Las pro­tes­tas se des­bor­dan y cul­pan a infiltrados del Go­bierno

Los mar­chis­tas fue­ron alo­ja­dos en pre­dios de la UMSA y hoy de­fi­ni­rán las ac­cio­nes que se­gui­rán des­pués del pri­mer día de con­flic­to. No hu­bo de­te­ni­dos en la jor­na­da

El Deber - - Tema Del Día - Mar­co Chu­qui­mia / La Paz mar­co.chu­qui­[email protected]­de­ber.com.bo

Mien­tras se desa­rro­lla­ba el mi­tin con­vo­ca­do por los or­ga­ni­za­do­res del pa­ro cí­vi­co en puer­tas del Tri­bu­nal Su­pre­mo Elec­to­ral (TSE), un gru­po de jó­ve­nes em­pe­zó a hos­ti­gar a la Po­li­cía, que es­ta­ba cus­to­dian­do el edi­fi­cio del Ór­gano Elec­to­ral, y lo que em­pe­zó con es­tri­bi­llos ter­mi­nó en una lar­ga con­fron­ta­ción que du­ró al me­nos cua­tro ho­ras.

Uno de los or­ga­ni­za­do­res de la marcha de Ko­na­ni, Vladimir Ma­chi­ca­do, di­jo que los in­ci­ta­do­res fue­ron los mu­cha­chos de un gru­po de infiltrados por el pro­pio Go­bierno, por­que la marcha se ha­bía or­ga­ni­za­do de ma­ne­ra pa­cí­fi­ca des­de su ini­cio.

Las dos marchas, la pri­me­ra de Chu­lu­ma­ni, que lle­gó a las 13:00 a la pla­za Ava­roa, en­ca­be­za­da por el di­ri­gen­te in­dí­ge­na Fer­nan­do Var­gas, lo hi­zo de ma­ne­ra pa­cí­fi­ca, los apro­xi­ma­da­men­te 100 mar­chis­tas que in­gre­sa­ron a la pla­za se con­cen­tra­ron en las puer­tas del TSE. Var­gas se acer­có a los po­li­cías, a quie­nes abra­zó, y les di­jo que la lu­cha no era con­tra ellos y que los uni­for­ma­dos per­te­ne­cían al pue­blo.

Las pa­la­bras y los ges­tos del di­ri­gen­te in­dí­ge­na fue­ron sa­lu­da­dos con son­ri­sas por par­te de los po­li­cías que cus­to­dia­ban el edi­fi­cio del TSE.

Una ho­ra an­tes ha­bía lle­ga­do la marcha de los ‘man­di­les blancos,’ in­te­gra­do por mé­di­cos y di­ri­gi­dos por el pre­si­den­te del Co­le­gio Mé­di­co de La Paz, Luis La­rrea, que lan­za­ban los es­tri­bi­llos del sec­tor con­tra el Go­bierno.

A las 15:10 arri­bó la marcha de Ko­na­ni has­ta las in­me­dia­cio­nes de la pla­za Ava­roa. El gru­po era tan nu­me­ro­so que la Po­li­cía que ha­bía acor­do­na­do una cua­dra al­re­de­dor del TSE se re­ti­ró an­te la mu­che­dum­bre, que inun­dó las cua­tro es­qui­nas.

Pe­ro los mar­chis­tas lle­ga­ron has­ta la puer­ta, rea­li­za­ron un pe­que­ño dis­cur­so y pa­sa­ron de lar­go por­que te­nían una ta­ri­ma ins­ta­la­da a los pies del hé­roe del To­pá­ter, Eduar­do Ava­roa. Los mar­chis­tas rea­li­za­ron su pro­pio acto y pi­die­ron cua­tro de­man­das: la anu­la­ción de la re­so­lu­ción que ha­bi­li­ta a Evo Mo­ra­les y Ál­va­ro Gar­cía Li­ne­ra; la sus­pen­sión de las elec­cio­nes pri­ma­rias; la abro­ga­ción de la Ley de Or­ga­ni- za­cio­nes Po­lí­ti­cas y la re­nun­cia de to­dos los vo­ca­les elec­to­ra­les; con esas de­man­das es­pe­ra­ron la rea­li­za­ción del mi­tin, que de­bía lle­var­se a ca­bo a las 17:00.

Cuan­do se rea­li­za­ba es­te acto, y mien­tras los ora­do­res emi­tían sus dis­cur­sos, los jó­ve­nes em­pe­za­ron a hos­ti­gar a la Po­li­cía y, al fi­nal, se des­bor­dó y se ini­ció una lar­ga jor­na­da de gri­tos, ga­ses y des­truc­ción del or­na­to pú­bli­co.

El ataque

De acuer­do con el re­la­to de Ri­chard Bal­boa, la Po­li­cía aguan­tó al me­nos cua­tro arre­me­ti­das de los re­vol­to­sos, que arran­ca­ron los pro­tec­to­res de ma­de­ra de los pe­que­ños ár­bo­les que hay en esa pla­za, los que­ma­ron y arro­ja­ron con­tra la tro­pa.

Hue­vos, cás­ca­ras de cho­clo, bol­sas con agua y glo­bos con tin­ta fue­ron lan­za­dos con­tra los uni­for­ma­dos, quie­nes an­te la evi­den­te agre­si­vi­dad de los manifestantes lan­za­ron gas pi­mien­ta, lo que pro­vo­có la es­tam­pi­da de to­dos y la Po­li­cía to­mó la ace­ra don­de es­ta­ban las car­pas de las vi­gi­lias y los huel­guis­tas de ham­bre; to­do fue des­trui­do por los uni­for­ma­dos, que arras­tra­ron den­tro del edi­fi­cio del TSE las car­pas y los col­cho­nes.

Eso en­fu­re­ció a los manifestantes, que bus­ca­ron pie­dras de to­do ta­ma­ño en las in­me­dia­cio­nes de la pla­za y em­pe­za­ron a lan­zar­los so­bre la tro­pa de po­li­cías, que nue­va­men­te lan­zó gas pi­mien­ta y oca­sio­nó una nue­va es­tam­pi­da. Has­ta al­tas ho­ras de la no­che esa fue la di­ná­mi­ca; los manifestantes, en su ma­yo­ría jó­ve­nes, se acer­ca­ban a la Po­li­cía y es­ta ga­si­fi­ca­ba pa­ra ale­jar­los.

Cer­ca de las 21:00 lle­gó al lu­gar el ca­rro Nep­tuno de la Po­li­cía, pe­ro que no ame­dren­tó a los manifestantes, que, por el con­tra­rio, avan­za­ron con­tra el vehícu­lo an­ti­mo­ti­nes, lo tran­ca­ron con los con­te­ne­do­res de ba­su­ra y el vehícu­lo tu­vo que es­ta­cio­nar­se en in­me­dia­cio­nes del TSE. Las marchas pa­cí­fi­cas y el pa­ro cí­vi­co se ha­bían des­bor­da­do.

Las reunio­nes

Cer­ca de las 22:00, los mar­chis­tas, tan­to de Chu­lu­ma­ni co­mo de Ko­na­ni, fue­ron alo­ja­dos en ins­ta­la­cio­nes de la UMSA y de DDHH na­cio­nal, am­bos cer­ca de la con­flic­ti­va pla­za Ava­roa, y se te­nía pre­vis­ta una reunión pa­ra la ma­ña­na de hoy, a fin de de­fi­nir las fu­tu­ras me­di­das de pre­sión.

El pre­si­den­te del Co­le­gio Mé­di­co de La Paz, Luis La­rrea, di­jo que es­tas pro­tes­tas se ini­cia­ron jus­ta­men­te con el pa­ro cí­vi­co y que to­dos los sec­to­res de­bían re­unir­se pa­ra de­fi­nir otras me­di­das de pre­sión. Ade­lan­tó que los mé­di­cos no ce­sa­rán en sus de­man­das has­ta lo­grar la in­ha­bi­li­ta­ción del bi­no­mio Evo-Ál­va­ro. Otros sec­to­res tam­bién coin­ci­den con esa exi­gen­cia.

FOTOS: APG NO­TI­CIAS

Un gru­po de manifestantes ata­có a la Po­li­cía. Las per­so­nas que par­ti­ci­pan de la vi­gi­lia acu­san a infiltrados de ge­ne­rar los he­chos de vio­len­cia

Las pla­ta­for­mas ciu­da­da­nas de­fi­ni­rán hoy nue­vas me­di­das de pre­sión

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.