Flo­res pa­ra la vi­da

El Deber - - OPINIÓN - AL­FON­SO COR­TEZ* Des­de mi bar­be­cho En el Fa­ce­book

Las flo­res y su be­lle­za tie­nen di­fe­ren­tes sig­ni­fi­ca­dos en las di­ver­sas cul­tu­ras y so­cie­da­des del pla­ne­ta. En to­das ellas, siem­pre es­tán pre­sen­tes pa­ra los mo­men­tos más sig­ni­fi­ca­ti­vos. Con flo­res se re­ci­be a un re­cién na­ci­do, con ro­sas se con­quis­ta a una pa­re­ja, pé­ta­los blan­cos en­ga­la­nan el al­tar de un ma­tri­mo­nio, un ra­mo acom­pa­ña a la no­via en la mar­cha nup­cial y tam­bién con flo­res se des­pi­de o re­cuer­da a quien ya ha fa­lle­ci­do.

En ca­si to­das las re­li­gio­nes, des­de Ba­bi­lo­nia has­ta Egip­to, la Amé­ri­ca mo­re­na o la In­dia, se ha adop­ta­do el uso de flo­res en los ri­tua­les mor­tuo­rios. Se su­po­ne que en sus orí­ge­nes ser­vían pa­ra en­mas­ca­rar el olor de la des­com­po­si­ción del cuer­po de los muertos ve­la­dos por mu­chos días. La aro­ma­ti­za­ción del am­bien­te ya no ha­ce fal­ta con las avan­za­das téc­ni­cas de em­bal­sa­ma­mien­to, pe­ro la cos­tum­bre de lle­var flo­res pa­ra hon­rar a los muertos per­du­ra has­ta nues­tros días.

En es­te pro­fun­do mes­ti­za­je bo­li­viano, la fies­ta de los muertos de las co­mu­ni­da­des ori­gi­na­rias se fu­sio­nó con la fies­ta de To­dos San­tos de los con­quis­ta­do­res.

Ade­más de flo­res, los ce­men­te­rios se lle­nan de ve­las, ador­nos y, en al­gu­nas re­gio­nes del país, has­ta ex­qui­si­te­ces cu­li­na­rias que con­me­mo­ran, aga­sa­jan y re­cuer­dan a sus di­fun­tos.

Soy muy res­pe­tuo­so de las cos­tum­bres, tra­di­cio­nes y ac­tos de fe de las per­so­nas.

Al­gu­na vez tam­bién yo he vi­si­ta­do las tum­bas de mis se­res que­ri­dos en los ce­men­te­rios. Es­tar cer­ca de los res­tos de quie­nes se fue­ron ayu­da al do­lo­ro­so pro­ce­so de due­lo.

Sin em­bar­go, des­de ha­ce al­gu­nos años atrás -con éxi­tos y fra­ca­sos-, he de­ci­di­do fes­te­jar a las al­mas cu­yos cuer­pos veo en mo­vi­mien­to a mi

al­re­de­dor.

Abra­zos, ca­ri­ños, mi­mos, pal­ma­di­tas, solidarida­d, alien­to, com­pren­sión, bue­na char­la, es­cu­cha ac­ti­va, car­tas, men­sa­jes y otros ges­tos de amor son las flo­res que qui­sie­ra re­ga­lar a quie­nes to­da­vía es­tán aquí. Es­te es un re­to dia­rio y ca­da ama­ne­cer se con­vier­te en una nue­va opor­tu­ni­dad pa­ra hon­rar la vi­da

* Co­mu­ni­ca­dor so­cial No hay jus­ti­cia, eso es­tá cla­ro, pues hay gen­te que sin ser pro­ba­da su cul­pa­bi­li­dad es­tá tras las re­jas. Aho­ra, quién es Do­ria Me­di­na pa­ra te­ner pri­vi­le­gios; él tie­ne o ten­drá vee­do­res in­ter­na­cio­na­les y el res­to de la po­bla­ción bo­li­via­na que pi­de a gri­tos jus­ti­cia no cuen­ta con los re­cur­sos eco­nó­mi­cos co­mo él. Fe­li­pe Vidal Hua­ra­chi

Se su­po­ne que, en sus orí­ge­nes, ser­vían pa­ra en­mas­ca­rar el olor de la des­com­po­si­ción

El ciu­da­dano pi­de más in­for­ma­ción a la Al­cal­día

Una ve­ci­na se co­mu­ni­có con es­te me­dio so­bre su mo­les­tia por­que la Al­cal­día no da mu­cha in­for­ma­ción o no la sa­be di­fun­dir muy bien a cer­ca de con quién hay que di­ri­gir­se en ca­so de des­per­fec­tos de los se­má­fo­ros cuan­do llue­ve o en cual­quier otro im­pre­vis­to.

Lí­neas gra­tui­tas pa­ra te­ner con­tac­to di­rec­to

Des­de el mu­ni­ci­pio nos in­di­ca­ron que al­gu­nos se­má­fo­ros cuen­tan con el nú­me­ro con el que se pue­de co­mu­ni­car en ca­so de des­per­fec­tos y que ca­da vez ha­ce cam­pa­ñas pa­ra in­for­mar so­bre el mis­mo, el cual no tie­ne cos­to al­guno y fun­cio­na las 24 ho­ras del día: 800-10-3344.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.