Hoy, so­lo lo­co

El Deber - - OPINIÓN - AL­FON­SO CORTEZ * Des­de mi bar­be­cho

“Re­vo­lu­cio­na­rio, lo­co y li­bre” fue el en­ca­be­za­do que ele­gí pa­ra des­cri­bir al per­so­na­je que, a fi­na­les de 1993, me con­ce­dió una lar­ga en­tre­vis­ta co­mo can­di­da­to de un mu­ni­ci­pio que lla­ma­ré Su­cu­pi­ra. Ha pa­sa­do más de un vein­te­na de años y mu­cho se ha es­cri­to y di­cho so­bre él. Sin du­da, fue un per­so­na­je des­bor­dan­te, a ve­ces ex­ce­si­vo y que nun­ca tu­vo mie­do al ri­dícu­lo, e hi­zo de sus ex­cen­tri­ci­da­des su se­llo per­so­nal.

Su in­dis­cu­ti­ble ca­ris­ma le per­mi­tía al­can­zar co­tas in­creí­bles de po­pu­la­ri­dad que le con­ce­dían cier­tas li­cen­cias y trans­gre­sio­nes en su com­por­ta­mien­to, sin al­te­rar su ma­yo­ri­ta­rio apo­yo en las ur­nas. Ade­más, su ges­tión de go­bierno era com­ba­ti­va, arro­lla­do­ra, efi­cien­te, op­ti­mis­ta y vi­sio­na­ria. No pue­do pre­ci­sar en qué mo­men­to ese par­ti­cu­lar es­ti­lo fue per­dien­do su gra­cia y de ‘lo­co be­llo’ pa­só a ser un per­so­na­je ca­ri­ca­tu­res­co y, en al­gu­nos pa­sa­jes, has­ta gro­tes­co. Es di­fí­cil vol­ver a ver­lo en per­so­na. Siem­pre es­tá ro­dea­do de un sé­qui­to de guar­dias per­so­na­les, en­tor­nos cor­te­sa­nos y un nu­tri- do cor­te­jo de ti­ra­sa­cos que lo tie­nen ais­la­do y cap­tu­ra­do. He leí­do y acom­pa­ña­do sus po­lé­mi­cas de­cla­ra­cio­nes, sus agre­sio­nes ver­ba­les, sus in­ne­ga­bles aco­sos se­xua­les se­gui­dos de dis­cul­pas pú­bli­cas, su con­fu­sión men­tal al ha­cer uso de la pa­la­bra, su evi­den­te de­te­rio­ro in­te­lec­tual y su des­orien­ta­ción y dis­tur­bios con el len­gua­je.

He in­ves­ti­ga­do que el me­nos­ca­bo pro­gre­si­vo de las fun­cio­nes cog­ni­ti­vas vie­ne da­do por el en­ve­je­ci­mien­to de las cé­lu­las ce­re­bra­les que pro­vo­ca con­fu­sio­nes men­ta­les, di­fi­cul­ta­des en la to­ma de de­ci­sio­nes y en la co­mu­ni­ca­ción, con­duc­tas agre­si­vas, des­in­hi­bi­ción ex­tre­ma, al­te­ra­cio­nes im­pre­vi­si­bles del es­ta­do de áni­mo y tras­tor­nos del com­por­ta­mien­to ali­men­ta­rio y se­xual. Es de­cir, to­dos y ca­da uno de los sín­to­mas del sín­dro­me en el que la per­so­na pier­de mu­chas de sus ca­pa­ci­da­des sí­qui­cas, es­pe­cial­men­te las cog­ni­ti­vas, y su­fre tam­bién de cam­bios en la con­duc­ta. Si lo que pa­de­ce no es de­men­cia se­nil, se le pa­re­ce mu­cho. Me­nos mal que Su­cu­pi­ra no exis­te y to­do es­te re­la­to es pro­duc­to de mi ima­gi­na­ción, ex­cep­to la en­tre­vis­ta del 93

El me­nos­ca­bo de las fun­cio­nes cog­ni­ti­vas vie­ne da­do por el en­ve­je­ci­mien­to de las cé­lu­las ce­re­bra­les

* Co­mu­ni­ca­dor so­cial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.