Ri­car­do Montaner re­ga­ló una noche pa­ra vol­ver­se a enamo­rar

Y fue­ron al­gu­nas de las can­cio­nes que enamo­ra­ron a más de 8.000 per­so­nas

El Deber - - Escenas & Cultura - Ali­cia Bress Pe­rro­gón abress@el­de­ber.com.bo

El re­loj mar­ca­ba las 22:33 cuan­do se en­cen­die­ron las lu­ces y se es­cu­chó la me­lo­día de Co­ra­zón frac­tu­ra­do. Las más de 8.000 al­mas que es­pe­ra­ron du­ran­te nue­ve años re­ci­bie­ron al ba­la­dis­ta Ri­car­do Montaner de pie, con gri­tos, aplau­sos y glo­bos. Si­guió con Se­rá y an­tes de fi­na­li­zar la can­ción sa­lu­dó: “Bue­nas no­ches San­ta Cruz de mi vi­da”.

En el es­ta­dio de Real San­ta Cruz, que tu­vo un lleno ca­si to­tal, tan­to en los sec­to­res de gra­de­rías co­mo en los de la can­cha, el ar­gen­tino-ve­ne­zo­lano hi­zo sus­pi­rar a sus fans, que lo acom­pa­ña­ron co­rean­do la ma­yo­ría de sus can­cio­nes ro­mán­ti­cas y tam­bién bai­la­ron con Va­mos pa’ la con­ga y Ca­chi­ta.

El ar­tis­ta, de 61 años y que lle­va más de 30 años so­bre los es­ce­na­rios, no pa­ró de can­tar du­ran­te ca­si dos ho­ras. Ape­nas se de­tu­vo unos mi­nu­tos pa­ra cam­biar­se de ves­tua­rio y es­tar más có­mo­do. En­tre can­ción y can­ción se lim­pia­ba el su­dor, to­ma­ba unos sor­bos de agua y con­ti­nua­ba.

El amor en­tre el pú­bli­co

La sor­pre­sa de la noche la dio cuan­do qui­so ha­cer de Cu­pi­do. “Es­ta can­ción me gus­ta mu­cho, pe­ro an­tes quie­ro pre­gun­tar, ¿hay al­gún sol­te­ro y sin com­pro­mi­so acá?”. Va­ne­sa Jor­dán se pa­ró de fren­te al es­ce­na­rio y lue­go lo hi­zo Mar­ce­lo Ochan­do­re­na. Les pi­dió que no se mi­ren has­ta que co­mien­ce la can­ción.

En ese mo­men­to co­men­zó a en­to­nar : con tu lá­gri­ma de ri­sa... Bé­sa­me la lu­na y ta­pa el sol con el pul­gar...”. El pú­bli­co en­lo­que­ció. Va­ne­sa y Mar­ce­lo se die­ron la vuelta y se mi­ra­ron a los ojos. A mi­tad de la can­ción, si­guien­do la or­den del ar­tis­ta, bai­la­ron. “Es­te es un mo­men­to inol­vi­da­ble”, di­jo Mar­ce­lo, que al fi­na­li­zar in­ter­cam­bió nú­me­ros con Va­nes­sa, mien­tras Montaner pi­dió que cuan­do re­gre­se, en unos dos años, es­pe­ra ver­los con ni­ñi­tos. “Les di­rán, ahí es­tá el pa­drino”, se­ña­ló el ar­tis­ta en­tre ri­sas.

“Ha­ce tiem­po que que­ría ve­nir. Ja­más me ima­gi­né que iba a ha­ber tan­ta gen­te. Es­toy agra­de­ci­do con Dios, con el pro­mo­tor y con us­te­des que me acom­pa­ñan de la me­jor ma­ne­ra que es can­tan­do. Te amo Bo­li­via ca­ra­jo...”, gri­tó mien­tras de­ja­ba ver en su mu­ñe­ca iz­quier­da una manilla con los co­lo­res de la ban­de­ra del país.

Cuan­do el pú­bli­co es­cu­chó la me­lo­día de Tan enamo­ra­dos se pu­so de pie y la co­reó con las ma­nos en al­to. An­tes de ter­mi­nar el te­ma agre­gó: “Bo­li­via en mi co­ra­zón” y se des­pi­dió. La gen­te no se mo­vió de sus lu­ga­res e in­sis­tió en que el show con­ti­nua­ra. Montaner re­gre­só y can­tó so­lo una par­te de La glo­ria de Dios, por­que su hi­ja, Eva Lu­na, “no quie­re que lo ha­ga so­lo. Y co­mo pre­mio, La ci­ma del cie­lo”, ex­pre­só.

Fue un buen es­pec­tácu­lo. El in­tér­pre­te de gran­des éxi­tos co­mo Dé­ja­me llo­rar, El po­der de tu amor y So­la­men­te tú, en­tre otras hi­zo un re­pa­so por sus más gran­des éxi­tos y enamo­ró a su pú­bli­co que al fi­na­li­zar sa­lió sa­tis­fe­cho, no so­lo por el con­cier­to, sino tam­bién por la or­ga­ni­za­ción, el so­ni­do y el jue­go de lu­ces.

“Ri­car­do nos enamo­ró a to­dos. So­lo fal­tó que can­te Yo que te amé, pe­ro fue her­mo­so es­cu­char­lo y con tan­to sen­ti­mien­to”, coin­ci­die­ron Mar­co Antonio Cham­bo y Ma­ri­ce­la Aguirre.

Dos ho­ras de mú­si­ca

El ro­man­ce se vi­vió a flor de piel. Pa­ra mu­chos fue una noche inol­vi­da­ble

JORGE GU­TIÉ­RREZ

El ar­tis­ta enamo­ró a San­ta Cruz. Hi­zo un re­co­rri­do por sus gran­des éxi­tos que fue­ron co­rea­dos por el pú­bli­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.