Co­sas de MA­MÁS

Seis mu­je­res se es­tre­nan en la ma­ter­ni­dad y re­ve­lan los cam­bios y las inusua­les sen­sa­cio­nes de su nue­va y caó­ti­ca­men­te her­mo­sa vi­da.

El Deber - Sociales (Bolivia) - - PORTADA - MARCIANA SOLIZ. TEX­TO J. ORE­LLA­NA/FA­CE­BOOK. FOTOS

Sin du­da, la ma­ter­ni­dad es uno de los es­ta­dos más su­bli­mes pa­ras las mu­je­res que tie­nen la di­cha de con­ce­bir un nue­vo ser en su vien­tre. En mu­chas oca­sio­nes es­ta ex­pe­rien­cia vie­ne acom­pa­ña­da de cam­bios fí­si­cos y emo­cio­na­les. Seis mu­je­res, que se es­tre­na­rán en la eta­pa ma­ter­nal, com­par­ten to­dos esos cam­bios inusua­les y emo­cio­nan­tes de la ges­ta­ción.

Án­ge­la Ga­gliar­di, San­dra Fee­ney, Mó­ni­ca Gar­cía, Su­sa­na Cué­llar, Nai­ra Pa­ño­ni y Astrid Suá­rez cuen­tan que es­tán dis­fru­tan­do y vi­vien­do in­ten­sa­men­te su es­ta­do (sus per­fi­les de Fa­ce­book lo com­prue­ban con las ba­rri­gui­tas en to­dos sus án­gu­los), aun­que no to­do es co­lor de ro­sa, pues más de una ha te­ni­do que en­fren­tar las du­ras pri­me­ras se­ma­nas y los ca­rac­te­rís­ti­cos ma­les­ta­res, la al­te­ra­ción del sue­ño, sen­si­bi­li­dad ex­tre­ma y los an­to­jos de al­gún pla­to o bo­ca­di­to ca­si di­fí­cil de en­con­trar y a cual­quier ho­ra. ¡Ma­ri­dos al res­ca­te!

Sin em­bar­go, es­to no pa­re­ce ha­ber­les afec­ta­do en ab­so­lu­to, pues lu­cen más ra­dian­tes y be­llas. A con­ti­nua­ción, sus tier­nas anéc­do­tas ma­ter­na­les.

ÁN­GE­LA GA­GLIAR­DI Siem­pre cui­dó su fi­gu­ra, pe­ro aho­ra las co­sas han cam­bia­do. “Mue­ro por he­la­do, cho­co­la­tes y ga­seo­sas. No pue­do dor­mir sin co­mer to­do es­to”, cuen­ta la mo­de­lo, que es­tá de ocho me­ses. Su be­bé se lla­ma­rá Ca­ta­li­na

SAN­DRA FEE­NEY COSCÍO Tie­ne 36 se­ma­nas de ges­ta­ción de Ju­lia­na. Al ini­cio de su em­ba­ra­zo se an­to­ja­ba de hie­lo por las no­ches y de to­do lo que pro­ven­ga de la he­la­de­ra. Lle­gó a co­mer seis pi­co­lés se­gui­dos.

MÓ­NI­CA GAR­CÍA Cuen­ta que la an­sie­dad la in­va­dió los pri­me­ros me­ses. “Cuan­do me fui a vi­vir a La Paz, me car­co­mían los ner­vios, pen­sa­ba en la al­tu­ra y en to­do”, di­ce. De igual ma­ne­ra, sen­tía náu­seas to­do el tiem­po. Hoy, con ocho me­ses, ya es­tá per­fec­ta.

ASTRID SUÁ­REZ Ha­ce sie­te se­ma­nas des­cu­brió que es­ta­ba em­ba­ra­za­da, mien­tras se en­con­tra­ba de va­ca­cio­nes en Eu­ro­pa.

“Creía que era mi pre­sión, pues no te­nía ma­les­ta­res, so­lo de­seos de dor­mir y dor­mir”, ma­ni­fies­ta.

SU­SA­NA CUÉ­LLAR Tie­ne ocho me­ses de ges­ta­ción y afir­ma que no su­frió por los ma­les­ta­res ni de­seos du­ran­te los pri­me­ros me­ses; sin em­bar­go, la sen­si­bi­li­dad la ata­có des­pia­da­da­men­te. “A ve­ces quie­ro llo­rar y ni yo mis­ma sé por qué mo­ti­vo”, cuen­ta la fu­tu­ra ma­má.

NAI­RA PA­ÑO­NI La es­po­sa del fut­bo­lis­ta Ro­mel Qui­ñó­nez afir­ma que lle­gó a ‘bo­tar’ a su es­po­so de la ca­ma pa­ra que que­pan to­das sus al­moha­das. “Sien­to mu­cho sue­ño de día y so­lo lo­gro des­can­sar cuan­do ten­go to­do el es­pa­cio pa­ra es­ti­rar­me”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.