De­tie­nen en Bra­sil a Gar­cía Ju­liá, que tra­ba­ja­ba co­mo cho­fer de Uber

Carlos Gar­cía Ju­liá es­tu­vo ca­si 20 años ocul­to en San Pa­blo. Vi­vió en Bo­li­via y hu­yó por Chi­le, Ar­gen­ti­na y Ve­ne­zue­la. Par­ti­ci­pó del aten­ta­do con­tra cin­co per­so­nas en 1977

El Deber - - Mundo - SAN PA­BLO (BRA­SIL)

El es­pa­ñol Carlos Gar­cía Ju­liá, de­te­ni­do en San Pa­blo por su par­ti­ci­pa­ción en el aten­ta­do de 1977 con­tra un des­pa­cho de abo­ga­dos en Ma­drid, vi­vía en Bra­sil des­de ha­cía ca­si dos dé­ca­das, era con­duc­tor de Uber y se es­con­día ba­jo una iden­ti­dad fal­sa ve­ne­zo­la­na.

Gar­cía Ju­liá, quien cum­plió en Es­pa­ña 14 de los 193 años de pri­sión a los que fue con­de­na­do, fue arres­ta­do el miér­co­les por las au­to­ri­da­des bra­si­le­ñas cuan­do sa­lía de su ca­sa, en el ba­rrio de Ba­rra Fun­da, y no ofre­ció re­sis­ten­cia, se­gún ex­pli­có la Policía Fe­de­ral bra­si­le­ña en una rue­da de pren­sa con­jun­ta con re­pre­sen­tan­tes de la Policía Nacional de Es­pa­ña.

El es­pa­ñol lle­gó a Bra­sil en 2001 por Pa­ca­rai­ma, una em­po­bre­ci­da ciudad del es­ta­do bra­si­le­ño de Ro­rai­ma y fron­te­ri­za con Ve­ne­zue­la, pe­ro tan só­lo so­li­ci­tó su re­gis­tro de ex­tran­je­ro en 2009, cuan­do se pre­sen­tó co­mo Ge­na­ro An­to­nio Ma­te­rán, de nacional ve­ne­zo­la­na.

Las au­to­ri­da­des bra­si­le­ñas, sin em­bar­go, co­men­za­ron a des­con­fiar des­pués de que no re­no­va­ra sus do­cu­men­tos, una pis­ta que lle­vó a su de­ten­ción a las puer­tas del do­mi­ci­lio de su pa­re­ja.

Las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las so­li­ci­ta­ron en­ton­ces su de­ten­ción con fi­nes de ex­tra­di­ción y su arres­to fue au­to­ri­za­do por el Tri­bu­nal Su­pre­mo de Bra­sil (STF), pe­ro la pe­ti­ción de en­tre­ga por par­te de Es­pa­ña to­da­vía no fue pre­sen­ta­da for­mal­men­te, de acuer­do con El se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Or­ga­ni­za­ción de los Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA), Luis Al­ma­gro, lan­zó ayer una ofen­si­va con­tra Cu­ba di­cien­do que “es tiem­po” de des­co­rrer el ve­lo de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal so­bre “la dic­ta­du­ra más an­ti­gua” de Amé­ri­ca.

El Go­bierno de La Habana re­cha­zó la ofen­si­va y acu­só a Al­ma­gro de im­pul­sar una ope­ra­ción po­lí­ti­ca con­tra la is­la a ins­tan­cias de Es­ta­dos Uni­dos.

Al­ma­gro inau­gu­ró una ini­cia­ti­va para “ha­blar abier­ta­men­te, sin mie­do, so­bre los crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad en Cu­ba” que afec­tan al res­to del con­ti­nen­te, al abrir una con­fe­ren­cia en Was­hing­ton so­bre la si­tua­ción de los de­re­chos hu­ma­nos en la is­la, que di­jo se­rá la pri­me­ra de una se­rie de reunio­nes pre­vis­tas so­bre es­ta te­má­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.