Re­tro­ce­so de la de­mo­cra­cia

El Deber - - Opinión -

Evo Mo­ra­les pu­do en­trar a la his­to­ria por la puer­ta gran­de, pe­ro des­apro­ve­chó una gran opor­tu­ni­dad por un pro­yec­to de po­der que ha ge­ne­ra­do un de­li­ca­do re­tro­ce­so de la de­mo­cra­cia bo­li­via­na, re­fle­ja­do en el es­ta­do en el que han que­da­do las ins­ti­tu­cio­nes que la sos­tie­nen y por la rup­tu­ra de la con­fian­za ciu­da­da­na en ellas. La in­sis­ten­cia, ca­si ob­se­si­va, del pre­si­den­te de se­guir por otros cin­co años más en su car­go ha te­ni­do co­mo la más gra­ve con­se­cuen­cia el in­mi­nen­te des­ca­la­bro ins­ti­tu­cio­nal y la an­gus­tia cre­cien­te de una ma­yo­ría de la po­bla­ción por el ma­no­seo del vo­to, de las le­yes y de la pro­pia Cons­ti­tu­ción.

El ti­ro de gra­cia ha si­do la de­ci­sión de cua­tro vo­ca­les del Tri­bu­nal Elec­to­ral de ha­bi­li­tar a Evo Mo­ra­les y a Ál­va­ro Gar­cía Li­ne­ra pa­ra una se­gun­da re­elec­ción con­se­cu­ti­va, prohi­bi­da por el ar­tícu­lo 168 de la CPE. Son los mis­mos que va­li­da­ron los re­sul­ta­dos del re­fe­rén­dum del 21 de fe­bre­ro de 2016, que se­lló con el vo­to po­pu­lar la im­po­si­bi­li­dad de una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal que ha­bi­li­te a la du­pla go­ber­nan­te pa­ra otra re­elec­ción. So­lo se en­tien­de se­me­jan­te con­tra­dic­ción por el pánico a una re­pre­sa­lia ofi­cia­lis­ta o por una de­gra­dan­te su­mi­sión.

El avan­ce sin freno del pre­si­den­te y del vi­ce­pre­si­den­te afec­ta a al­gu­nos re­qui­si­tos in­dis­pen­sa­bles de la de­mo­cra­cia. De­be ha­ber lí­mi­tes al po­der, que so­lo los po­nen las ins­ti­tu­cio­nes con in­de­pen­den­cia ro­bus­ta. Sin em­bar­go, los con­tra­pe­sos han si­do prác­ti­ca­men­te pul­ve­ri­za­dos, lo que de­ja a los ciu­da­da­nos en un des­am­pa­ro to­tal fren­te a los abu­sos y con los úni­cos re­cur­sos de la pro­tes­ta ca­lle­je­ra o el vo­to cas­ti­go.

La re­cien­te de­ci­sión del TSE no sor­pren­de, sino que con­so­li­da una se­gui­di­lla de ac­cio­nes pa­ra des­tra­bar la bús­que­da de una re­elec­ción in­cons­ti­tu­cio­nal. El ve­re­dic­to de una de­ce­na de per­so­nas se­pul­tó dra­má­ti­ca­men­te en los tri­bu­na­les el va­lor de mi­llo­nes de vo­tos. Por los re­sul­ta­dos, pa­re­ce ser más efec­ti­vo ma­ne­jar la vo­lun­tad de unos cuan­tos que la de­ci­sión so­be­ra­na de una ma­yo­ría. No sa­be­mos aún có­mo ter­mi­na­rá es­te pro­ce­so de­ca­den­te. El peor es­ce­na­rio nos po­dría lle­var a la si­tua­ción de Ve­ne­zue­la o de Ni­ca­ra­gua, don­de ni la san­gre que ha co­rri­do ablan­da a sus re­gí­me­nes go­ber­nan­tes. La sa­li­da vio­len­ta es la más cos­to­sa y la que se de­be evi­tar con to­do el es­fuer­zo po­si­ble.

Se su­po­ne que el ca­mino del vo­to de­be re­sol­ver la com­ple­ja en­cru­ci­ja­da. No obs­tan­te, con el pre­ce­den­te del 21-F y aho­ra con la con­duc­ta del TSE hay un quie­bre de la con­fian­za ciu­da­da­na en una ins­ti­tu­ción fun­da­men­tal. La pro­tes­ta in­ce­san­te es ne­ce­sa­ria pa­ra re­cor­dar­le al po­der sus ex­tra­víos, pe­ro sin lle­gar al sui­ci­dio co­lec­ti­vo. La pre­mi­sa ini­cial de los ciu­da­da­nos de­be ser exi­gir un ur­gen­te cam­bio es­truc­tu­ral del Tri­bu­nal Elec­to­ral, que ha que­da­do ba­jo la som­bra de la sos­pe­cha, y de­rro­tar en una com­pe­ten­cia elec­to­ral sin ven­ta­jas a los que ace­le­ra­ron el de­te­rio­ro de la de­mo­cra­cia pa­ra fi­nal­men­te re­cons­truir la ins­ti­tu­cio­na­li­dad que ha que­da­do ca­si de­mo­li­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.