Cam­biar la jus­ti­cia des­de el vo­to

El Deber - Séptimo Día - - Firmas -

Las elec­cio­nes ju­di­cia­les del pró­xi­mo 3 de di­ciem­bre son cons­ti­tu­cio­na­les y re­pre­sen­tan una in­no­va­ción de­mo­crá­ti­ca lo­gra­da gra­cias a la lu­cha del pue­blo bo­li­viano. La Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca del Es­ta­do es­ta­ble­ció es­ta for­ma de elec­ción, pa­ra la de­sig­na­ción de las au­to­ri­da­des del Ór­gano Ju­di­cial, co­mo una al­ter­na­ti­va trans­pa­ren­te fren­te a los nom­bra­mien­tos que en el pa­sa­do los go­bier­nos del ci­clo neo­li­be­ral, rea­li­za­ban a puer­tas ce­rra­das, en se­sio­nes se­cre­tas, de es­pal­das al pue­blo y con in­je­ren­cia di­rec­ta de la em­ba­ja­da es­ta­dou­ni­den­se.

Las can­di­da­tu­ras eva­cua­das por la Asam­blea Le­gis­la­ti­va Plu­ri­na­cio­nal son el re­sul­ta­do de la eva­lua­ción a tra­vés de di­fe­ren­tes prue­bas pa­ra ve­ri­fi­car su ido­nei­dad. En la se­lec­ción y eva­lua­ción de las can­di­da­tu­ras tam­bién par­ti­ci­pa­ron las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas y la opo­si­ción po­lí­ti­ca re­pre­sen­ta­da en la Asam­blea Le­gis­la­ti­va Plu­ri­na­cio­nal.

La re­le­van­cia es­pe­cí­fi­ca de las elec­cio­nes ju­di­cia­les de es­te año ra­di­ca en que se dan en el con­tex­to de los re­sul­ta­dos de la Cum­bre de la Jus­ti­cia del año 2016 y de una se­rie de re­for­mas al sis­te­ma ju­di­cial que im­pul­sa el Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia, las mis­mas que in­clu­yen la re­vi­sión de los có­di­gos en vi­gen­cia, el me­jo­ra­mien­to de los pro­ce­di­mien­tos, ma­yo­res con­tro­les in­ter­nos, y for­ma­ción de pro­fe­sio­na­les, en­tre otros. En ese sen­ti­do, es­tos co­mi­cios son una opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca, pa­ra ele­gir a las me­jo­res au­to­ri­da­des ju­di­cia­les, con las cua­les lle­var ade­lan­te la trans­for­ma­ción po­si­ti­va de la jus­ti­cia en nues­tro país.

Por su na­tu­ra­le­za, las elec­cio­nes ju­di­cia­les son com­pli­ca­das en su so­cia­li­za­ción. Es­to, prin­ci­pal­men­te, por­que los can­di­da­tos no son ac­to­res po­lí­ti­cos na­tu­ra­les, no vie­nen de una acu­mu­la­ción previa de po­pu­la­ri­dad; las pro­pues­tas con que se pre­sen­tan re­sul­tan abs­trac­tas pa­ra bue­na par­te de la ciu­da­da­nía y no es­tán en jue­go los es­pa­cios de po­der que tra­di­cio­nal­men­te se dispu­tan en las vo­ta­cio­nes.

Las elec­cio­nes ju­di­cia­les no son un in­ven­to del Go­bierno na­cio­nal, del MAS-IPSP ni de la opo­si­ción, tam­po­co son una con­sul­ta so­bre la po­pu­la­ri­dad del pre­si­den­te Evo Mo­ra­les. Se tra­ta de lle­var ade­lan­te un man­da­to es­ta­ble­ci­do en la CPE. Lo in­só­li­to del ca­so, es que la opo­si­ción, lue­go de par­ti­ci­par y va­li­dar el pro­ce­so de se­lec­ción -he­cho re­fle­ja­do y re­gis­tra­do en de­cla­ra­cio­nes de pren­sa- pre­ten­de ha­cer­se con una su­pues­ta vic­to­ria, re­cla­man­do pa­ra sí los vo­tos blan­cos y nu­los que apa­rez­can, que evi­den­te­men­te los ha­brá en ma­yor can­ti­dad que en cual­quier elec­ción or­di­na­ria. tras se in­ves­ti­gan las de­nun­cias.

Según Ra­da, el al­cal­de no de­be re­nun­ciar. Apo­ya­do en ese res­pal­do pú­bli­co, Éd­gar Ra­mos, de for­ma in­me­dia­ta, ex­cla­mó: “Ja­más de los ja­ma­ses yo voy a re­nun­ciar co­mo al­cal­de”. Ha­ce días, el dipu­tado del MAS David Ra­mos ex­pre­só el res­pal­do del MAS y del Go­bierno al al­cal­de de Acha­ca­chi mien­tras Gus­ta­vo To­rri­co (asam­bleís­ta de­par­ta­men­tal por el ofi­cia­lis­mo en La Paz) exi­gía prue­bas de la co­rrup­ción.

El pre­si­den­te, mi­nis­tros, par­la­men­ta­rios, vo­ce­ros po­lí­ti­cos y lí­de­res so­cia­les, en una sin­fo­nía de vo­ces y con­sig­nas, des­ta­ca­ron que el Go­bierno no era par­te del con­flic­to, que era res­pe­tuo­so de las le­yes y de­bía ve­lar por el cum­pli­mien­to de la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca del Es­ta­do. Esa fie­bre le­ga­lis­ta y cons­ti­tu­cio­na­lis­ta no lo­gró per­sua­dir a la opi­nión pú­bli­ca. Al­gu­nos di­ri­gen­tes de los pue­blos in­dí­ge­nas del Tip­nis, los co­ca­le­ros El pre­ten­der con­fun­dir y dis­tor­sio­nar a la po­bla­ción, ha­cien­do creer que es­tas elec­cio­nes son una su­pues­ta con­sul­ta so­bre la ges­tión del Go­bierno na­cio­nal, con­vo­can­do pa­ra es­to al vo­to blan­co o nu­lo, sig­ni­fi­ca en­trar en la con­for­mi­dad so­bre el es­ta­do de la jus­ti­cia; er­go man­te­ner los fa­llos ju­di­cia­les que con­clu­yen en la li­be­ra­ción de de­lin­cuen­tes de nar­co­trá­fi­co y vio­la­ción de mu­je­res y ni­ños. de Yun­gas y los edu­ca­do­res de La Paz ex­pre­sa­ron su sim­pa­tía y apo­yo por la coor­di­na­ción an­ti­gu­ber­na­men­tal.

El Go­bierno, de for­ma ágil y tea­tral, lan­zó la teo­ría de los dos Acha­ca­chi: uno, opo­si­tor, con ba­se en los ve­ci­nos del pue­blo y el otro, ofi­cia­lis­ta, re­co­no­ci­do por el Go­bierno, asen­ta­dos en las co­mu­ni­da­des cir­cun­ve­ci­nas del pue­blo. El vi­ce­pre­si­den­te, exul­tan­te, pro­cla­mó la lu­cha de dos cla­ses so­cia­les, los ve­ci­nos acha­ca­che­ños y los co­mu­na­rios.

Ade­más, des­ta­có la im­por­tan­cia de los sec­to­res so­cia­les que aún apo­ya­ban al al­cal­de Ra­mos. Aña­dió la de­nun­cia de al­gu­nos mo­vi­li­za­dos ra­di­ca­les, en­ca­pu­cha­dos, con in­ten­cio­nes de di­na­mi­tar la plan­ta le­che­ra. Sin prue­ba mos­tra­da de for­ma pú­bli­ca, lan­zó la de­nun­cia de un pa­go de Bs 10.000 a los blo­quea­do­res de ca­mi­nos.

Era vi­si­ble el ner­vio­sis­mo gu­ber­na­men­tal por la su­pues­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.