ANI­MA­LIS­TA RA­DI­CAL

De­ter­mi­na­da. Cri­ti­ca a las per­so­nas que ad­quie­ren ani­ma­les y no los cui­dan. Pi­de que to­men con­cien­cia sobre es­tas cria­tu­ras y el apo­yo de más ins­ti­tu­cio­nes y de las au­to­ri­da­des

El Deber - Sociales (Bolivia) - - PORTADA - BEA­TRIZ ARAÚZ. TEX­TO REY­NAL­DO SOLIZ. FOTOS

Ka­ri­na Ni­co­le Jus­ti­niano Chá­vez em­pe­za­rá el cuar­to de se­cun­da­ria del co­le­gio Ma­ris­ta. Quie­re es­tu­diar Ve­te­ri­na­ria y crear con­cien­cia de que si la gen­te ad­quie­re una mas­co­ta es pa­ra cui­dar­la.

Co­mo a to­dos los ni­ños, re­cuer­da que le en­can­ta­ban las mas­co­tas, pe­ro iba más allá de te­ner una pa­ra ju­gar un mo­men­to y lue­go ol­vi­dar­la en el jar­dín -eso es al­go que cri­ti­ca-. Se tra­ta­ba de una sen­si­bi­li­dad es­pe­cial que hoy, al cum­plir 15 años, es­tá se­gu­ra que se­rá lo que mar­ca­rá su vi­da, pues desea de­di­car­se al cui­da­do de ellas.

Ella es Ka­ri­na Ni­co­le Jus­ti­niano Chá­vez, una quin­cea­ñe­ra es­pe­cial, de­ter­mi­na­da y tam­bién no­ble y con vo­ca­ción de servicio.

Ayu­dar al pró­ji­mo y a los ani­ma­les, ac­ti­vi­da­des ca­da vez más di­fí­ci­les en es­tos tiem­pos ver­ti­gi­no­sos, son par­te de la co­ti­dia­ni­dad de Ka­ri­na, que al cul­mi­nar el co­le­gio desea se­guir las ca­rre­ras pro­fe­sio­na­les de Ve­te­ri­na­ria o de Me­di­ci­na.

Du­ra, pe­ro rea­lis­ta

La Ve­te­ri­na­ria es su pri­me­ra al­ter­na­ti­va por­que los ani­ma­les son se­res que ne­ce­si­tan de la ayu­da de las per­so­nas y, la­men­ta­ble­men­te, son aban­do­na­dos y mal­tra­ta­dos. “Son se­res vi­vos que no se sa­ben ex­pre­sar con pa­la­bras, pe­ro que dan mu­cho amor, son ami­gos si­len­cio­sos y ade­más lea­les”, ex­pre­sa.

Le preo­cu­pa ver có­mo pro­li­fe­ran los ani­ma­les ca­lle­je­ros y en la mis­ma mag­ni­tud có­mo al­gu­nas per­so­nas se lle­nan de mas­co­tas y las des­cui­dan o se de­di­can a co­mer­cia­li­zar­las.

“Se­ría bueno que las per­so­nas to­men con­cien­cia de que si no los van a cui­dar, es me­jor que no los ten­gan”, opi­na.

In­di­ca que se ne­ce­si­tan más per­so­nas e ins­ti­tu­cio­nes que los cui­den, ade­más del apo­yo de las au­to­ri­da­des, pues la ma­yo­ría de los cen­tros de rescate que exis­ten en la ciu­dad son ini­cia­ti­vas de par­ti­cu­la­res que los man­tie­nen a pu­ro pul­món.

La jo­ven­ci­ta, en la in­ti­mi­dad

Tam­bién ama la mú­si­ca y tie­ne ap­ti­tu­des pa­ra ella; in­te­gra el co­ro del co­le­gio Ma­ris­ta, don­de cur­sa el cuar­to de se­cun­da­ria.

Pe­ro cuan­do se tra­ta de es­cu­char­la pre­fie­re la mú­si­ca mo­vi­da, co­mo el ar­gen­tino Pau­lo Lon­dra y su hip-hop y trap.

Ama via­jar des­cu­brir nue­vas cul­tu­ras, tie­ne bue­nos re­cuer­dos de cuan­do es­tu­vo en ciu­da­des de Pe­rú, Mé­xi­co y Co­lom­bia, ca­da una con su ma­gia que enamo­ra. Quie­re via­jar más y te­ner mi­les de anéc­do­tas, pe­ro tam­bién pa­ra es­tu­diar, apren­der y vol­ver a su país a po­ner en prác­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.