La re­bel­día es AZUL

En el con­fe­sio­na­rio. Va­le­rie Mo­nic su­frió aco­so por cua­tro años y las re­des fue­ron la clave pa­ra com­ba­tir­lo. La jo­ven se de­cla­ra bi­se­xual y tie­ne otra for­ma de ver la vi­da. Aquí, su his­to­ria.

El Deber - Sociales (Bolivia) - - PORTADA - CRIS­TIAN MASSUD. TEX­TO KEV ALE­MÁN. FO­TOS

Es­ce­na 1

Be­só. Un jue­go la lle­vó a eso. Era una pe­ni­ten­cia pe­ro igual be­só. La bo­te­lla gi­ró y la apun­tó a ella y a otra ami­ga. Se mi­ra­ron, se acer­ca­ron y pa­só. So­lo te­nía seis años, pe­ro qui­zá no bas­ta­ba te­ner más pa­ra sa­ber que la bi­se­xua­li­dad ema­na­ba de su in­te­rior. ‘Y era nor­mal’.

Es­ce­na 2

La te­nía can­sa­da. Ya eran cua­tro años. Un extraño la as­fi­xia­ba. La lla­ma­ba, le es­cri­bía, por What­sApp y por Fa­ce­book. De pron­to, co­mo una sombra, se me­tió en su ser y no la de­jó en paz. Un día lo en­fren­tó. Lo ci­tó al ca­fé de una ami­ga y le ro­gó que la de­je vi­vir. Él se rio. Pron­to sin­tió que la mano de su aco­sa­dor la in­va­día. Ha­bía pren­di­do un en­cen­de­dor. “Me gus­ta tu ca­be­llo, quie­ro que­mar­lo”, le di­jo. Ate­rro­ri­za­da co­rrió a es­con­der­se. Ce­rró la puer­ta y pron­to los pa­sos le avi­sa­ron que ese hom­bre se acer­ca­ba. “Ese es el ba­ño de mu­je­res”, es­cu­chó de­cir. Y cuan­do sin­tió que so­lo es­ta­ban ella y su ago­nía, sa­lió.

Es­ce­na 3

Su ca­be­lle­ra de co­lor siem­pre ha si­do su sím­bo­lo de re­bel­día. La ti­ñó mu­chas ve­ces de ro­jo, li­la, ro­sa­do, ver­de... le fal­ta un anaran­ja­do. Te­nía 12 años cuan­do lo hi­zo por pri­me­ra vez y des­de en­ton­ces aque­llo se con­vir­tió en su iden­ti­dad. Pa­ra ella el azul va más allá de con­ver­tir­se en su co­lor fa­vo­ri­to, es la paz, la es­pi­ri­tua­li­dad, la ma­gia... Es Sai­lor Nep­tu­ne, esa ca­ri­ca­tu­ra de ani­mé. Y si al­guien le di­ría que no vuel­va a hacerlo nun­ca más, no le ha­ría ca­so por­que se­ría bo­rrar­se a ella mis­ma.

Es­ce­na fi­nal

Va­le­rie Mo­nic es real. No es un emo o al me­nos ya no siente ser­lo. Es lo que mu­chos desea­rían ser y ha­cer. Eso lo di­ce ella. Qui­zá por eso se ha con­ver­ti­do en una de las fi­gu­ras más co­no­ci­das del me­dio. Vino a es­te mun­do ha­ce 27 años. Es bo­li­via­na y tie­ne mu­chos cam­bios co­mo el ca­ma­león: es crí­ti­ca de mo­da, bloguera, ar­tis­ta plástica, mo­de­lo, di­se­ña­do­ra, in­fluen­cer y con­duc­to­ra de TV. El hi­jo de un ar­tis­ta bo­li­viano la aco­só du­ran­te cua­tro años, has­ta que ella le pu­so un freno y lo de­nun­ció en ‘Fa­ce’. Mi­les de sus co­ne­jos -co­mo ella lla­ma a sus se­gui­do­res- la apo­ya­ron y ayu­da­ron a com­ba­tir­lo. “En un mo­men­to lle­gué a pen­sar que yo te­nía la cul­pa del aco­so, pe­ro des­pués la pen­sé me­jor y me di cuen­ta de que es- ta­ba equi­vo­ca­da”, di­ce. Ese epi­so­dio es­pan­to­so la lle­vó a otro plano y la con­vir­tió en una acé­rri­ma lu­cha­do­ra en con­tra del bull­ying. “No de­be­ría exis­tir”, agre­ga.

Re­bel­de... ¿yo?

Siem­pre fue re­bel­de. Pe­ro ya de­jó de ser­lo sim­ple­men­te por ca­pri­cho. Apren­dió que “un cam­bio sur­ge cuan­do las per­so­nas di­cen que “no” y se in­te­rro­gan con un “por qué”. “Todos los días de mi vi­da me pre­gun­to por qué soy así y más aún aho­ra que es­toy en mis días di­fí­ci­les”, bro­mea. Eso de ser ra­ra lo lle­vó siem­pre. Su abue­lo se lo di­jo: “Nun­ca ríes ni llo­ras”. Y cre­ció así. Du­ran­te mu­cho tiem­po usó pe­lu­cas y des­pués las can­jeó por el tin­te. Su fa­mi­lia pen­só que eso, lo de la re­bel­día, lo de la edad del bu­rro, lle­ga­ría a aca­bar­se, pe­ro no fue así. “No to­do es una eta­pa, no es una eta­pa ser gay. La gen­te juz­ga por­que no en­tien­de lo que es­tá juz­gan­do”, ase­gu­ra. Cuan­do se lan­zó a la TV (es una de las con­duc­to­ras de Pan­ta­lla Vi­ral por PAT) apa­re­cie­ron mu­chos de­trac­to­res en las re­des so­cia­les. La til­da­ron de anoré­xi­ca y de to­do ti­po de co­sas. Aho­ra ella res­pon­de: “Ten­go hi­per­ti­roi­dis­mo. Pue­do co­mer 50 ham­bur­gue­sas, pe­ro no pa­sa­rá na­da. Me mo­les­ta la crí­ti­ca sin pre­via in­ves­ti­ga­ción, sin jus­ti­fi­ca­ción”. Es una ca­ji­ta de sor­pre­sas. Y le gus­ta. Tam­bién pue­de ser Su­lley, de Mons­ter Inc. y es “ma­la”, pe­ro no co­mo Ri­ta Re­pul­sa o Ma­lé­fi­ca, sino co­mo Ha­des. Al ra­to se sa­cu­de y con­fie­sa que lo de ‘chi­ca ma­la’ so­lo es al­go que va con su apa­rien­cia, por­que en reali­dad no lo es. Con­ti­núa: “Pa­rez­co se­ria, tos­ca, ma­la on­da, pe­ro so­lo soy sin­ce­ra. Cuan­do me in­sul­tan ni me doy cuen­ta, por­que an­do en mi mun­do. Al fi­nal hay que te­ner res­pe­to por las per­so­nas, por­que todos va­mos al ba­ño”.

Bo­mo & DAB

Asis­te a cuan­to ta­ller y des­fi­le de mo­das pue­de. Le “en­can­ta” el Bo­mo, Pa­pin­go Ma­min­ga... pe­ro tie­ne sus “pe­ros”. Cree que el Bo­li­via Mo­da so­lo be­ne­fi­cia a Pa­blo Man­zo­ni co­mo em­pre­sa­rio y no al país. Pa­ra ella no es el even­to de mo­da más im­por­tan­te de Bo­li­via, por­que si lo fue­ra el ex­per­to Jo­sé For­te­za o cual­quier otro es­tu­vie­ra sen­ta­do en pri­me­ra fi­la. “Es un ne­go­cio pa­ra el or­ga­ni­za­dor”, así de di­rec­ta va y si­gue: “En el Bo­mo sien­to que las mo­de­los se ven­den. Las Mag­ní­fi­cas son her­mo­sas, pe-

ro es un even­to de mo­da y lo que de­be­ría ven­der­se es mo­da, además hay mu­cha mar­ca ex­tran­je­ra”. No es áci­da con el DAB, el des­fi­le de Juan Car­los Pe­rei­ra y An­drés Jor­dán: “Han da­do pa­sos agi­gan­ta­dos y han lo­gra­do mos­trar la mo­da bo­li­via­na al mun­do. Es un des­fi­le ma­ne­ja­do por di­se­ña­do­res, co­mo Éri­ka Suárez Wei­se. Y cuen­ta con gran­des in­vi­ta­dos, co­mo Jo­sé For­te­za”.

Mo­de­lo & di­se­ña­do­ra

Es mo­de­lo por­que un día su ma­dre la en­ga­ñó y, en vez de lle­var­la a co­mer, la de­jó en una agen­cia de mo­de­la­je. Allí le mos­tra­ron un mun­do que le fas­ci­na has­ta aho­ra y que la lle­vó a con­ver­tir­se en li­cen­cia­da en Di­se­ño y Ges­tión de Mo­da. Pron­to abrió su blog y des­de allí al­za su voz (www.les­weet­mo­nic.com). Tie­ne mu­chos ro­les. “Soy mi­tad si­re­na, mi­tad uni­cor­nio. Pe­ro tam­bién soy una co­ne­ja y mis se­gui­do­res son co­ne­jos”, di­ce. Ella es así. Po­see un buen sen­ti­do del hu­mor. Ha­bla cin­co idio­mas: es­pa­ñol, in­glés, fran­cés, por­tu­gués y “malas pa­la­bras”. Otra vez chis­tea. Es una mu­cha­cha sin pre­jui­cios. Apren­dió a des­pe­jar­los. Y, a pe­sar de que la so­cie­dad mu­chas ve­ces la mar­gi­ne, la aco­se, la in­sul­te y la mi­re ex­tra­ña­men­te, ella cree en los se­res hu­ma­nos. Es bi­se­xual abier­ta­men­te. Sus re­la­cio­nes han si­do lar­gas. Una vez enamo­ró seis años. Aho­ra sa­le con Se­bas­tián Terrazas. Y sue­ña con lle­gar al al­tar. “Por mí me ca­so ma­ña­na, pe­ro no me gus­ta­ría ca­sar­me de blan­co, ni vir­gen soy...”, adu­ce. Y agre­ga: “Mi ves­ti­do se­rá es­can­da­lo­so si me ca­so en Bo­li­via, ten­drá en­ca­jes y trans­pa­ren­cias, pa­ra que se me vea el tra­se­ro”. Pa­ra ella eso, lo del ma­tri­mo­nio, es al­go su­bli­me y ro­mán­ti­co. “Creo en el amor pa­ra siem­pre”, apun­ta. No quie­re em­ba­ra­zar­se. Adop­ta­rá un hi­jo. Pa­ra Va­le­rie no to­das las mu­je­res na­cie­ron pa­ra ser ma­dres y ella no se ima­gi­na con una pan­ci­ta, so­lo con el bebé en bra­zos. Siem­pre lo pen­só así, des­de ni­ña.

Re­li­gión & muer­te

Atea. Cree en sí mis­ma y en la gen­te bue­na. Di­ce que to­das las per­so­nas tie­nen el po­der de ra­zo­nar y de dis­cer­nir en­tre el bien y el mal. ¿Y la muer­te? “Todos los días mo­ri­mos un po­co. Es un pa­so más”, res­pon­de. De ni­ña ya pen­sa­ba que mo­ri­ría jo­ven. No con­su­me be­bi­das al­cohó­li­cas por dos co­sas: la sa­lud y la TV. Ha pro­ba­do to­das las dro­gas y es­tá a fa­vor del uso de la ma­rihua­na por su com­po­nen­te me­di­ci­nal. Re­cuer­da: “De­cían que cuan­do fu­más ves ele­fan­tes ro­sa­dos, pe­ro no es cier­to, es un cuen­to pe­lo­tu­do. To­do lo que ha­cés en la vi­da es pa­ra apren­der, no pa­ra vol­ver a hacerlo”. Ha­bla de sus com­pa­ñe­ros de pan­ta­lla. Car­los Mo­ra­les es co­mo su tío co­ol y Lis­beth Aranda es su ami­guí­si­ma, pe­ro no Ale­xia Dab­doub. Un co­men­ta­rio de es­ta úl­ti­ma no le gus­tó y eso no de­jó que se unie­ran. “So­lo es mi com­pa­ñe­ra, na­da más”, ase­gu­ra. Tie­ne 15 ta­tua­jes. El más gran­de es uno que lle­va en ca­si to­do su cuer­po. Son flo­res de ce­re­zo que le ha­cen re­cuer­do a la pe­lí­cu­la Mu­lán. Una vez su ma­dre, que fa­lle­ció ha­ce cua­tro años, le di­jo: “Las flo­res en el in­vierno flo­re­cen en la ad­ver­si­dad”. Y eso la mar­có pa­ra siem­pre. Pe­ro tie­ne uno prohi­bi­do que no pue­de mos­trar. Es un mo­ñi­to ro­sa­do. ¿Des­nu­dos? So­lo cuan­do al­guien se lo pi­da pa­ra PE­TA, una or­ga­ni­za­ción que de­fien­de los de­re­chos de los ani­ma­les. En ju­nio se lan­za­rá co­mo di­se­ña­do­ra de mo­das. No quie­re de­cir mu­cho. Se­rá al­go ‘usa­ble’. Por el mo­men­to se­gui­rá sal­tan­do co­mo un co­ne­jo en las re­des so­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.