San­ta Cruz aca­tó y dis­fru­tó un pa­ro con el men­sa­je de No es No

Una si­lla o un to­co fue su­fi­cien­te pa­ra que los ve­ci­nos ten­gan un ob­je­to con­tun­den­te pa­ra blo­quear una ro­ton­da o una calle. Los ve­ci­nos se hi­cie­ron sen­tir

El Deber - - Tema Del Día - RO­BER­TO NA­VIA rna­[email protected]­de­ber.com.bo

San­ta Cruz ama­ne­ció con sus ca­lles an­chas va­cías, con sus ave­ni­das in­fi­ni­tas que a me­di­da que iba des­pun­tan­do el día se con­ver­tían en pistas de pa­seo pa­ra ca­mi­nan­tes y aman­tes de las bi­ci­cle­tas. Y las ro­ton­das, las mu­chas ro­ton­das que hay en la ciu­dad, en ba­rri­ca­das pa­cí­fi­cas con si­llas y me­sas y con­ser­va­do­ras que los ve­ci­nos del lu­gar sa­ca­ban pa­ra sen­tar­se, pa­ra ar­mar un jun­te am­pa­ra­do –de­cían ellos- en es­ta lu­cha por la de­mo­cra­cia, por la defensa del re­sul­ta­do del re­fe­ren­do de 2016 que le di­jo No a re­elec­ción de Evo Mo­ra­les y de su es­cu­de­ro Ál­va­ro Gar­cía Li­ne­ra.

“El pa­ro fue con­tun­den­te”, di­jo al caer la tar­de el pre­si­den­te del Co­mi­té Cí­vi­co, Fer­nan­do Cué­llar. Y esa con­tun­den­cia no era otra que la gen­te de la ciu­dad y del de­par­ta­men­to, en su gran ma­yo­ría lo aca­tó y lo dis­fru­to sa­bien­do que con ello po­nían su gra­ni­to de are­na des­de la trin­che­ra de la ciu­da­da­nía. Así coin­ci­dían los guardianes del pa­ro que es­ta­ban en las ro­ton­das, ve­ci­nos de la ciu­dad; del cuar­to ani­llo y ave­ni­da Vir­gen de Co­to­ca, los de la ro­ton­da del Plan 3.000, los de las ave­ni­das Cu­ma­bi, Vir­gen de Lu­ján, Pa­ra­guá y las tan­tas que ayer fue­ron tes­ti­gos de un pa­ro que ma­ne­jó un so­lo men­sa­je: Bo­li­via di­jo No.

Los ve­ci­nos se ha­bían pues­to de acuer­do des­de la no­che an­te­rior. “En reali­dad, du­ran­te to­da la se­ma­na lo vi­ni­mos con­ver­san­do”, ex­pli­có Hum­ber­to que en el cuar­to ani­llo de la ave­ni­da Che Gue­va­ra se de­di­có a blo­quear la ru­ta con otros ve­ci­nos. “Pe­ro no fue ne­ce­sa­rio po­ner tran­cas por­que na­die in­ten­tó pa­sar por la fuer­za. Los úni­cos mo­to­ri­za­dos que lo hi­cie­ron fue­ron los que te­nían per­mi­so del Co­mi­té Cí­vi­co”, pun­tua­li­zó.

“¿Có­mo más quie­re que se lo di­ga­mos que ya no lo que­re­mos en el po­der?”, di­jo un ciu­da­dano en la zo­na de Mon­te Cristo.

“¿Có­mo le ha­ce­mos en­ten­der a es­te hom­bre (a Evo Mo­ra­les) que No es no?”, de­cía otro en la ave­ni­da Tres Pa­sos al Fren­te. Y así, don­de uno iba, el men­sa­je que se es­cu­cha­ba era uno so­lo: No es no. Res­pe­to al 21 F.

El úni­co ama­gue de en­fren­ta­mien­to se dio al­re­de­dor de las 8.00 en el Plan 3.000, en­tre blo­quea­do­res y gen­te que es­tá des­con­ten­ta con la me­di­da.

“El Plan se res­pe­ta”, co­rea­ban al­gu­nos mien­tras in­ten­ta­ban des­pe­jar las vías. Pa­ra los que de­fien­den el re­sul­ta­do del re­fe­ren­do del 21F, se tra­ta de di­ri­gen­tes del Mo­vi­mien­to Al So­cia­lis­mo, quie­nes que­rían le­van­tar por la fuer­za la me­di­da.

An­te los dis­tur­bios, un con­tin­gen­te po­li­cial lle­gó a la zo­na pa­ra evi­tar en­fren­ta­mien­tos. En el lu­gar, se ob­ser­va­ron ban­de­ras de Bo­li­via, San­ta Cruz y del Mo­vi­mien­to Al So­cia­lis­mo.

En el oc­ta­vo ani­llo y ave­ni­da Cristo Re­den­tor, se die­ron co­sas cu­rio­sas, co­mo por ejem­plo, que a al­gu­nos con­duc­to­res que que­rían pa­sar les pe­dían que bai­len a rit­mo de aplau­sos, y en la tar­de, en ese mis­mo pun­to de blo­queo, al co­man­dan­te de­par­ta­men­tal de la Po­li­cía, Al­fon­so Si­les, lo hi­cie­ron re­tro­ce­der mien­tras le gri­ta­ban: Bo­li­via di­jo No. Pro­vin­cias En San Javier, por ejem­plo, hu­bo blo­queo en el in­gre­so al mu­ni­ci­pio. La di­ri­gen­cia cí­vi­ca ja­vie­re­ña co­lo­có ban­de­ras y mo­vi­li­da­des pa­ra in­te­rrum­pir el pa­so de los mo­to­ri­za­dos. Des­de la no­che del miér­co­les, gru­pos de per­so­nas se reunie­ron en la pla­za prin­ci­pal, pre­pa­ran­do pan­car­tas y ban­de­ras pa­ra par­ti­ci­par del pa­ro.

En Puer­to Pai­la, el pun­to ma­yor de blo­queo se ins­ta­ló en el puen­te que co­nec­ta las pro­vin­cias An­drés Ibá­ñez y Chi­qui­tos y en Va­lle­gran­de el pa­ro cí­vi­co se aca­tó de for­ma dis­ci­pli­na­da, aun­que hu­bo al­gu­nos ne­go­cios que abrie­ron.

El pa­ro cí­vi­co se hi­zo sen­tir no so­lo en las ca­lles, sino tam­bién en las re­des so­cia­les. Di­fe­ren­tes fi­gu­ras de la fa­rán­du­la, de la po­lí­ti­ca y el ciu­da­dano co­mún ex­pre­sa­ron sus pos­tu­ras so­bre es­te he­cho his­tó­ri­co.

Al­gu­nas per­so­nas in­clu­so subían fotos y vi­deos de lo que ocu­rría en los ba­rrios. Hu­bie­ron quie­nes ar­ma­ron gru­pos en what­sApp pa­ra ha­cer res­pe­tar los tur­nos y res­guar­dar los blo­queos.

La Aso­cia­ción Cru­ce­ña de Com­par­sas Car­na­va­le­ras y los com­par­se­ros tam­bién es­tu­vie­ron pre­sen­tes en es­ta pla­ta­for­ma. En la pá­gi­nas de las com­par­sas se vio fotos de los car­na­va­le­ros aca­tan­do el pa­ro. Al­gu­nos co­mo los Pi­cho­nes postea­ron que des­de el miér­co­les se reunie­ron en el pun­to cuar­to ani­llo de la ave­ni­da Cristo Re­den­tor.

A eso de las cin­co, las bi­ci­cle­tas, los pa­ti­nes, las si­llas y los to­cos de los blo­queos em­pe­za­ron a de­sa­pa­re­cer por­que una llu­via ge­ne­ro­sa ca­yó del cie­lo y la ciu­dad con­ti­nuó va­cía.

JOR­GE UECHI

En la ave­ni­da Vir­gen de Co­to­ca, zo­na Pam­pa de la Is­la, un gru­po de ve­ci­nos par­ti­ci­pa ac­ti­va­men­te del pa­ro des­de la co­mo­di­dad de sus si­llas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.