La re­cu­pe­ra­ción de la de­mo­cra­cia

El Deber - - Opinión - Gui­do Áñez EX MI­NIS­TRO

Las pri­ma­rias son el úl­ti­mo in­ten­to de con­so­li­da­ción de un ré­gi­men to­ta­li­ta­rio en Bo­li­via, el lar­go re­co­rri­do del MAS por in­ten­tar­lo de to­das las for­mas, me­nos la le­gal. Lle­ga a es­ta ins­tan­cia des­pués de atra­ve­sar ca­mi­nos irre­gu­la­res pro­pios de un es­que­ma sin­di­cal, pe­ro no de un Es­ta­do de de­re­cho.

For­zó la Cons­ti­tu­yen­te apro­ban­do su Cons­ti­tu­ción en un cuar­tel mi­li­tar y lue­go for­zó un acuer­do con la opo­si­ción en el Con­gre­so que, sin nin­gu­na fa­cul­tad le­gal, en­te­rró la Re­pú­bli­ca y creó un Es­ta­do Plu­ri­na­cio­nal que ca­da vez se vuel­ve más fo­ra­ji­do por el in­cum­pli­mien­to de sus le­yes.

Con­so­li­dó el ma­ne­jo de los tres po­de­res del Es­ta­do y del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co pa­ra im­ple­men­tar un sis­te­ma de per­se­cu­ción, cri­mi­na­li­zan­do a la opo­si­ción. A tra­vés de su Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, se dic­tó un fa­llo en el que de­ja­ron sin va­li­dez un man­da­to cons­ti­tu­cio­nal “por­que co­rres­pon­día a la Re­pú­bli­ca” y con ello se via­bi­li­zó su ter­cer man­da­to.

Lla­mó a un re­fe­rén­dum pa­ra ha­bi­li­tar­se en un cuar­to man­da­to y lo per­dió; sus pri­me­ras de­cla­ra­cio­nes fue­ron que ha­bían ju­ga­do so­lo el pri­mer tiem­po; re­cu­rrió des­pués a su Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal y, adu­cien­do el ab­sur­do jurídico de que la re­elec­ción in­de­fi­ni­da es un de­re­cho hu­mano, lo ha­bi­li­ta­ron pa­ra un cuar­to man­da­to, ig­no­ran­do los re­sul­ta­dos del 21-F y de ahí se­gui­rá ad in­fi­ni­tum.

Los cam­bios de ac­to­res en el ór­gano elec­to­ral, no son otra co­sa que la cró­ni­ca de una ha­bi­li­ta­ción anun­cia­da, por­que per­die­ron la ver­güen­za po­lí­ti­ca pa­ra men­tir con na­tu­ra­li­dad y ma­ni­pu­lar me­dios de co­mu­ni­ca­ción, fren­te a una opo­si­ción que aún no tie­ne mus­cu­la­tu­ra pa­ra pe­lear por el po­der y que co­lec­ti­va­men­te es­tá ca­van­do su pro­pia fo­sa.

Pa­ra en­ten­der el fon­do de es­ta lu­cha po­lí­ti­ca, hay que mi­rar com­pa­ra­ti­va­men­te a los paí­ses del AL­BA. Cu­ba necesita a Ca­ra­cas por el pe­tró­leo y necesita que los pro­ble­mas es­tén le­jos de sus fron­te­ras pa­ra que na­die se acuer­de de ellos. Los cu­ba­nos son los úni­cos de­pen­dien­tes eco­nó­mi­cos do­mi­nan­tes en la agen­da po­lí­ti­ca de los paí­ses del AL­BA.

Ve­ne­zue­la, con Chá­vez, ejer­ció un li­de­ra­to ba­sa­do en los pre­cios del pe­tró­leo que des­pil­fa­rró de ma­ne­ra in­mi­se­ri­cor­de y hoy tie­ne una cri­sis hu­ma­ni­ta­ria sin pre­ce­den­tes en Amé­ri­ca La­ti­na. Ni­ca­ra­gua apre­tó el tor­ni­que­te de la re­pre­sión cuan­do se le aca­bó la sub­ven­ción ve­ne­zo­la­na y la gen­te em­pe­zó a sen­tir la cri­sis eco­nó­mi­ca.

To­dos es­tos paí­ses hi­cie­ron tram­pas elec­to­ra­les, cam­bios cons­ti­tu­cio­na­les vía cons­ti­tu­yen­te, ha­bi­li­ta­cio­nes pre­si­den­cia­les fue­ra del mar­co le­gal, se hi­cie­ron dic­tar fa­llos de su Po­der Ju­di­cial pa­ra dar­le un mar­co de le­ga­li­dad an­te los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les y con­so­li­dar sus dic­ta­du­ras elec­to­ra­les en ba­se a tram­pas y des­co­no­ci­mien­to de la vo­lun­tad po­pu­lar. To­do es­to tam­bién pa­só y pa­sa en Bo­li­via.

El fo­ro de San Pa­blo se reunió en ju­lio de 2018 en La Ha­ba­na-Cu­ba, con la pre­sen­cia de to­dos los pre­si­den­tes de es­te blo­que más mo­vi­mien­tos po­lí­ti­cos afi­nes. Ana­li­za­ron lo si­guien­te: Los pre­si­den­tes que res­pe­ta­ron las re­glas de­mo­crá­ti­cas de la al­ter­na­bi­li­dad po­lí­ti­ca, hoy o es­tán pre­sos o por in­gre­sar a pri­sión; ejem­plo Lu­la da Sil­va y Cris­ti­na Fer­nán­dez de Ki­chr­ner. El otro man­da­ta­rio que de­ci­dió po­ner un can­di­da­to de con­fian­za pa­ra re­to­mar el po­der des­pués, Ra­fael Co­rrea, hoy tam­bién es­tá per­se­gui­do por su pro­pio al­fil.

Por lo tan­to, Cu­ba, Ma­du­ro, Or­te­ga y Evo no de­ben dar ni un pa­so atrás, lo que im­pli­ca re­te­ner el po­der por to­dos los me­dios, a cual­quier cos­to co­mo ya lo es­ta­mos vien­do en es­tos otros paí­ses.

¿Hay ga­ran­tía de que ha­ya un tras­pa­so de po­der en Bo­li­via co­mo en cual­quier de­mo­cra­cia se­ria? Ten­go mis du­das, pe­ro no pier­do la es­pe­ran­za, co­mo hom­bre de­mo­crá­ta. Creo que la re­sis­ten­cia pa­cí­fi­ca, con­ti­nua y per­ma­nen­te lo­gra­rá la re­cu­pe­ra­ción de la de­mo­cra­cia, la li­ber­tad y la jus­ti­cia, pa­ra que to­dos po­da­mos vi­vir nue­va­men­te en paz en nues­tra tie­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.