¿Cuán­tos pa­ros más ha­cen fal­ta?

El Deber - - Opinión -

Pa­ra­fra­sean­do al pro­pio pre­si­den­te: “No se pue­de en­ten­der”. Evi­den­te­men­te, no se pue­de en­ten­der que el Go­bierno de­je de­san­grar­se la eco­no­mía bo­li­via­na, si­ga em­pe­ci­na­do en des­gas­tar a las mo­vi­li­za­cio­nes ciu­da­da­nas por la de­mo­cra­cia y sos­ten­ga la erró­nea lec­tu­ra de que el re­pu­dio a sus ma­nio­bras pa­ra se­guir en el po­der es­té mo­ti­va­do so­lo por la lu­cha po­lí­ti­co-elec­to­ral o por lo que lla­ma des­pec­ti­va­men­te la “de­re­cha” y las “lo­gias”.

San­ta Cruz volvió a li­de­rar ayer la pro­tes­ta na­cio­nal por el res­pe­to al vo­to y a la Cons­ti­tu­ción, dos días des­pués de que el Tri­bu­nal Elec­to­ral de­ja­ra una pro­fun­da he­ri­da en la de­mo­cra­cia al au­to­ri­zar la ha­bi­li­ta­ción de Evo Mo­ra­les y de Ál­va­ro Gar­cía Li­ne­ra, sin aca­tar los re­sul­ta­dos del re­fe­rén­dum del 21-F. El ter­cer pa­ro cru­ce­ño en on­ce me­ses mos­tró una fotografía ca­si idén­ti­ca a los dos an­te­rio­res. Fa­mi­lias en­te­ras con ban­de­ras y po­le­ras del No, ve­ci­nos reu­ni­dos en sus ca­lles pa­ra ex­pre­sar su apo­yo a la de­mo­cra­cia y or­ga­ni­za­cio­nes de ami­gos iden­ti­fi­ca­dos con la defensa del vo­to. Es im­po­si­ble que va­rios de los que sa­lie­ron a las ru­tas y los mi­les que se que­da­ron en sus ca­sas pa­ra su­mar­se a las ex­pre­sio­nes ciu­da­da­nas de re­sis­ten­cia al pro­rro­guis­mo ha­yan si­do arras­tra­dos por los can­di­da­tos opo­si­to­res o por al­gún gru­po de po­der, co­mo lo pre­ten­de ha­cer ver el Go­bierno, con un ba­lan­ce que le da otra vez la es­pal­da a la reali­dad.

En es­te pa­ro se vio me­nos coer­ción que las an­te­rio­res ve­ces en los ba­rrios y ave­ni­das, lo que per­mi­te con­cluir que mu­chos ve­ci­nos asu­mie­ron es­te nue­vo sa­cri­fi­cio de for­ma vo­lun­ta­ria. El da­ño a la eco­no­mía es do­lo­ro­so, pe­ro se lo ha acep­ta­do, so­bre to­do por­que se sos­tie­ne que es peor per­der la de­mo­cra­cia. De acuer­do con cálcu­los de al­gu­nos eco­no­mis­tas, por un día de pa­ro San­ta Cruz de­ja de pro­du­cir lo equi­va­len­te a 27 mi­llo­nes de dó­la­res, y to­do el país, al­re­de­dor de 93 mi­llo­nes de dó­la­res. Sig­ni­fi­ca que es­te año la “lo­co­mo­to­ra eco­nó­mi­ca” de­jó de ge­ne­rar más de 80 mi­llo­nes de dó­la­res en las jor­na­das anor­ma­les. ¿Se ima­gi­nan cuán­tos nue­vos mé­di­cos o pro­fe­so­res de­ja­ron de con­tra­tar­se con es­tas pér­di­das?

En los he­chos, no lo sien­te así un Go­bierno em­pe­ña­do en re­te­ner el po­der y que re­sul­ta ser el ma­yor res­pon­sa­ble de es­te cons­tan­te de­san­gra­mien­to. ¿Cuán­tos pa­ros más ha­cen fal­ta pa­ra que es­cu­che la de­man­da ciudadana de res­pe­to al vo­to? Has­ta aho­ra, que­da cla­ro que no re­tro­ce­de­rá ni un mi­lí­me­tro de lo que ya avan­zó en la bús­que­da de pro­rro­guis­mo.

En con­se­cuen­cia, y más allá de la con­tun­den­cia in­cues­tio­na­ble de los tres pa­ros, que con­fir­ma la fuer­za y la fir­me­za ciudadana pa­ra de­fen­der el vo­to, con­vie­ne aho­ra que el mo­vi­mien­to por la de­mo­cra­cia re­vi­se con se­re­ni­dad e in­te­li­gen­cia la es­tra­te­gia de lo que pa­re­ce se­rá una lu­cha lar­ga y en con­di­cio­nes des­fa­vo­ra­bles, con un apa­ra­to de po­der dis­pues­to a to­do pa­ra con­ser­var sus pri­vi­le­gios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.