Guill Maby, en la PLE­NI­TUD

Ma­ter­nal. La ‘em­ba­ja­do­ra de los ba­rrios’ com­par­te sus pri­me­ras ex­pe­rien­cias co­mo ma­má. Re­tor­na­rá a la te­le­vi­sión el 20 de enero

El Deber - Sociales (Bolivia) - - PORTADA - MARCIANA SO­LIZ. TEX­TO REY­NAL­DO SO­LIZ. FO­TOS

Ma­ter­nal. A una se­ma­na de ha­ber da­do a luz a Ro­si­ta, la ‘em­ba­ja­do­ra de los ba­rrios’ ha­bla de sus pri­me­ras ex­pe­rien­cias co­mo ma­má. Re­tor­na­rá a la pan­ta­lla chi­ca el 20 de enero.

Ha pa­sa­do una se­ma­na des­de el na­ci­mien­to de su pe­que­ña, Ro­si­ta, y ella aún no pue­de creer que la es­té car­gan­do en sus bra­zos. Los re­cuer­dos os­cu­ros de tres pér­di­das aún vie­nen a su men­te y la lle­nan de te­mor, pe­ro ca­da ges­to de su pe­que­ña le de­vuel­ve la cal­ma y le di­ce que la fe­li­ci­dad no se irá es­ta vez.

Ya en la tran­qui­li­dad de su ho­gar, Guill Maby Díaz, ‘la em­ba­ja­do­ra de los ba­rrios’, abrió las puer­tas de su co­ra­zón pa­ra con­tar có­mo ha vi­vi­do es­tos sie­te días y ella los re­su­me en una so­la pa­la­bra: ple­ni­tud.

Di­ce que lo pri­me­ro que hi­zo al lle­gar a su ca­sa fue re­cos­tar a Ro­si­ta en su cu­na y po­ner­le la mú­si­ca ins­tru­men­tal que es­cu­cha­ba cuan­do es­ta­ba em­ba­ra­za­da. “En ese mo­men­to me di cuen­ta de que no era un sue­ño, se ha­bía he­cho reali­dad”, di­ce con la voz en­tre­cor­ta­da.

Ca­da mi­nu­to, una nue­va lec­ción

Tie­ne los ner­vios tí­pi­cos de una ma­má pri­me­ri­za. “To­do es nue­vo pa­ra mí. Re­cuer­do que a mis her­ma­nos los cam­bia­ba y los aten­día, pe­ro con ella es al­go tan dis­tin­to, des­de cam­biar­le los pa­ña­les has­ta dar­le de lac­tar”, ex­pre­sa.

Aho­ra es más ágil pa­ra ali­men­tar a su be­bé, aun­que con­fie­sa que las pri­me­ras 24 ho­ras de dar a luz se de­ses­pe­ró por­que no po­día pro­du­cir le­che de­bi­do a las reac­cio­nes de su ci­ru­gía. “No po­día to­mar lí­qui­dos y mi hi­ji­ta se de­ses­pe­ra­ba y yo me sen­tía im­po­ten­te. Fue­ron po­cas ho­ras, pe­ro eter­nas. Hoy to­do es ma­ra­vi­llo­so y es­ta­mos fe­li­ces”, agre­ga.

Has­ta el mo­men­to di­ce que no su­fre por los des­ve­los, pues en­con­tró la fór­mu­la pa­ra que su be­bé pue­da con­ci­liar el sue­ño por las no­ches. “Es muy tran­qui­la. La ba­ña­mos a las 21:00, la arro­po, to­ma su le­che y se duer­me. So­lo des­pier­ta una vez en la ma­dru­ga­da pa­ra ali­men­tar­se y vuel­ve a dor­mir”, y ha­bla en plu­ral pues se di­vi­de ta­reas con En­ri­que Vidal, que re­sul­tó un ex­ce­len­te pa­dre y com­pa­ñe­ro.

No de­ja­rá de tra­ba­jar

Su re­torno a la te­le­vi­sión es­tá pre­vis­to pa­ra el 20 de enero del pró­xi­mo año, pe­ro no es al­go que le qui­te el sue­ño. Ella pre­fie­re dis­fru­tar ca­da se­gun­do jun­to con su pri­mo­gé­ni­ta. Di­ce que no ha pa­sa­do por su men­te aban­do­nar su tra­ba­jo en la Red Uno, don­de for­ma par­te del staff de pe­rio­dis­tas de El Ma­ña­ne­ro.

“La car­ga se arre­gla en el ca­mino. Con la ayu­da de Dios y or­ga­ni­zán­do­me voy a lo­grar cum­plir con res­pon­sa­bi­li­dad am­bas obli­ga­cio­nes”, ex­pre­sa.

Su úni­ca preo­cu­pa­ción es la lac­tan­cia de su be­bé, pe­ro afir­ma que re­cu­rri­rá a to­dos los mé­to­dos que pue­da pa­ra se­guir ali­men­tan­do a Ro­si­ta el má­xi­mo tiem­po po­si­ble. “Sé que no se­rá fá­cil, pe­ro lo voy a asu­mir con va­len­tía, ya que to­do lo que ha­go es por su bie­nes­tar”, adu­ce.

Guill Maby es­tá au­sen­te de las pan­ta­llas des­de ha­ce cin­co me­ses, pues a las 16 se­ma­nas de em­ba­ra­zo tu­vo que ser so­me­ti­da a un a cer­cla­je pa­ra evi­tar la pér­di­da de su be­bé, ya que su­fre de in­com­pe­ten­cia cer­vi­cal.

El cui­da­do de su sa­lud y la de su hi­ja tam­bién han pos­ter­ga­do su tra­ba­jo co­mo voluntaria en ba­rrios ale­ja­dos de la ciu­dad y en ho­ga­res de aco­gi­da, aun­que afir­ma que es­tá tra­ba­jan­do des­de su ca­sa pa­ra con­ti­nuar con las cam­pa­ñas. “Hoy más que nun­ca so­bran mo­ti­vos pa­ra agra­de­cer a Dios por es­ta ben­di­ción y qué me­jor que ha­cer­lo ayu­dan­do al pró­ji­mo”, pun­tua­li­za.

El ma­tri­mo­nio

Aun­que la unión en­tre Guill y En­ri­que se ha for­ta­le­ci­do con la lle­ga­da de su pe­que­ña, la pa­re­ja aún no se pu­so pla­zo pa­ra lle­gar al al­tar.

No he pen­sa­do en aban­do­nar mi tra­ba­jo. Sé que no se­rá fá­cil, pe­ro asu­mi­ré con va­len­tía mis res­pon­sa­bi­li­da­des del tra­ba­jo y de ma­dre”

So­lo cuan­do lle­gué a mi ca­sa y vi a mi hi­ja re­cos­ta­da en su cu­na me di cuen­ta de que no era un sue­ño, que to­do lo que pa­sa­ba era real”

Ten­go mo­ti­vos de so­bra pa­ra agra­de­cer a Dios por es­ta ben­di­ción y qué me­jor for­ma que ha­cer­lo ayu­dan­do al pró­ji­mo”

REY­NAL­DO SO­LIZ

1 1. Uni­dos. Guill Maby Díaz; su pa­re­ja, En­ri­que Vidal; y la pe­que­ña Ro­si­ta

22. Po­san­do. La be­bé y su ma­dre tu­vie­ron su pri­me­ra se­sión de fo­tos con el fo­tó­gra­fo Rey­nal­do So­liz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.