ME­GA­OPE­RA­TI­VO ACA­BA CON DE­TE­NI­DOS Y UN HE­RI­DO

Un po­li­cía re­sul­tó he­ri­do de ba­la en un ope­ra­ti­vo en el que de­tu­vie­ron a dos su­pues­tos ven­de­do­res de ar­mas.

El Deber - - Portada - C. Pe­ña y Lillo / G. Aran­ci­bia se­gu­ri­dad@el­de­ber.com.bo

Po­co des­pués de las 10:00 de ayer, en la zo­na del zoo­ló­gi­co, el es­truen­do de dis­pa­ro, un agen­te en­san­gren­ta­do ti­ra­do en la ave­ni­da y una per­se­cu­ción po­li­cial que ter­mi­nó con la de­ten­ción de dos bra­si­le­ños pu­sie­ron en aler­ta a la po­bla­ción, que es­pe­cu­ló a tra­vés de las re­des so­cia­les con ba­la­ce­ras, to­ma de rehe­nes y has­ta con un atra­co a una en­ti­dad fi­nan­cie­ra.

Al fi­nal de la ma­ña­na, el in­for­me ofi­cial del Co­man­do De­par­ta­men­tal de la Po­li­cía in­di­ca­ba que un po­li­cía, miem­bro de In­te­li­gen­cia, re­sul­tó he­ri­do por un im­pac­to de ar­ma de fue­go cuan­do es­ta­ba eje­cu­tan­do una ope­ra­ción en­cu­bier­ta, que te­nía co­mo fi­na­li­dad de­te­ner a dos su­je­tos que es­ta­ban sien­do se­gui­dos tiem­po atrás por ofre­cer ar­mas de fue­go de for­ma ile­gal.

Pe­ro la ac­ción se com­pli­có y uno de los ne­go­cian­tes, al dar­se cuen­ta de que su com­pra­dor era un po­li­cía y que ha­bían caí­do en una ce­la­da, ha­ce uso de una de las dos ar­mas de fue­go que pen­sa­ba ven­der y lue­go es­ca­pa, jun­to con su cóm­pli­ce, pa­ra es­con­der­se en la vi­vien­da que ha­bían al­qui­la­do ha­ce seis me­ses y que es­ta­ba a po­cos me­tros del lu­gar don­de ocu­rrió el he­cho de san­gre.

Es­ta es la ver­sión da­da por el je­fe po­li­cial cru­ce­ño, Al­fon­so Si­les, apo­ya­do en los in­for­mes ver­ba­les que ha re­ci­bi­do de los agen­tes que in­ter­vi­nie­ron en la ope­ra­ción. Es­ta ver­sión coin­ci­den con los tes­ti­mo­nios de per­so­nas que es­cu­cha­ron el dis­pa­ro que de­jó he­ri­do al po­li­cía, lo sque tam­bién vie­ron a los de­te­ni­dos su­bir­se al vehícu­lo don­de fue ata­ca­do el agen­te (un au­to To­yo­ta Co­ro­lla de­por­ti­vo, co­lor plo­mo, con pla­ca de con­trol 4566-PFE). Tes­ti­gos que ayu­da­ron a pe­dir au­xi­lio pa­ra que el uni­for­ma­do sea so­co­rri­do has­ta un cen­tro mé­di­co. Se­gún ellos el epi­so­dio con­clu­yó pa­sa­das las 14:00.

Sin em­bar­go, ho­ras des­pués sur­gie­ron al­gu­nos au­dios am­pli­fi­ca­dos a tra­vés de las re­des so­cia­les don­de la voz de una mu­jer y de un hom­bre con­ta­ron una ver­sión dis­tin­ta a la ofi­cial so­bre el he­cho. Una pri­me­ra se­ña­la que los dos de­te­ni­dos, de na­cio­na­li­dad bra­si­le­ña, se­rían per­so­nas pres­ta­mis­tas de di­ne­ro que cuan­do es­ta­ban co­brán­do­le el in­te­rés del día a un me­cá­ni­co que tie­ne su ta­ller en el in­gre­so del zoo­ló­gi­co, se acer­ca­ron dos po­li­cías ves­ti­dos de ci­vil y uno de ellos in­ten­tó qui­tar­le el bol­so don­de lle­va­ba su di­ne­ro. Es­to ha­bría pro­vo­ca­do que el ex­tran­je­ro

ha­ga uso de su ar­ma de fue­go y le dis­pa­re al agen­te, pa­ra lue­go es­con­der­se en un ne­go­cio cer­cano.

El se­gun­do au­dio tam­bién iden­ti­fi­ca a los ex­tran­je­ros co­mo pres­ta­mis­tas de di­ne­ro, pe­ro ase­ve­ra que fue­ron tres los agen­tes de ci­vil que qui­sie­ron ex­tor­sio­nar­lo y al no con­se­guir su ob­je­ti­vo, en me­dio de la gresca, le dis­pa­ró al uni­for­ma­do pa­ra lue­go es­con­der­se por el lu­gar.

Si­les, en­te­ra­do de es­tos au­dios, ne­gó que las con­je­tu­ras que ha­ce la gen­te sean cier­tas y pi­dió un po­co de tiem­po pa­ra dar un in­for­me de­ta­lla­do, ya que se con­ti­núan rea­li­zan­do pe­ri­cias in­ves­ti­ga­ti­vas pa­ra co­no­cer los an­te­ce­den­tes de los dos ex­tran­je­ros de­te­ni­dos.

Mo­vi­li­za­ción po­li­cial

Lo que su­ce­dió en in­me­dia­cio­nes del zoo­ló­gi­co mo­vi­li­zó a va­rias uni­da­des po­li­cia­les que lle­ga­ron has­ta el lu­gar. Los pri­me­ros en in­ter­ve­nir fue­ron los miem­bros del equi­po de In­te­li­gen­cia y lue­go re­ci­bie­ron el apo­yo de uni­da­des es­pe­cia­les, co­mo la gen­te del De­par­ta­men­to de Aná­li­sis Cri­mi­nal e In­te­li­gen­cia (DACI) y los miem­bros de los Delta, que fuer­te­men­te ar­ma­dos se pa­ra­pe­ta­ron afue­ra de una vi­vien­da so­bre el ter­cer ani­llo.

Los dos bra­si­le­ños que re­sul­ta­ron de­te­ni­dos en el ope­ra­ti­vo son Ra­fael Eduardo Gó­mez de Almeida y An­der­son Thiago Pa­ra­na. Es­te úl­ti­mo es el sin­di­ca­do de ha­ber dis­pa­ra­do en con­tra de Rudy Za­pa­ta Pa­chu­ri, el po­li­cía que tie­ne una he­ri­da por pro­yec­til de ar­ma de fue­go, con ori­fi­cio de in­gre­so a la al­tu­ra del glú­teo de­re­cho y una le­sión de sa­li­da de ba­la en el mus­lo de la pier­na iz­quier­da.

Has­ta el cie­rre de es­ta edi­ción no se ha­bía co­no­ci­do más de­ta­lles so­bre lo su­ce­di­do, aun­que el co- man­dan­te de­par­ta­men­tal, Al­fon­so Si­les, des­car­tó de que los dos de­te­ni­dos fue­ran par­te de al­gu­na or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal de­di­ca­da al trá­fi­co de ar­mas.

“No quie­ro ha­blar to­da­vía de un po­si­ble trá­fi­co de ar­mas, de­je­mos que las pes­qui­sas re­suel­van eso”, ex­pli­có Si­les des­de la puer­ta de la clí­ni­ca Ka­mi­ya, don­de fue so­co­rri­do el po­li­cía he­ri­do,

Pri­me­ro que­re­mos ver el ori­gen de las ar­mas de es­tos su­je­tos a quie­nes se la com­pra­ron y sa­ber a qué se de­di­can. La in­for­ma­ción que se co­lec­te se­rá pa­sa­da a la Po­li­cía Fe­de­ral de Bra­sil, que coad­yu­va­rá con los in­for­mes que ten­gan so­bre es­tos ex­tran­je­ros en su país de ori­gen.

FUAD LANDÍVAR

FO­TOS: FUAD LANDIVAR

MO­VI­MIEN­TO PO­LI­CIAL TRAS LA AC­TI­VA­CIÓN DEL PLAN Z, AGEN­TES DE DI­VER­SAS UNI­DA­DES LLE­GA­RON AL SI­TIO Es­te fue el se­gun­do ex­tran­je­ro de­te­ni­do. Se­ría quien dis­pa­ró con­tra el po­li­cía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.