ME­NOS AUSPICIO, ‘RE­CI­CLA­JE’ Y AUS­TE­RI­DAD EN EL CAR­NA­VAL DE ES­TE AÑO

Aus­te­ri­dad. Hay me­nos rei­nas y los com­par­se­ros res­trin­gen sus gas­tos. La crea­ti­vi­dad es la sa­li­da a la si­tua­ción

El Deber - Sociales (Bolivia) - - PORTADA - RO­BIN PE­RE­DO. TEX­TO ÁN­GEL FARELL. FOTOS

“¿Qué ha­ce­mos? te­ne­mos que pa­gar los tra­jes de la rei­na, el ca­rro ale­gó­ri­co, la ban­da y los de­más gas­tos car­na­va­le­ros (...)”, era el te­ma de con­ver­sa­ción de cua­tro in­te­gran­tes de la com­par­sa Ti­lu­chis, en uno de los ta­lle­res don­de se ela­bo­ran tra­jes de fan­ta­sía.

Esa char­la mues­tra en par­te la cri­sis que es­tá gol­pean­do fuer­te al Car­na­val cru­ce­ño. Y ca­si to­do es por la fal­ta de di­ne­ro, pues pa­ra car­na­va­lear se ne­ce­si­ta gas­tar.

Ro­dol­fo Pin­to, con­fec­cio­nis­ta de tra­jes de fan­ta­sía con­fir­ma la an­gus­tia de los com­par­se­ros.

“Vi­vi­mos una cri­sis fuer­te. No hay mu­cha pla­ta pa­ra los tra­jes de las rei­nas y los car­na­va­le­ros. To­dos pi­den des­cuen­tos, pa­gan de a po­co, ‘tar­de, mal y nun­ca’. Pe­ro te­ne­mos que adap­tar­nos, pues esa es nues­tra reali­dad”, di­ce el di­se­ña­dor, que tra­ba­ja jun­to a 30 per­so­nas en su ta­ller.

¿Qué ha­cer fren­te a es­ta si­tua­ción? Pin­to se­ña­la que en épo­ca de cri­sis hay que ser crea­ti­vo, tra­ba­jar con lo que se tie­ne y adap­tar­se a la fal­ta de ma­te­ria­les fi­nos.

“El Car­na­val no per­de­rá su bri­llo y su be­lle­za. Se­gui­re­mos crean­do fan­ta­sías, so­lo que con ma­te­ria­les más eco­nó­mi­cos y tra­jes no tan gi­gan­tes­cos. A ve­ces la cri­sis nos obli­ga a rein­ven­tar­nos y te­ne­mos que en­fren­tar la tur­bu­len­cia”, aña­dió el crea­ti­vo.

Me­nos rei­nas

El di­se­ña­dor Mi­guel Es­ca­lan­te con­tó que es­te año re­ci­bió pe­di­dos de me­nos so­be­ra­nas de com­par­sas, pues, le di­je­ron que los car­na­va­le­ros no pue­den cu­brir to­das sus ale­go­rías.

“No que­da otra co­sa que bus­car ma­te­ria­les más ac­ce­si­bles, y en al­gu­nos ca­sos re­ci­clar, co­mo las plu­mas ya usa­das que se pue­den mez­clar con las nue­vas, pa­ra dar vo­lu­men al tra­je, o re­em­pla­zar los cris­ta­les por pie­dras sin­té­ti­cas”, ex­pli­có.

Una de las agru­pa­cio­nes más gran­des, Ju­ven­tud Car­na­va­le­ra, que reúne a más de 10 com­par­sas, con­fir­mó que no ten­drán so­be­ra­na, pe­ro que es­ta­rán en el cor­so, se­gún Gus­ta­vo Gil.

Tam­bién afec­ta a la pe­lu­que­ría

“An­tes las rei­nas ve­nían al sa­lón pa­ra pei­nar­se, ma­qui­llar­se, ha- cer­se ma­ni­cu­re y pe­di­cu­re pa­ra to­dos sus even­tos. Aho­ra han dis­mi­nui­do las aten­cio­nes, so­lo vie­nen pa­ra las fies­tas gran­des. Y los com­par­se­ros, que son quie­nes pa­gan sus gas­tos, pi­den des­cuen­tos, que se les ha­ce cuan­do se lle­ga a un acuer­do, por­que se las atien­de va­rias ve­ces”, ex­pli­có el estilista Álex Ro­jas.

Fren­te ello de­ci­die­ron ar­mar pa­que­tes de aten­ción, sin ba­jar la ca­li­dad de sus ser­vi­cios, pe­ro sí dis­mi­nu­yen­do sus pre­cios, aña­dió.

Otras vi­sio­nes

Des­de ha­ce una dé­ca­da las com­par­sas fe­me­ni­nas se han con­ver­ti­do en gran­des pro­ta­go­nis­tas del Car­na­val. Al­gu­nas par­ti­ci­pan en las pre­cas y ca­si to­das en el cor­so.

Es­tas agru­pa­cio­nes se que­dan con los prin­ci­pa­les pre­mios que en­tre­ga la ACCC a las com­par­sas por su crea­ti­vi­dad. Pe­ro es­te año,

las fé­mi­nas se ha­rán ex­tra­ñar.

Gi­na So­te­lo, de la agru­pa­ción Ami­gas Car­na­va­le­ras, in­te­gra­da por sie­te com­par­sas, di­jo que es­te año no ten­drán rei­na, pues no pue­den cu­brir los gas­tos. “La cri­sis es­tá fuer­te y de­be­mos re­du­cir nues­tras pre­sen­ta­cio­nes, aun­que nun­ca nues­tra ale­gría”, ma­ni­fes­tó.

Jor­ge Stra­tis, di­rec­tor de la ACCC, es más op­ti­mis­ta. Di­ce que los car­na­va­le­ros se adap­tan a la cri­sis y que es­te año no se­rá la ex­cep­ción. En el cor­so ha­brá 250 com­par­sas, igual que en 2018.

“Las fies­tas ten­drán el mis­mo bri­llo y los tres días de mo­ja­zón se­rán de nue­vo el es­ce­na­rio de con­fra­ter­ni­dad, y así se es­qui­va­rá a la cri­sis”, co­men­tó.

1 1. Co­lo­ri­do. Las plu­mas y la pe­dre­ría suben de pre­cio y en­ca­re­cen los tra­jes de fan­ta­sía

2 2. Ar­te­sa­nos. Los ta­lle­res de los con­fec­cio­nis­tas es­tán lle­nos de gen­te tra­ba­jan­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.