Una rei­na bien PI­RA­TA

De­but. No tie­ne pier­na de pa­lo ni par­che, ni un lo­ro so­bre el hom­bro, pe­ro sí la ga­rra y la am­bi­ción de un pi­ra­ta. Ella es Ma­ría Ale­jan­dra Rocha Eid.

El Deber - Sociales (Bolivia) - - PORTADA - CRIS­TIAN MASSUD. TEX­TO JOR­GE IBÁ­ÑEZ. FO­TOS

Nun­ca pu­do te­ner una co­ro­na en el co­le­gio. Eso a su ma­má no le gus­ta­ba del to­do. Qui­zás era un te­ma pen­dien­te en su vi­da. Aho­ra ya tie­ne 21. Era viernes. Su pa­pá le di­jo: “Hi­ja, la com­par­sa quie­re que seas rei­na”. “Pe­ro no va a que­rer mi ma­dre”, res­pon­dió. “Si ya ha­blé con ella y di­jo que sí”, de­vol­vió Al­ber­to Rocha. Y era cier­to. Así, Ma­ría Ale­jan­dra Rocha Eid se con­ver­tía en la rei­na de la tra­di­cio­nal com­par­sa Pi­ra­tas.

Una pi­ra­ta sin lo­ro

No na­ció en la is­la de los te­so­ros. Iba des­de pe­la­din­ga a los jun­tes de los Pi­ra­tas y ya ellos la co­no­cían. Di­ce que su per­so­na­li­dad tie­ne mu­cho de su ma­má y de su pa­pá. Y su gran te­so­ro no es un co­fre con mo­ne­das de oro, sino su fa­mi­lia y su so­bri­ni­ta Bru­na Landívar, de ape­nas cin­co años. Por ellos atra­ve­sa­ría los ma­res y ma­ta­ría al ca­pi­tán Bar­bos­sa.

Si en la vi­da real tu­vie­ra que vi­vir con un par­che, un lo­ro so­bre el hom­bro y una pa­ta de pa­lo, lo asu­mi­ría. Se­gui­ría sien­do per­se­ve­ran­te, as­tu­ta y am­bi­cio­sa, to­do lo que po­see un pi­ra­ta de ver­dad. “En Pi­ra­tas del Ca­ri­be, Jack Spa­rrow es es­tra­té­gi­co. No ten­go una pa­ta de pa­lo, pe­ro soy muy com­pe­ti­ti­va. Ha­bía tan­tas op­cio­nes, pe­ro los Pi­ra­tas pu­sie­ron los ojos en mí y se los agra­dez­co”, ex­pre­sa.

Eso de ser una pi­ra­ta ma­la y pe­li­gro­sa no iría con ella, pe­ro sí le gus­ta­ría aven­tu­rar­se a al­ta mar, por­que le gus­ta la adre­na­li­na pu­ra. Ya hi­zo sal­to bun­gee y un día se pon­drá un pa­ra­caí­das a la es­pal­da y sal­ta­rá a la na­da. ¡Uy!

Y una ¿pi­ra­ta sen­sual? Tam­po­co. So­lo “ale­gre”. Na­da más. “No ne­ce­si­to ser se­xi pa­ra vol­ver­me atrac­ti­va. Sien­do yo mis­ma he lle­ga­do a cum­plir mis ob­je­ti­vos”, apun­ta. Lo de po­ner­se se­ria, sí, pe­ro de­pen­de pa­ra qué. Cuan­do de­be ha­cer­lo, le gus­ta ra­yar la can­cha con mu­cho res­pe­to.

Una pi­ra­ta lis­ta

Cre­ció en me­dio de la po­pu­la­ri­dad de Na­dia Eid. “Es una mu­jer com­ple­ta. Es si­nó­ni­mo de éxi­to. Es una mues­tra de que no so­lo los hom­bres pue­den lle­gar a ocu­par car­gos im­por­tan­tes. So­mos idén­ti­cas”, in­di­ca. No le in­tere­sa el mo­de­la­je. Se­rá ad­mi­nis­tra­do­ra de em­pre­sas.

Sus 1,56 me­tros no la acom­ple­jan an­te na­da ni na­die. Más bien es una ven­ta­ja an­te las al­tas, cree. En un fu­tu­ro pon­drá una ONG pa­ra ayu­dar a las mu­je­res que ha­yan su­fri­do un ti­po de vio­len­cia o que ten­gan ne­ce­si­da­des. Aho­ra pien­sa so­lo en el Car­na­val.

2. Pre­pa­ra­da. La co­ro­na­rán en el fes­ti­val de la cer­ve­za en 2019. Es bue­na es­tu­dian­te. Tie­ne una be­ca en la UPSA 1

2 1. Ella.Po­só en la ca­so­na del ca­fé Lor­ca. Su pa­pá es el pre­si­den­te de los Pi­ra­tas, que cum­plen 42 años

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.