Vi­das.

Ex­tran­je­ros que aman Bo­li­via dan su tes­ti­mo­nio

El Deber - Separata - - El Deber -

Nin­guno se sien­te ‘ex­tran­je­ro’ y si no fue­ra por­que na­cie­ron fue­ra del país, ellos se­rían más bo­li­via­nos que cual­quie­ra. To­dos coin­ci­den en ver a Bo­li­via co­mo una tie­rra de opor­tu­ni­da­des, don­de gen­te ma­ra­vi­llo­sa los ha aco­gi­do du­ran­te es­tos años de su es­ta­día que, pa­ra la ma­yo­ría, pro­me­te pro­lon­gar­se to­da la vi­da. Es­tán enamo­ra­dos de la ma­gia bo­li­via­na.

El di­rec­tor téc­ni­co es­pa­ñol Xavier Az­kar­gor­ta; la re­li­gio­sa ita­lia­na Mi­cae­la Prin­ciot­to; la ra­dia­lis­ta ar­gen­ti­na Ana­lía Ro­ca; la periodista pe­rua­na An­na In­fan­tas; el re­dac­tor chi­leno Juan Eduar­do Araos; y el comunicador vas­co Juan Ijur­ko ha­bla­ron con EL DE­BER de es­ta pa­sión com­par­ti­da, don­de tam­bién hay tris­te­zas, ca­ren­cias y fa­llas, co­mo en to­dos los paí­ses de la Tie­rra.

El pri­mer pun­to en el que coin­ci­den es­tos ilus­tres re­si­den­tes es el res­pe­to por la di­ver­si­dad cul­tu­ral de Bo­li­via. Las len­guas ori­gi­na­rias, los pai­sa­jes in­creí­bles, la fer­ti­li­dad de sus cam­pos y de sus ideas, las co­mi­das, la mú­si­ca y las cos­tum­bres an­ces­tra­les son el ma­yor pa­tri­mo­nio de es­te país su­da-me­ri­cano, se­ña­lan los con­sul­ta­dos.

No de­be ha­ber país en el mun­do con tal can­ti­dad de mi­ra­das y for­mas de ha­cer las co­sas co­mo en es­te país en el co­ra­zón de Amé­ri­ca del Sur.

Son crí­ti­cos con el des­or­den en las ciu­da­des, la po­bre­za que to­da­vía afec­ta a mi­llo­nes de bo­li­via­nos, el aban­dono de los ni­ños, la eter­na bu­ro­cra­cia, la pre­va­len­cia de la co­rrup­ción en el Es­ta­do, las de­fi­cien­cias en el trans­por­te pú­bli­co, el in­cum­pli­mien­to de los ho­ra­rios, la cultura de la en­vi­dia y el mal­tra­to del me­dioam­bien­te.

Xavier Az­kar­gor­ta no pre­ci­sa fi­cha de pre­sen­ta­ción. El me­jor DT de la his­to­ria de la se­lec­ción na­cio­nal es uno más en­tre los bo­li­via­nos. El Vas­co es­tá tan enamo­ra­do de Bo­li­via que se tras­la­dó de­fi­ni­ti­va­men­te a es­te país, se ca­só con una cru­ce­ña y to­da­vía pien­sa dar su vi­da por el fút­bol bo­li­viano.

Con la san­gre ca­lien­te y a cal­zón qui­ta­do por lo que ve al­re­de­dor, el Bi­go­tón ha­ce una re­fle­xión du­ra so­bre lo que hoy vi­ve Bo­li­via, por la pér­di­da de va­lo­res en fa­vor de la cultura del “va­le to­do”. Ha­bla des­de el lugar de quien sa­có lo me­jor que te­nían los bo­li­via­nos en el fút­bol a fuer­za de pul­món.

No es el úni­co preo­cu­pa­do por lo que hoy pa­sa en Bo­li­via, con sus gran­des ma­ra­vi­llas y sus gran­des con­tra­dic­cio­nes, es­pe­cial­men­te, por la de­sigual­dad so­cial, la co­rrup­ción y la pér­di­da de va­lo­res fun­da­men­ta­les.

La re­li­gio­sa ita­lia­na Mi­cae­la Princ­ciot­to lle­gó a Bo­li­via ha­ce 29 años. Siem­pre vi­vió en San­ta Cruz. Con­si­de­ra que es­ta es una “tie­rra sagrada” por los fru­tos que dan al mun­do su gen­te, su cultura, sus re­cur­sos na­tu­ra­les.

La po­bre­za es lo que más due­le. “Me ha sor­pren­di­do que te­ne­mos un país tan ri­co, pe­ro to­da­vía con al­tos ín­di­ces de po­bre­za. Un país con mu­cha in­jus­ti­cia so­cial. Un país con tan­ta de­sigual­dad”, di­ce Princ­ciot­to.

Ana­lía Ro­ca na­ció en Bue­nos Ai­res, pe­ro tie­ne na­cio­na­li­dad bo­li­via­na por sus pa­dres. Se sien­te en­can­ta­da con las fa­mi­lias bo­li­via­nas que man­tie­nen sus va­lo­res y el amor fra­ter­nal.

Con gran ta­len­to, in­te­li­gen­cia y sim­pa­tía, Ana­lía se ríe de la te­le­vi­sión en su pro­gra­ma Lap­sus y nos cuen­ta la in­for­ma­ción de for­ma di­fe­ren­te en El show de la noticia por ra­dio Ma­rí­ti­ma.

Des­de la ra­dio y la te­le­vi­sión Ana­lía ha he­cho un mi­llón de ami­gos. Des­ta­ca el sen­ti­do de su­pera­ción que tie­nen los bo­li­via­nos.

“Bo­li­via, el país que me abrió sus puer­tas, don­de na­cie­ron mis hi­jos. El país de las opor­tu­ni­da­des pa­ra mí”, in­di­có Ana­lía.

An­na In­fan­tas to­da­vía año­ra su que­ri­do Tac­na, en el sur de Pe­rú, con su mar y sus ma­ris­cos. Pe­ro ella ama Bo­li­via por so­bre to­das las co­sas por­que le dio to­do en la vi­da: su es­po­so, sus hi­jos, su pro­fe­sión y su tra­ba­jo.

Fiel a su ojo crí­ti­co de periodista, An­na In­fan­tas re­sal­ta: “Es­ta es una na­ción que lo tie­ne to­do, pe­ro que iró­ni­ca­men­te aún de­be rom­per con sus mie­dos, con esa co­rrup­ción que lo car­co­me to­do, ese con­for­mis­mo de creer que lo fo­rá­neo es lo me­jor”.

Jun­to a su es­po­so, el re­co­no­ci­do periodista Mi­guel Án­gel Sou­za Coim­bra, pu­sie­ron en mar­cha una exi­to­sa con­sul­to­ra de co­mu­ni­ca­ción con la que ha­cen ma­ra­vi­llas au­dio­vi­sua­les.

Juan Eduar­do Araos es periodista y do­cen­te en la UCB. Lle­gó a Bo­li­via des­de Chi­le cuan­do te­nía 18 años. Des­de en­ton­ces ama a es­te país en ca­si to­das sus fa­ce­tas. Tan­to así que ha es­cri­to una car­ta de amor por un país que le ha da­do to­do, des­de el tra­ba­jo has­ta un sin­fín de ami­gos y tro­feos por su pa­sión: el ju­do. Es más, cuan­do en el país to­da­vía cir­cu­lan dis­cur­sos na­cio­na­lis­tas y an­ti­chi­le­nos, Juan Eduar­do fue cam­peón na­cio­nal de ju­do y re­pre­sen­tó a Bo­li­via en los Jue­gos De­por­ti­vos Bo­li­via­ria­nos de 2009, un hi­to que ter­mi­nó de con­ver­tir­lo en un bo­li­viano más. Araos no de­ja de se­ña­lar las ca­ren­cias, es­pe­cial­men­te en la ciu­dad de La Paz, don­de re­si­de des­de ha­ce más de una dé­ca­da. “Las mar­chas por to­do y na­da tam­bién con­tri­bu­yen a la mo­les­tia en la Ho­ya­da. Ni qué de­cir de la pre­sión gu­ber­na­men­tal ha­cia mi pro­fe­sión”.

Juan Ma­nuel Ijur­ko no se que­da atrás. Ha­ce 21 años lle­gó a Bo­li­via des­de su na­tal Pamplona. Pa­ra ex­pre­sar su gra­ti­tud, es­cri­bió a su ma­dre a quien le cuen­ta las ma­ra­vi­llas de un país que lo tie­ne to­do. “La gran ri­que­za de Bo­li­via se es­con­de en su gen­te. Sen­ci­lla, ama­ble, ami­ga­ble, in­me­dia­ta­men­te, te sen­tís en fa­mi­lia”, di­ce Ijur­ko.

Pa­re­cie­ra que la ma­gia de es­ta tie­rra bo­li­via­na en­can­di­la y enamo­ra a más de un ex­tran­je­ro. De­be ser por eso que pro­me­ten que­dar­se a sem­brar y co­se­char por mu­chos años más.

Tra­ba­jo, fa­mi­lia y ami­gos es lo que en­cuen­tran mi­les de ex­tran­je­ros en Bo­li­via

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.