Una corona ÉT­NI­CA

De 16 años. Ca­mi­la Chi­queno es la rei­na del Car­na­val de la Vi­lla Pri­me­ro de Ma­yo. Quie­re mos­trar su cul­tu­ra y cam­biar los con­cep­tos erró­neos de la co­mu­ni­dad ayo­rea.

El Deber - Sociales (Bolivia) - - PORTADA - YANINE PE­ÑA. TEX­TO MAR­CO VE­LAS­CO. FO­TOS

No le­van­ta el ros­tro al sa­lu­dar. So­lo son­ríe y la es­te­la de su ti­mi­dez se sien­te cuan­do es­tre­cha la mano. En­tra al sa­lón de Álex Ro­jas y se sien­ta don­de le or­de­nan. Le la­van el cabello y le em­pie­zan a ar­mar los bu­cles que da­rán for­ma al pei­na­do con el que pro­ta­go­ni­za­rá, por pri­me­ra vez, la por­ta­da de un dia­rio. Ca­mi­la Chi­queno Eta­co­re tie­ne 16 años. Pron­to rei­na­rá en la Vi­lla Pri­me­ro de Ma­yo. Eso, en 2019.

La gen­te sa­be que no es cual­quier so­be­ra­na del Car­na­val. Es la pri­me­ra de la co­mu­ni­dad ayo­rea Jua­na De­güi. Ella es cons­cien­te del pa­pel que le to­ca desem­pe­ñar y quie­re ser una gran re­pre­sen­tan­te. Jue­ga con sus ma­nos, ba­ja la mi­ra­da y es­pe­ra que los ex­per­tos ha­gan su tra­ba­jo. Mien­tras tan­to, con­ver­sa con EL DE­BER so­bre es­ta opor­tu­ni­dad, que es­pe­ra que le abra las puer­tas a otras co­sas más.

Rom­pien­do los es­tig­mas

“Las per­so­nas creen que los ayo­reos so­mos flo­jos y que las mu­je­res so­lo se de­di­can a la pros­ti­tu­ción, pe­ro co­mo en to­da so­cie­dad hay per­so­nas buenas y ma­las”, ex­pre­sa muy des­pa­cio.

“So­mos ex­ce­len­tes ar­te­sa­nas y los hom­bres son bue­nos al­ba­ñi­les y jar­di­ne­ros. Que­re­mos que no nos dis­cri­mi­nen y que nos ayu­den dán­do­nos tra­ba­jo”, di­ce.

Bus­ca rom­per con esos con­cep­tos “erra­dos” y mos­trar que su gen­te es­tu­dia y tra­ba­ja, co­mo ella, que en dos años ter­mi­na­rá el co­le­gio y que sue­ña con ser ma­qui­lla­do­ra. “De­jó los es­tu­dios por­que le fal­ta­ba pla­ta, pe­ro re­to­mó sus cla­ses es­te año”, aco­ta Ju­lia Chi­queno, pri­ma de Ca­mi­la. Ella la acom­pa­ña a las ac­ti­vi­da­des y ha­ce de tra­duc­to­ra, ya que aún la rei­na tie­ne di­fi­cul­ta­des pa­ra ex­pre­sar­se en es­pa­ñol.

Los ru­los es­tán lis­tos y la lle­van a otro pi­so pa­ra ma­qui­llar­la. Se ríe cuan­do ve que su mi­ra­da se pro­fun­di­za y se agran­da con las pes­ta­ñas pos­ti­zas. Se sien­te más lin­da de lo que es ha­bi­tual­men­te.

Un cla­mor de ayu­da

Un epi­so­dio mar­có a la gen­te de su co­mu­ni­dad y se acen­tuó la ne­ce­si­dad de aten­ción de las au­to­ri­da­des. “Ha­ce al­gu­nos años, Re­be­ca, que fue rei­na de una com­par­sa, se me­tió a las dro­gas y no sa­lió. A pe­sar de to­da la ayu­da que le ofre­cie­ron; fa­lle­ció por el vi­cio”, re­la­ta Ca­mi­la. En­ton­ces Ju­lia agre­ga que los jó­ve­nes ayo­reos es­tán muy ex­pues­tos a caer en es­tos ma­los há­bi­tos por la fal­ta de opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les. “Una de nues­tras ba­rre­ras es el idio­ma, ya que na­die lo ha­bla. Pien­san que no sa­be­mos ha­cer na­da y por eso nos discriminan”, di­cen al uní­sono.

La so­ña­da corona

Des­de pe­que­ña, Ca­mi­la se veía co­man­dan­do el Car­na­val. A los seis años fue reini­ta in­fan­til de los Bu­lli­cio­sos y es­te año se lle­vó una gran sor­pre­sa cuan­do es­ta mis­ma com­par­sa le pi­dió que se pos­tu­le pa­ra ser so­be­ra­na de la ciu­da­de­la. “Es un or­gu­llo pa­ra la co­mu­ni­dad”, eso apun­ta Ju­lia, co­mo in­flan­do el pe­cho por ella. Ca­mi­la asien­te y son­ríe de nue­vo en for­ma de agra­de­ci­mien­to.

El sá­ba­do 15 de di­ciem­bre abri­rá el Car­na­val de la Vi­lla. De­trás irán las otras rei­nas de la Fe­de­ra­ción de Com­par­sas Car­na­va­le­ras de las Ciu­da­de­las (Fecc­ci).

La ma­gia se acer­ca. Ca­mi­la se mi­ra en el es­pe­jo y su fe­li­ci­dad se re­fle­ja en él. Las plu­mas po­san so­bre su ca­be­za y el ves­ti­do bri­llan­te de Ro­dol­fo Pinto ci­ñe su figura. El fo­tó­gra­fo Mar­co Ve­las­co en­tra en ac­ción y dis­pa­ra los flas­hes. La tí­mi­da jo­ven que en­tró por la puer­ta del sa­lón des­apa­re­ce y se mues­tra se­gu­ra po­san­do an­te la cá­ma­ra.

El mo­de­la­je, otro sue­ño

Sa­be que no se­rá fá­cil, que le cos­ta­rá es­ca­lar, pe­ro es­tá se­gu­ra de que quie­re abrir­se un cam­po en el mo­de­la­je. No la can­san las lu­ces. Quie­re mos­trar su cul­tu­ra y quie­re ha­cer­lo en su idio­ma. Sue­ña con ese día en que sea ‘nor­mal’ ver in­ser­ta­dos a los ayo­reos en una so­cie­dad, co­mo em­pre­sa­rios o en las pa­sa­re­las del mun­do. Mien­tras pien­sa en eso, si­gue po­san­do.

La gen­te cree que so­mos flo­jos y que las chi­cas se de­di­can a la pros­ti­tu­ción”

Ne­ce­si­ta­mos aten­ción de las au­to­ri­da­des. Nos fal­tan opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jo”

Son­rien­te. Es­tá lis­ta pa­ra rei­nar. Ya tie­ne lu­ga­res pa­ra vi­si­tar an­tes de que lle­gue la lo­cu­ra del Car­na­val

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.