Ca­ma­leó­ni­ca pri­me­ra no­che del BoMo

El Deber - Sociales (Bolivia) - - PASARELA - Car­los Hu­go Val­dés PU­BLI­CIS­TA DE MO­DAS

Car­la Mo­rón y Ce­ci­lia Sa­na­bria mo­no­po­li­za­ron los aplau­sos”

La tec­no­lo­gía, el ar­te y Qui­to Ve­las­co con­fa­bu­la­ron pa­ra lo­grar un es­ce­na­rio que se de­cons­truía y re­ini­cia­ba ca­ma­leó­ni­ca­men­te al cro­má­ti­co rit­mo de las ver­sá­ti­les co­lec­cio­nes, en las que pre­do­mi­na­ron la fan­ta­sía y el cla­si­cis­mo con un am­plio aba­ni­co de co­lo­res, rei­nan­do los neu­tros, pas­te­les y vi­bran­tes to­nos pop.

Los Hi­jos de Ra­món res­ca­ta­ron la mez­cla de ele­men­tos tra­di­cio­na­les y oc­ci­den­ta­les de la in­du­men­ta­ria de las co­se­cha­do­ras de arroz fi­li­pi­nas pa­ra crear una mujer de apa­rien­cia có­mo­da, li­bre, con un ex­qui­si­to re­fi­na­mien­to na­tu­ral, a tra­vés de to­nos neu­tros con de­li­ca­das y es­ti­li­za­das ra­yas, en tex­tu­ras or­gá­ni­cas.

El má­gi­co Jar­dín de la Abue­la fue re­fle­ja­do a tra­vés de la mi­ra­da nos­tál­gi­ca de Gu­mu­cio, que siem­pre lo­gra cap­tar la esencia ro­mán­ti­ca en su ma­yor ex­pre­sión, sin re­nun­ciar al touch de sen­sua­li­dad; ca­da uno de sus ves­ti­dos era un poe­ma en to­nos sua­ves y de­li­ca­das ro­sas tri­di­men­sio­na­les que enamo­ra­ban a su pa­so.

Clo­set ape­ló al arty im­pres­sion com­bi­na­do au­daz­men­te con la fie­bre noc­tur­na de las len­te­jue­las, en ho­me­na­je a las rei­nas de ayer hoy y siem­pre, ce­rran­do la pa­sa­re­la con las di­vas del mo­de­la­je: Car­la Mo­rón y Ce­ci­lia Sa­na­bria, que mo­no­po­li­za­ron los aplau­sos.

Un ver­da­de­ro ar­coí­ris de emo­cio­nes pro­vo­có las po­li­cro­mías geo­mé­tri­cas en cons­tan­te mo­vi­mien­to y con má­gi­ca ar­mo­nía de las pro­pues­tas de Asar­ti, ins­pi­ra­da en la cul­tu­ra andina chan­cay y el le­ga­do de tex­ti­les asom­bro­sos usa­dos en la co­lec­ción Can­den­te, cu­yas pie­zas po­drían con­si­de­rar­se obras de ar­te ur­bano de­di­ca­das a una mujer que apre­cie los te­ji­dos ar­te­sa­na­les fi­nos, la sen­sa­ción de li­ber­tad y, so­bre to­do, el sen­tir­se úni­ca e irre­pe­ti­ble. ¡Fue su­bli­me!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.