In­clu­sión es la res­pues­ta

El Deber - - OPINIÓN - AL­FON­SO COR­TEZ * Des­de mi bar­be­cho * Co­mu­ni­ca­dor so­cial

Em­ma­nuel Bis­hop ( 19) es pro­ta­go­nis­ta de una his­to­ria de su­pera­ción sor­pren­den­te. Es­te jo­ven es­ta­dou­ni­den­se apren­dió a leer a los dos años, a los seis apren­dió a to­car el vio­lín, fue me­da­llis­ta en olim­pia­das de golf y na­ta­ción, ha­bla en cua­tro idio­mas y hoy es un vir­tuo­so mú­si­co que di­ri­ge or­ques­tas sin­fó­ni­cas por to­do el mun­do, ven­cien­do los pre­jui­cios im­pues­tos a quie­nes se les ha diag­nos­ti­ca­do el sín­dro­me de Down.

Es­te sín­dro­me es un tras­torno ge­né­ti­co cau­sa­do por la pre­sen­cia de una co­pia ex­tra del cro­mo­so­ma 21, en vez de los dos ha­bi­tua­les. Es una con­di­ción ge­né­ti­ca ob­te­ni­da an­tes de na­cer y que se pre­sen­ta de for­ma na­tu­ral en uno de ca­da 800 na­ci­mien­tos. Las per­so­nas con es­te sín­dro­me tie­nen una pro­ba­bi­li­dad su­pe­rior a la de la po­bla­ción ge­ne­ral de pa­de­cer al­gu­nas en­fer­me­da­des, es­pe­cial­men­te de co­ra­zón, sis­te­ma di­ges­ti­vo o en­dó­crino. La ato­nía mus­cu­lar les di­fi­cul­ta el apren­di­za­je mo­triz y pue­den ex­pe­ri­men­tar di­ver­sos gra­dos de di­fi­cul­tad en sus ha­bi­li­da­des co­mu­ni­ca­cio­na­les y cog­ni­ti­vas.

Em­ma­nuel es una fuen­te de ins­pi­ra­ción pa­ra de­mos­trar que la in­clu­sión pro­du­ce re­sul­ta­dos asom­bro­sos. Es ne­ce­sa­rio cons­truir una so­cie­dad in­clu­si­va en la que se va­lo­re la di­ver­si­dad hu­ma­na y se for­ta­lez­ca la acep­ta­ción de las di­fe­ren­cias in­di­vi­dua­les. Una so­cie­dad don­de ca­da uno es res­pon­sa­ble por la ca­li­dad de vi­da del otro, aun cuan­do ese otro es dis­tin­to.

Co­mo ca­si to­do, la in­clu­sión co­mien­za en la fa­mi­lia. En es­te nú­cleo so­cial la per­so­na de­be sen­tir­se acep­ta­da, con­te­ni­da y va­lo­ra­da. Es el pri­mer es­pa­cio de in­ter­ac­ción so­cial pa­ra cons­truir una vi­da au­tó­no­ma, in­de­pen­dien­te y au­to­su­fi­cien­te. Des­pués vie­ne la in­clu­sión es­co­lar, que su­po­ne una es­cue­la es­truc­tu­ra­da so­bre la ba­se de la di­ver­si­dad; pen­sa­da y or­ga­ni­za­da en fun­ción de las di­fe­ren­cias en­tre sus alum­nos.

Lue­go es­tá la in­clu­sión la­bo­ral, cla­ve pa­ra con­se­guir in­de­pen- den­cia fi­nan­cie­ra y sa­tis­fac­cio­nes en lo emo­cio­nal y ma­te­rial. Fi­nal­men­te, la in­clu­sión so­cial: la com­pren­sión, em­pa­tía e in­ter­ac­ti­vi­dad son im­pres­cin­di­bles pa­ra cual­quier per­so­na y, en es­pe­cial, pa­ra quie­nes ha­cen las co­sas de una ma­ne­ra dis­tin­ta y a rit­mos de­sigua­les. Es­to es vá­li­do pa­ra quie­nes tie­nen sín­dro­me de Down o cual­quier otra ca­rac­te­rís­ti­ca que los ha­ce ‘dis­tin­tos’.

Sue­ño, co­mo lo ha­cen to­dos los pa­dres de es­tos ni­ños, que po­da­mos te­ner mu­chos Em­ma­nue­les. Que la in­clu­sión, en to­dos los ám­bi­tos, sea la fór­mu­la pa­ra una me­jor ca­li­dad de vi­da de nues­tros Em­ma­nue­les. Que lo que nos dis­tin­ga sea lo que nos ha­ce ser úni­cos. Que, co­mo so­cie­dad, se­pa­mos acep­tar y ce­le­brar nues­tras di­fe­ren­cias

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.