Tra­ta y trá­fi­co de per­so­nas en Bo­li­via

El Deber - - Opinión -

La pre­va­len­cia de la tra­ta y trá­fi­co de per­so­nas en te­rri­to­rio bo­li­viano ha co­lo­ca­do al país an­te una si­tua­ción de ex­tre­ma vul­ne­ra­bi­li­dad fren­te a la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal.

El úl­ti­mo in­for­me so­bre el Trá­fi­co de Per­so­nas 2018 del De­par­ta­men­to de Es­ta­do de Es­ta­dos Uni­dos se­ña­la que Bo­li­via es un país de trán­si­to y des­tino de in­mi­gran­tes víc­ti­mas de tra­ta se­xual, por lo que se en­cuen­tra en la lis­ta de las 22 na­cio­nes con ma­yor ries­go por es­te de­li­to in­ter­na­cio­nal jun­to a Ve­ne­zue­la, va­rios afri­ca­nos, Ru­sia, Co­rea del Nor­te, Bir­ma­nia, Laos, Irán y Chi­na, en­tre otros.

Pe­se a los es­fuer­zos gu­ber­na­men­ta­les, Bo­li­via pa­só de la lis­ta de paí­ses en “ob­ser­va­ción” a la de aque­llos que di­rec­ta­men­te no cum­plen con los es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les de lu­cha con­tra la tra­ta y trá­fi­co de per­so­nas.

El es­tu­dio fue abier­ta­men­te re­cha­za­do por el Go­bierno del pre­si­den­te Evo Mo­ra­les, que ar­gu­men­ta que el país avan­zó sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te en los con­tro­les es­ta­ta­les y la pe­na­li­za­ción de las per­so­nas in­vo­lu­cra­das en es­te ti­po de de­li­tos.

La tra­ta y trá­fi­co de per­so­nas ocu­rre cuan­do me­dian­te en­ga­ños los de­lin­cuen­tes cap­tan a hom­bres, mu­je­res o ni­ños y des­pués les obli­gan a rea­li­zar tra­ba­jos for­za­dos o son víc­ti­mas de ex­plo­ta­ción se­xual.

El 31 de ju­lio de 2012 se pro­mul­gó la Ley 263 con­tra la Tra­ta y Trá­fi­co de Per­so­nas, pe­ro los es­fuer­zos han si­do in­su­fi­cien­tes para en­fren­tar es­te mal.

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, para la le­gis­la­ción bo­li­via­na la des­apa­ri­ción co­mo tal no es­tá ti­pi­fi­ca­da co­mo de­li­to. So­lo en­tra en el ám­bi­to pe­nal cuan­do se pro­du­ce una “des­apa­ri­ción for­za­da”. En tan­to ello no se de­mues­tre, es so­lo un re­por­te de au­sen­cia de per­so­na.

El ma­yor pro­ble­ma de­tec­ta­do por el in­for­me es­ta­dou­ni­den­se es la fal­ta de for­ma­ción de los fun­cio­na­rios y la au­sen­cia de da­tos so­bre la for­ma en que es­tán ac­tuan­do las au­to­ri­da­des para com­ba­tir es­te fla­ge­lo.

El es­tu­dio des­ta­ca que Bo­li­via es un país de re­cep­ción de mi­gran­tes afri­ca­nos, chi­le­nos y ca­ri­be­ños, mu­chos de los cua­les caen en re­des de pros­ti­tu­ción y trá­fi­co de per­so­nas.

De acuer­do a los úl­ti­mos da­tos ofi­cia­les en Bo­li­via, en­tre 2012 y 2016 hu­bo 2.591 de­nun­cias por los de­li­tos de tra­ta y trá­fi­co. De ellas, el Ór­gano Ju­di­cial emi­tió 44 sen­ten­cias con pri­va­ción de libertad con­tra los acu­sa­dos.

El Go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos im­pu­so es­ta semana san­cio­nes co­mer­cia­les con­tra Bo­li­via por la re­cu­rren­cia de es­te fla­ge­lo, lo cual de­be mo­ti­var una se­ria re­fle­xión so­bre la es­tra­te­gia bo­li­via­na para en­fren­tar es­te de­li­to in­ter­na­cio­nal y sus con­se­cuen­cias para la po­bla­ción en su con­jun­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.