Ga­nan­cias y pér­di­das a me­dias

El Deber - - Opinión - Al­ber­to Ze­la­da Cas­te­do EX VICEMINISTRO DE RE­LA­CIO­NES EX­TE­RIO­RES

Las elec­cio­nes de ‘me­dio tér­mino’ en EEUU arro­jan ga­nan­cias y pér­di­das a me­dias pa­ra el Par­ti­do Re­pu­bli­cano y el Par­ti­do De­mó­cra­ta. Los re­pu­bli­ca­nos no con­si­guie­ron man­te­ner su ma­yo­ría en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, pe­ro la re­for­za­ron en el Se­na­do. Los de­mó­cra­tas no lo­gra­ron ha­cer­se con la ma­yo­ría en am­bas cá­ma­ras, pe­ro la con­si­guie­ron en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes. Co­mo co­ro­la­rio, cam­bió el pa­no­ra­ma po­lí­ti­co en Was­hing­ton, DC.

Es­te mis­mo ba­lan­ce de ga­nan­cias y pér­di­das a me­dias se apli­ca a Do­nald Trump. Pe­ro las con­se­cuen­cias de lo ocu­rri­do le se­rán más gra­vo­sas. A par­tir de aho­ra en­fren­ta­rá se­rias di­fi­cul­ta­des pa­ra con­tro­lar la agen­da po­lí­ti­ca y, so­bre to­do, pa­ra lle­var ade­lan­te sus pla­nes le­gis­la­ti­vos y de gas­tos pú­bli­cos. Al pro­pio tiem­po, de­be­rá man­te­ner­se aler­ta pa­ra res­pon­der a las más nu­me­ro­sas y, sin du­da, más di­fí­ci­les in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre la ges­tión de go­bierno y su com­por­ta­mien­to per­so­nal que sur­gi­rán en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes.

La par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na en es­tas elec­cio­nes ha si­do más al­ta que en opor­tu­ni­da­des pa­re­ci­das. Es­to se de­be, tal vez, a que no es­ta­ba en jue­go so­lo la dis­tri­bu­ción del po­der, sino tam­bién otras cues­tio­nes sus­tan­ti­vas que preo­cu­pan a los es­ta­dou­ni­den­ses. Al­gu­nas de ellas, se­gún va­rias en­cues­tas, son la sa­lud, la mi­gra­ción, la se­gu­ri­dad y la eco­no­mía. La dis­cu­sión so­bre la for­ma de en­ca­rar las mis­mas re­ve­la, co­mo sub­ra­ya Fran­cis­co Se­mi­na­rio de In­fo­bae, que “dos mo­de­los de país cho­ca­ron de fren­te”. Por una par­te, el apo­ya­do por cier­tas “mi­no­rías ra­cia­les” y “sec­to­res blan­cos ur­ba­nos y sub­ur­ba­nos” de gran­des ciu­da­des, y con ma­yor edu­ca­ción. Por otra, el fa­vo­re­ci­do por “sec­to­res ru­ra­les de me­nor di­ver­si­dad, vo­tan­tes blan­cos, pre­do­mi­nan­te­men­te evan­gé­li­cos y sin edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria”. El pri­mer seg­men­to fa­vo­ra­ble a los de­mó­cra­tas en sus di­ver­sas ver­sio­nes – más o me­nos ‘li­be­ra­les’ e in­clu­si­ve ‘so­cia­lis­tas de­mo­crá­ti­cos’– y el se­gun­do a los re­pu­bli­ca­nos –con pre­do­mi­nan­cia de los ‘con­ser­va­do­res’–. Nin­guno fue ga­na­dor ne­to. Más bien en­tre am­bos man­tie­nen el equi­li­brio de una so­cie­dad cla­ra­men­te di­vi­di­da.

En cam­bio, dos ga­na­do­res sí son ne­tos: las mu­je­res y la de­mo­cra­cia es­ta­dou­ni­den­se. Por pri­me­ra vez en la his­to­ria 100 mu­je­res ocu­pa­rán ban­cas en el Se­na­do y en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes y 10 se­rán go­ber­na­do­ras. En cuan­to al ré­gi­men de­mo­crá­ti­co, ga­na por­que se re­fuer­za el sis­te­ma de equi­li­brio de po­de­res. Des­de aho­ra el pre­si­den­te de la fe­de­ra­ción no tie­ne las ma­nos li­bres pa­ra go­ber­nar a su an­to­jo. El con­trol des­de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes se­rá más fuer­te gra­cias a la nue­va ma­yo­ría con­se­gui­da por el Par­ti­do De­mó­cra­ta. La ga­nan­cia es pa­ra to­dos los ciu­da­da­nos, tra­di­cio­nal­men­te in­cli­na­dos a evi­tar que la Pre­si­den­cia con­cen­tre ex­ce­si­vo po­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.