Una patria ri­ca y con el desafío de una pro­fun­da re­for­ma ju­di­cial

Bo­li­via ce­le­bra otro aniver­sa­rio de su in­de­pen­den­cia con pro­ble­mas y re­tos pen­dien­tes. Es­te año el fo­co es­tá pues­to en la re­for­ma de la justicia y en ha­cer fren­te a la des­ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca. La co­rrup­ción es otra preo­cu­pa­ción cons­tan­te

El Deber - Separata - - El Deber - Tuf­fí Aré Váz­quez ta­re@el­de­ber.com.bo

El la­men­ta­ble es­ta­do de la ad­mi­nis­tra­ción de justicia y las se­cue­las eco­nó­mi­cas de una im­por­tan­te re­duc­ción de los in­gre­sos del Es­ta­do, so­bre to­do por la caí­da de la ren­ta pe­tro­le­ra, son los dos te­mas que cru­zan trans­ver­sal­men­te es­ta par­te del año en la que Bo­li­via fes­te­ja otro aniver­sa­rio de su in­de­pen­den­cia.

Nues­tro país avan­zó, mu­cha de su gen­te des­ta­ca por el ta­len­to que tie­ne y la sen­si­bi­li­dad hu­ma­na que des­plie­ga en di­ver­sas si­tua­cio­nes com­pli­ca­das, pe­ro hay ma­les es­truc­tu­ra­les que se man­tie­nen des­de que na­ció a la vi­da independiente. Su eco­no­mía no de­ja de ser aún mo­des­ta y muy vul­ne­ra­ble. Si mu­chos bo­li­via­nos de­ja­ron la lí­nea de la po­bre­za en la úl­ti­ma dé­ca­da de bo­nan­za por el ex­ce­len­te pre­cio de las ma­te­rias pri­mas y el au­ge hi­dro­car­bu­rí­fe­ro, en cual­quier mo­men­to po­drían vol­ver a es­tar en la zo­na más crí­ti­ca. En la fra­gi­li­dad eco­nó­mi­ca se pue­den en­con­trar los orí­ge­nes de otros gra­ves pro­ble­mas, co­mo el au­men­to de la in­for­ma­li­dad, el subem­pleo, la in­se­gu­ri­dad ciu­da­da­na y la co­rrup­ción.

Si bien la de­mo­cra­cia no se ha in­te­rrum­pi­do des­de ha­ce más de 30 años, hay du­das so­bre la in­de­pen­den­cia de po­de­res, que ha ca­mi­na­do a los tum­bos des­de que na­ció Bo­li­via. Los pe­sos y los con­tra­pe­sos no es­tán aún ple­na­men­te con­so­li­da­dos, lo que ha­ce que a ve­ces los que de­ten­tan el po­der in­cu­rran en abu­sos o ce­dan an­te la ten­ta­ción de per­pe­tuar­se en sus car­gos. La ins­ti­tu­cio­na­li­dad no mues­tra la for­ta­le­za que se es­pe­ra. Al con­tra­rio, tie­ne mu­chos al­ti­ba­jos y los con­tro­les no ga­ran­ti­zan la ad­mi­nis­tra­ción ho­nes­ta de los re­cur­sos pú­bli­cos.

Pre­ci­sa­men­te, una encuesta en­car­ga­da por EL DE­BER a Cap­tu­ra Con­sul­ting pa­ra es­ta edi­ción es­pe­cial del 6 de agos­to re­co­ge co­mo una de las per­cep­cio­nes más re­le­van­tes que el 64% de los ciu­da­da­nos en­tre­vis­ta­dos en las ur­bes del eje tron­cal del país con­si­de­ra que la co­rrup­ción au­men­tó y so­lo un 15,5% di­ce que dis­mi­nu­yó.

Res­pec­to al te­ma de la justicia, el 82,7% de los en­cues­ta­dos no tie­ne esperanza en las elec­cio­nes ju­di­cia­les del pró­xi­mo fin de año y con­si­de­ra que no so­lu­cio­na­rán los pro­ble­mas de es­te ám­bi­to. Pa­ra que ha­ya un cam­bio real en ella, el 42,6% afir­ma que se debería eli­mi­nar la co­rrup­ción, mien­tras que un 25,4% opi­na que hay que re­em­pla­zar a to­das las au­to­ri­da­des del sis­te­ma.

Es­ta­mos, por lo tan­to, an­te un es­ce­na­rio de per­cep­cio­nes ciu­da­da­nas de que va­mos muy mal en un te­ma cen­tral que el pro­pio Go­bierno re­co­no­ce co­mo uno de sus ma­yo­res do­lo­res de ca­be­za. Ca­sos re­so­nan­tes re­fuer­zan las fa­llas es­truc­tu­ra­les que se dan en los tri­bu­na­les. Un juez que con­de­nó a un inocente u otro que li­be­ró al pe­li­gro­so de­lin­cuen­te que li­de­ró uno de los atra­cos más vio­len­tos de los úl­ti­mos tiem­pos en San­ta Cruz de la Sie­rra.

Se han he­cho co­ti­dia­nas las que­jas so­bre la ad­mi­nis­tra­ción de justicia. En cuan­to a la co­rrup­ción, son cons­tan­tes las de­nun­cias y en los me­ses re­cien­tes han que­da­do de­te­ni­dos e in­ves­ti­ga­dos al­tos ex­fun­cio­na­rios de im­por­tan­tes em­pre­sas co­mo YPFB o ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas co­mo Bo­li­via TV.

Hay que cam­biar bas­tan­te en es­to pa­ra que Bo­li­via con­si­ga con­so­li­dar­se co­mo Es­ta­do Plu­ri­na­cio­nal. Más allá de la des­ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca, con­ta­mos con re­cur­sos na­tu­ra­les di­ver­sos que otros paí­ses desea­rían te­ner. Sin em­bar­go, si­guen dor­mi­dos a la es­pe­ra de que los des­per­te­mos con una apues­ta fir­me por la in­dus­tria­li­za­ción y la di­ver­si­fi­ca­ción de la eco­no­mía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.