Ni­ño se que­ma el 50% del cuer­po al vol­car­se una olla de agua hir­vien­do

Su es­ta­do es de­li­ca­do, pues su­frió la­ce­ra­cio­nes pro­fun­das so­bre to­do en la es­pal­da y sus pa­dres pi­den ayu­da pa­ra cu­brir gas­tos que no abar­ca el se­gu­ro de sa­lud. Ex­per­to da con­se­jos pa­ra evi­tar des­gra­cias

El Deber - - Sociedad - Berthy Va­ca Jus­ti­niano berthy.va­ca@el­de­ber.com.bo

Los ge­me­los Gus­ta­vo Adol­fo y Juan Ni­co­lás, de dos años de edad, es­ta­ban ju­gan­do en su ca­sa mien­tras sus pa­dres ha­cían sus queha­ce­res. En un mo­men­to da­do am­bos se acer­ca­ron a la co­ci­na y Gus­ta­vo ja­ló la puer­ta del horno e hi­zo que una olla con agua hir­vien­do ca­ye­ra so­bre él, cau­sán­do­le gra­ves que­ma­du­ras en la ca­ra, la es­pal­da y los bra­zos.

Un po­co del agua hir­vien­do sal­pi­có a las pier­nas de Juan Ni­co­lás. An­te los gri­tos de los pe­que­ños, la ma­dre, María del Pi­lar Sau­ce­do, au­xi­lió a sus hi­jos, so­bre to­do al más afec­ta­do, que era Gus­ta­vo. Pe­se al an­gus­tian­te mo­men­to la mu­jer ac­tuó efi­caz­men­te, pues ali­vió el do­lor del ni­ño, pri­me­ro re­ti­rán­do­le la ro­pa y lue­go, ver­tien­do agua so­bre el am­po­lla­do cuer­pi­to pa­ra des­pués lle­var a los dos al hos­pi­tal de Ni­ños Ma­rio Or­tiz.

To­do su­ce­dió el 12 de oc­tu­bre en un do­mi­ci­lio ubi­ca­do en el se­gun­do ani­llo, en­tre las ave­ni­das Be­ni y Ale­ma­nia. Des­de esa fe­cha, Gus­ta­vo es­tu­vo 10 días en la Uni­dad de Te­ra­pia In­ten­si­va y aho­ra se en­cuen­tra ais­la­do en una sa­la de te­ra­pia in­ter­me­dia, don­de a dia­rio le ha­cen cu­ra­cio­nes pa­ra pro­te­ger­lo de las in­fec­cio­nes, es­pe­cial­men­te en la es­pal­da, re­gión en la que el agua ca­lien­te pe­ne­tró de for­ma pro­fun­da.

Su her­mano Juan Ni­co­lás re­ci­bió tra­ta­mien­to por las que­ma­du­ras de me­nor gra­ve­dad en la re­gión del pie iz­quier­do y a los cua­tro días fue da­do de al­ta, pe­ro vi­si­ta to­dos los días a su ge­me­lo, cu­yo víncu­lo fra­ter­nal es fuer­te, afir­ma la ma­dre.

Tra­ta­mien­to lar­go

Las la­ce­ra­cio­nes del pe­que­ño pa­cien­te abar­can el 50% del cuer­po. Es­tán ci­ca­tri­zan­do en la ca­ra y en los bra­zos, pe­ro las le­sio­nes por la que­ma­du­ra de ter­cer gra­do per­sis­ten en la es­pal­da, por lo que se pro­nos­ti­ca que su pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción se­rá lar­go.

“La ver­dad que el tra­ta­mien­to que le es­tán ha­cien­do es muy bueno, pe­ro me han di­cho que se­rá lar­go. Con fe es­pe­ro que se re­cu­pe­re. Ne­ce­si­to la co­la­bo­ra- ción del pue­blo cru­ce­ño que es muy so­li­da­rio, por­que él re­quie­re de san­gre 0RH+ y di­ne­ro pa­ra los re­me­dios. Nues­tros aho­rri­tos se han ido en pa­gos de la­bo­ra­to­rios, cre­mas y otras co­sas, por­que el se­gu­ro in­fan­til cu­bre, pe­ro no to­do”, ma­ni­fes­tó María del Pi­lar, que jun­to con su es­po­so rea­li­zan trá­mi­tes en la ren­ta pa­ra ga­nar­se la vi­da, pe­ro aho­ra ella ha de­ja­do di­cho ofi­cio pa­ra de­di­car­se por com­ple­to al cui­da­do de su hi­jo.

La gen­te dis­pues­ta a ayu­dar pue­de lla­mar a los te­lé­fo­nos 75740160 o 760-90593.

Iván Echa­lar, ex­per­to en pri­me­ros au­xi­lios de la Cruz Ro­ja, ex­pli­có que en es­te ti­po de que­ma­du­ras se de­be ac­tuar con se­re­ni­dad pa­ra ayu­dar a la víc­ti­ma, a quien se le de­be cal­mar el do­lor ro­cián­do­le agua na­tu­ral des­de arri­ba de la que­ma­du­ra ha­cia aba­jo, pues el agua ac­túa co­mo anal­gé­si­co y evi­ta que la la­ce­ra­ción se pro­fun­di­ce.

Lue­go, se de­be hu­me­de­cer un tra­po y cu­brir con el mis­mo al que­ma­do pa­ra evi­tar in­fec­cio­nes e in­me­dia­ta­men­te lle­var­lo a un cen­tro asis­ten­cial. En el ca­so de los ni­ños, no les de­be su­mi­nis­trar en la ca­sa nin­gún me­di­ca­men­to, ni si­quie­ra agua, de­bi­do a que por la fa­ti­ga pue­den bron­coas­pi­rar, lo que pue­de pre­ci­pi­tar pa­ro car­dio­rres­pi­ra­to­rio o la muer­te.

En el mo­men­to de trans­por­tar al pa­cien­te al hos­pi­tal es vi­tal lle­var­lo de un cos­ta­do, pues si va bo­ca aba­jo pue­de di­fi­cul­tar la res­pi­ra­ción, di­jo Echa­lar.

HER­NÁN VIRGO

TRA­TA­MIEN­TO MÉ­DI­CO EL ME­NOR AFEC­TA­DO RE­CI­BE ATEN­CIÓN EN EL HOS­PI­TAL DE NI­ÑOS MA­RIO OR­TIZ María del Pi­lar se ha ‘tras­la­da­do’ al hos­pi­tal de ni­ños pa­ra es­tar al la­do de su ge­me­lo Gus­ta­vo Adol­fo

Gus­ta­vo es­tá en el pa­be­llón de que­ma­dos del hos­pi­tal de ni­ños M. Or­tiz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.