ma… Pre­ci­sa­men­te, a lo lar­go de la his­to­ria los es­tu­dio­sos de la na­tu­ra­le­za y del hom­bre se en­fras­ca­ron en com­ple­jas dis­qui­si­cio­nes tra­tan­do de en­con­trar ese ar­que­ti­po (ese mo­de­lo) de hom­bre…

Aris­tó­fa­nes, en su co­me­dia Las Nu­bes, pre­sen­ta un con­tra­pun­to en­tre lo jus­to y lo in­jus­to (li­te­ral­men­te, en­tre la cau­sa jus­ta vs. la cau­sa in­jus­ta). En la Gre­cia an­ti­gua, en el mon­ta­je de es­ta obra; es­tos dos ‘per­so­na­jes abs­trac­tos’ eran lle­va­dos a es­ce­na en jau­las echas de mim­bre, ‘co­mo dos ga­llos dis­pues­tos a re­ñir’. Y allí, en el de­sa­rro­llo de esa sin­gu­lar con­fron­ta­ción, Aris­tó­fa­nes es­bo­za lo que se­ría la me­di­da del hom­bre per­fec­to… De­be te­ner: “el pe­cho ro­bus­to, el cu­tis fres­co, an­chas es­pal­das, cor­ta la len­gua, grue­sas las nal­gas (al­gu­nos tra­duc­to­res trans­cri­ben, ‘el cu­lo gran­de’) y el pe­ne pe­que­ño”…

Da­do que la ga­llís­ti­ca es una ocu­pa­ción de in­di­vi­duos que tie­nen en muy al­ta es­ti­ma a la vi­ri­li­dad, es­to del ‘pe­ne pe­que­ño’ ame­ri­ta dos acla­ra­cio­nes im­pos­ter­ga­bles. La pri­me­ra es que pa­ra el ideal grie­go, el hom­bre per­fec­to era aquel que mos­tra­ba tem­plan­za y so­me­ti­mien­to de sus ins­tin­tos pri­ma­rios… Lo be­llo era lo mo­de­ra­do… El pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Har­vard An­drew Lear ex­pli­ca que las es­cul­tu­ras que re­pre­sen­tan a hé­roes y atle­tas grie­gos lucen un ‘pe­ne pe­que­ño’ por­que el ideal de lo be­llo es­ta­ba ín­ti­ma­men­te li­ga­do a lo mo­de­ra­do, “el pe­ne pe­que­ño sim­bo­li­za­ba la vir­tud, la su­pe­rio­ri­dad es­pi­ri­tual”… En cam­bio, los ge­ni­ta­les gran­des re­pre­sen­ta­ban pa­ra los grie­gos mo­de­los de hom­bres des­afo­ra­dos, ‘no idea­les’, co­mo los sá­ti­ros que son re­pre­sen­ta­dos con pe­nes enor- mes… La se­gun­da acla­ra­ción es bre­ve, pe­ro no me­nos cen­tral: los ga­lle­ros bo­li­via­nos, por lo ge­ne­ral, es­ta­mos más em­pa­ren­ta­dos con esa no­ción grie­ga ‘no ideal’ de be­lle­za (mo­des­ta­men­te). Aris­tó­te­les, na­tu­ral­men­te, tam­bién tu­vo una fuer­te preo­cu­pa­ción por de­fi­nir “la me­di­da de las co­sas”... Em­pie­za a es­tu­diar a la na­tu­ra­le­za y a los ani­ma­les y aun­que en su His­to­ria de los Ani­ma­les no abun­de en des­crip­cio­nes del ga­llo, él fue el pri­me­ro en rea­li­zar un ex­pe­ri­men­to en torno al de­sa­rro­llo em­brio­na­rio de los hue­vos de la ga­lli­na.

Va­rios años an­tes que Aris­tó­te­les, Pla­tón usó al ga­llo pa­ra de­fi­nir ‘cier­ta me­di­da del hom­bre’. Dió­ge­nes de Laer­cio, el bió­gra­fo de los fi­ló­so­fos en la an­ti­güe­dad, es­cri­be que Pla­tón de­fi­nió al hom­bre co­mo un ‘bípe­do im­plu­me’… o más pre­ci­so: “ani­mal de dos pies sin plu­mas”… Dió­ge­nes de Sí­no­pe (el Cí­ni­co), en cla­ra bur­la de es­ta no­ción, to­mó un ga­llo, lo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.