Lo que que­da del G-20

El Deber - - Opinión - Al­ber­to Ze­la­da EXVICEMINISTRO DE RE­LA­CIO­NES EX­TE­RIO­RES

Ha trans­cu­rri­do su­fi­cien­te tiem­po co­mo para eva­luar lo que que­da de la úl­ti­ma reunión del Gru­po de los 20 lle­va­da a ca­bo en Bue­nos Ai­res. Para es­ta eva­lua­ción es po­si­ble adop­tar, al me­nos, tres pers­pec­ti­vas: la del gru­po mis­mo, la de la re­gión de Amé­ri­ca del Sur y la del ac­tual Go­bierno de Ar­gen­ti­na. Tres vi­si­bles in­tere­sa­dos en el lo­gro de bue­nos re­sul­ta­dos en to­do sen­ti­do. Para el gru­po es un lo­gro na­da des­de­ña­ble la apro­ba­ción de un co­mu­ni­ca­do con­jun­to en el que se sin­te­ti­za la vi­sión y los pro­pó­si­tos de los paí­ses miem­bros en la pre­sen­te co­yun­tu­ra de la eco­no­mía glo­bal. Para la re­gión de Amé­ri­ca del Sur que­da el pun­to a fa­vor de ha­ber si­do, por pri­me­ra vez, se­de de la reunión. Y, por úl­ti­mo, un buen di­vi­den­do para Ar­gen­ti­na y, en es­pe­cial, para el go­bierno de Mauricio Ma­cri de­ri­va de la ca­li­dad de la reunión tan­to por su or­ga­ni­za­ción co­mo por sus lo­gros.

Una eva­lua­ción dis­tin­ta y com­ple­men­ta­ria pue­de ser he­cha de los mu­chos en­cuen­tros bi­la­te­ra­les en­tre los je­fes de Es­ta­do y de Go­bierno asis­ten­tes a la reunión. En es­te ca­so, se­rá ca­da país el que apre­cie lo al­can­za­do a la luz de sus as­pi­ra­cio­nes e in­ten­cio­nes. Para Ar­gen­ti­na, sin­gu­lar re­lie­ve tie­nen los 17 en­cuen­tros bi­la­te­ra­les del pre­si­den­te Mauricio Ma­cri. Por otro la­do, para mu­chos paí­ses, tan­to miem­bros co­mo no miem­bros del G-20, es sig­ni­fi­ca­ti­va la reunión del de­no­mi­na­do G-2: el en­cuen­tro en­tre Do­nald Trump y Xi Jin­ping, del cual pa­re­ce ha­ber de­ri­va­do una ‘tre­gua’ en la gue­rra co­mer­cial Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na.

An­tes de la reunión, se te­mió la reite­ra­ción de desacuer­dos so­bre cues­tio­nes fun­da­men­ta­les, co­mo las po­lí­ti­cas co­mer­cia­les y la coope­ra­ción so­bre el cam­bio cli­má­ti­co, tal co­mo ocu­rrió el año pa­sa­do tan­to en la reunión del Gru­po de los 7, ce­le­bra­da en ju­nio en Ca­na­dá, co­mo en la del Gru­po de los 20, ce­le­bra­da en Ale­ma­nia. No po­cos su­po­nían que, una vez más, ju­ga­rían su rol co­mo fac­to­res dis­rup­ti­vos del en­ten­di­mien­to y la bús­que­da de co­la­bo­ra­ción los des­plan­tes, las con­tra­dic­cio­nes y las inacep­ta­bles pre­ten­sio­nes de Do­nald Trump. Sin em­bar­go, pa­re­ce que es­ta vez se im­pu­sie­ron la pru­den­cia y la tem­plan­za, in­clu­si­ve a la ho­ra de se­ña­lar desacuer­dos o fal­ta de con­sen­so.

En síntesis, la reunión de Bue­nos Ai­res arro­ja un ba­lan­ce sa­tis­fac­to­rio. Di­fí­cil­men­te al­gún ob­ser­va­dor po­dría coin­ci­dir con la apre­cia­ción de la BBC que, al re­fe­rir­se a la reunión de Ham­bur­go, sub­ra­yó que la mis­ma mos­tró más que un G-20 com­pac­to y solidario, un G-19+1 des­ar­ti­cu­la­do y dé­bil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.