Pa­ro cí­vi­co con­tun­den­te

El Deber - - Opinión - Ci­ro Áñez ABO­GA­DO

El dis­cur­so del ofi­cia­lis­mo an­tes era que go­ber­na­ría es­cu­chan­do al “pue­blo”. Aho­ra el “pue­blo” ha si­do bas­tan­te cla­ro y pre­ci­so: “no a la re­elec­ción in­de­fi­ni­da”. Ese ha si­do el man­da­to po­pu­lar en el re­fe­rén­dum del 21-F de 2016; pe­ro, por lo vis­to, re­sul­ta que ya no se go­bier­na es­cu­chán­do­lo, lo que aten­ta con­tra las li­ber­ta­des in­di­vi­dua­les, los de­re­chos y las ga­ran­tías de las per­so­nas.

Se desea im­po­ner por la fuer­za al­go que el pue­blo ya de­fi­nió en las ur­nas, se pre­ten­de bur­lar­lo con sim­ples le­ga­lis­mos y el pue­blo sa­le a de­fen­der sus de­re­chos. La mues­tra cla­ra es el pa­ro cí­vi­co na­cio­nal.

Las le­yes por el so­lo he­cho de ser lla­ma­das co­mo ta­les no sig­ni­fi­can que siem­pre ten­drán por fun­da­men­to a los axio­mas mo­ra­les. Mar­tin Lut­her King Jr., ad­vir­tió tal si­tua­ción con la si­guien­te fra­se: “Nun­ca ol­vi­den que to­do lo que hi­zo Hitler en Ale­ma­nia era le­gal”; co­mo mues­tra re­cor­de­mos que el par­la­men­to ale­mán apro­bó una ley que pre­go­na­ba que es­ta­ba des­ti­na­da a so­lu­cio­nar los pe­li­gros que ace­cha­ban al pue­blo y al Es­ta­do, más co­no­ci­da co­mo la ‘Ley Ha­bi­li­tan­te de 1933’, por­que ha­bi­li­ta­ba al can­ci­ller Adolph Hitler y a su ga­bi­ne­te a apro­bar le­yes sin la par­ti­ci­pa­ción del par­la­men­to. De allí que to­das las bar­ba­ri­da­des y los su­pli­cios que ocu­rrie­ron tu­vie­ron le­yes que lo per­mi­tie­ron.

En el ca­so bo­li­viano, has­ta el mo­men­to he­mos vis­to pu­ro le­ga­lis­mo y lo más re­cien­te es un Tri­bu­nal Su­pre­mo Elec- to­ral (TSE) que, am­pa­rán­do­se en la ley de or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas (que fue apro­ba­da con apu­ro y sin so­cia­li­za­ción), ha­bi­li­ta al bi­no­mio ofi­cia­lis­ta en las pri­ma­rias, pe­se al re­cha­zo de la vo­lun­tad po­pu­lar, ter­gi­ver­san­do in­clu­so las de­ci­sio­nes del Po­der Cons­ti­tu­yen­te. La ba­se de ac­tuar del TSE es esa ley, que dis­po­ne elec­cio­nes pri­ma­rias sin res­pe­to al re­fe­rén­dum del 21 de fe­bre­ro de 2016, con lo que se bur­la la vo­lun­tad po­pu­lar.

Im­pe­ra el le­ga­lis­mo y es di­fí­cil que sea re­fu­ta­do des­de lo jurídico y ju­di­cial, pues co­mo he­mos di­cho “el le­ga­lis­mo se jus­ti­fi­ca a sí mis­mo”; es de­cir, los tri­bu­na­les con el nom­bre que sea, aca­ban jus­ti­fi­cán­do­lo tal co­mo se vie­ne ocu­rrien­do.

Las im­pug­na­cio­nes o el pe­di­do de in­ha­bi­li­ta­ción del bi­no­mio ofi­cia­lis­ta an­te el TSE des­pués de las pri­ma­rias, tie­ne des­ven­ta­ja y es in­cier­to (con can­di­da­to en jue­go) pues, en el peor es­ce­na­rio, se apun­ta a un fu­tu­ro am­pa­ro cons­ti­tu­cio­nal que­dan­do a mer­ced del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal Plu­ri­na­cio­nal (TCP), que ya dis­pu­so una ne­fas­ta ju­ris­pru­den­cia al res­pec­to y mo­ti­vó to­do es­te em­bro­llo. Ha­brá in­clu­so quie­nes su­gie­ran ac­ción de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad pe­ro to­do ca­mino va a Ro­ma (es de­cir al TCP), al cau­san­te de es­ta ba­rahún­da.

A ni­vel in­ter­na­cio­nal es­tá muy bien acu­dir al sis­te­ma in­te­ra­me­ri­cano de pro­tec­ción de De­re­chos Hu­ma­nos; es­ta vía po­see la cua­li­dad de afec­tar la ima­gen de un go­bierno fue­ra de sus fron­te­ras, mos­trán­do­lo co­mo vul­ne­ra­dor de de­re­chos y li­ber­ta­des, pe­ro ese ca­mino lle­va su tiem­po y ado­le­ce de fuer­za coer­ci­ti­va en con­cre­to. Una mues­tra de aque­llo son Ve­ne­zue­la y Ni­ca­ra­gua, por ejem­plo. La prác­ti­ca mues­tra que no se de­be es­pe­ran­zar úni­ca y ex­clu­si­va­men­te en ello.

Co­mo ve­mos, es­te pro­ble­ma no es esen­cial­men­te jurídico sino enor­me­men­te po­lí­ti­co. De allí que el pue­blo reacciona y ac­túa po­lí­ti­ca­men­te. Un acto po­lí­ti­co es to­do lo que pro­du­ce un efec­to en el mun­do orien­ta­do a la eman­ci­pa­ción co­lec­ti­va de las per­so­nas; por ejem­plo, po­lí­ti­ca es la po­si­bi­li­dad de no ser es­cla­vos o tam­bién es la cons­truc­ción co­lec­ti­va de la li­ber­tad, es la ins­ti­tu­ción de la li­ber­tad pú­bli­ca.

El pa­ro cí­vi­co na­cio­nal en defensa a la de­ci­sión po­pu­lar de la “no re­elec­ción in­de­fi­ni­da” es una mues­tra cla­ra de un pue­blo ac­tuan­do po­lí­ti­ca­men­te, re­cla­man­do el res­pe­to a sus de­re­chos y li­ber­ta­des pa­ra no ser es­cla­vos del le­ga­lis­mo, la im­po­si­ción, la opre­sión y la dic­ta­du­ra. Si al­guien di­ce que el pa­ro cí­vi­co fue po­lí­ti­co, cla­ro que lo fue y lo se­rá, por­que es un pue­blo mo­vi­li­za­do orien­ta­do a la eman­ci­pa­ción co­lec­ti­va de las per­so­nas, es­to es, li­be­rar­se de la opre­sión y la im­po­si­ción, no ser bur­la­dos por el le­ga­lis­mo arro­lla­dor.

Ya va­rios analistas y ac­to­res po­lí­ti­cos na­cio­na­les afir­ma­ron por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción so­bre la ne­ce­si­dad de las pro­tes­tas en las ca­lles y la re­sis­ten­cia ci­vil mo­vi­li­za­da. Pa­ra aca­bar con el le­ga­lis­mo es abro­gan­do las le­yes aten­ta­to­rias de de­re­chos y li­ber­ta­des, da­do que ella es su pro­pio so­por­te, así co­mo ocu­rrió con la abro­ga­ción del Có­di­go del Sis­te­ma Pe­nal que fue pro­duc­to del re­cha­zo so­cial a ni­vel na­cio­nal. Se de­be­ría abro­gar las pri­ma­rias y pro­mul­gar­se una nue­va ley de or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas es­cu­chan­do al pue­blo, es­to es, una ley don­de se es­ta­blez­ca la im­po­si­bi­li­dad de la re­elec­ción in­de­fi­ni­da en res­pe­to de la vo­lun­tad del so­be­rano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.