45 ba­rrios es­tán en an­ti­guos cau­ces de arro­yos y la­gu­nas

A raíz de ello vi­ven en cons­tan­te emer­gen­cia, de­man­dan­do ayu­da a la co­mu­na. Los ur­ba­ni­za­do­res in­cum­plen el Có­di­go de Ur­ba­nis­mo y Obras, pues no de­jan es­pa­cio pa­ra cons­truir ca­na­les de dre­na­je y fre­nar el pro­ble­ma de ca­da llu­via

El Deber - - Portada - Igor Ruiz Ze­la­da [email protected]­de­ber.com.bo

En ca­da tem­po­ra­da de lluvias el pro­ble­ma de inun­da­cio­nes es el mis­mo en la ca­pi­tal cru­ce­ña, por­que se ha de­tec­ta­do que por lo me­nos 45 ba­rrios, en los dis­tri­tos 6, 7, 8, 10 y 12, se han le­van­ta­do en le­chos de an­ti­guos ríos, arro­yos y que­bra­das, ade­más de la­gu­nas na­tu­ra­les y te­je­rías.

Las que más su­fren son las fa­mi­lias de es­ca­sos re­cur­sos, las cua­les ca­ye­ron pre­sas del en­ga­ño de lo­tea­do­res y de pro­pie­ta­rios ur­ba­ni­za­do­res que, sin es­crú­pu­los, eli­gie­ron es­te ti­po de te­rre­nos pa­ra di­vi­dir­los sin nin­gún cri­te­rio o ase­so­ra­mien­to téc­ni­co y ven­der­los, apro­ve­chan­do la épo­ca se­ca cuan­do no se no­ta que pue­de ha­ber problemas.

Una de las afec­ta­das con las úl­ti­mas lluvias es Ele­na Apa­za (40), una ma­dre sol­te­ra de tres hi­jos y uno que vie­ne en ca­mino, pues tie­ne ocho me­ses de ges­ta­ción. Ella des­de ha­ce cua­tro años lle­gó a cons­truir su ca­sa en el ba­rrio San Lui­si­to, el mis­mo que fue ur­ba­ni­za­do en un po­zo de una an­ti­gua te­je­ría. La mujer, lue­go de la llu­via del 31 de di­ciem­bre del año pasado, tu­vo que dor­mir du­ran­te una se­ma­na con el agua que le lle­ga­ba a los to­bi­llos, pues no tie­ne fa­mi­lia­res en la ciu­dad pa­ra que le den co­bi­jo mien­tras el te­rreno era des­agua­do por per­so­nal de la Al­cal­día.

Pa­ra pa­liar la con­tin­gen­cia, la co­mu­na des­ti­na ma­qui­na­ria, co- mo re­tro­ex­ca­va­do­ras, pa­ra ha­cer ca­na­les im­pro­vi­sa­dos en pro­cu­ra de des­aguar los ba­rrios, co­mo su­ce­dió con Cam­pe­che, Ca­li­for­nia, San Lui­si­to, Unión Te­rra­do, El Quior, Cu­pe­sí I, Tu­re­re y Mi­ne­ros, to­dos en el Plan Tres Mil, pe­ro las tareas du­ran has­ta dos días, pues se de­be bus­car una pen­dien­te pa­ra cons­truir la cu­ne­ta.

El subal­cal­de del D-8, Je­sús Ál­va­rez, es op­ti­mis­ta, pues es­tá se­gu­ro que en el plan maes­tro de dre­na­je hay dos ca­na­les im­por­tan­tes que pue­den des­aguar los ba­rrios más pro­ble­má­ti­cos que pre­ci­sa­men­te es­tán en su zo­na.

Sin em­bar­go, pa­ra ur­ba­nis­tas e in­ge­nie­ros, co­mo Fernando Pra­do y Ja­vier Men­dí­vil, la ciu­dad no pue­de re­sis­tir una pre­ci­pi­ta­ción to­rren­cial de tres ho­ras don­de cai­gan has­ta sie­te cen­tí­me­tros de agua, de­bi­do a que no hay un plan maes­tro de ca­na­les de dre­na­je, o por­que los exis­ten­tes no han si­do edi­fi­ca­dos acor­de con el cau­dal de las lluvias o por­que es­tán lle­nos de ma­le­za o basura.

Afec­ta­dos

Pe­ro pre­go­nar la an­ti­güe­dad del ba­rrio no le qui­ta el ries­go de su­frir inun­da­cio­nes. Pre­ci­sa­men­te San Lui­si­to tie­ne 21 años, don­de vi­ven 800 fa­mi­lias y abar­ca tres uni­da­des ve­ci­na­les, pe­ro se cons­tru­yó so­bre unas po­zas de te­je­rías y la­gu­nas na­tu­ra­les que eran re­gu­la­do­ras de aguas de llu­via.

La­men­ta­ble­men­te, pa­ra dar­le

va­li­dez ha­ce más de 15 años la co­mu­na cons­tru­yó dos au­las pa­ra la es­cue­la de la zo­na, las mis­mas que nunca se uti­li­za­ron por­que siem­pre es­tu­vie­ron en me­dio del agua.

“El due­ño de es­tas tie­rras las ven­dió co­mo lo­tes sin im­por­tar la po­za y do­nó cin­co hec­tá­reas pa­ra área ver­de, pe­ro dos de las cua­les fue­ron ocu­pa­das co­mo vi­vien­das. Aho­ra tenemos cons­tan­te­men­te fa­mi­lias en emer­gen­cia en ca­da llu­via, por ello pe­di­mos aten­ción de las au­to­ri­da­des”, in­di­có Brau­lio Ma­chi­ca­do, di­ri­gen­te ve­ci­nal.

A 2,5 ki­ló­me­tros de la po­za de San Lui­si­to se ha­lla el an­ti­guo cau­ce del río Pi­rai­ci­to, don­de tam­bién ha­ce más de dos dé­ca­das se asen­ta­ron ve­ci­nos lle­ga­dos del in­te­rior pa­ra for­mar el ba­rrio Mi­ne­ros, el cual en ca­da llu­via tie­ne problemas de inun­da­ción.

Pe­se a la ca­na­li­za­ción del cau­ce, pe­ro con otro tra­zo, el agua re­gre­sa por el an­ti­guo le­cho, oca­sio­nan­do mo­les­tias en los ve­ci­nos, que cul­pan a las au­to­ri­da­des por­que no les dan so­lu­cio­nes.

En el es­pa­cio des­ti­na­do pa­ra el área ver­de se han cons­trui­do un edi­fi­cio es­co­lar pa­ra el co­le­gio Si­món Bo­lí­var, y a su la­do un ins­ti­tu­to tec­no­ló­gi­co, de­jan­do el res­to pa­ra una can­cha de fútbol que más pa­re­ce una pis­ci­na olím­pi­ca.

“Si la Al­cal­día no re­suel­ve el pro­ble­ma de una calle con sa­li­da, tra­ba­jo que ve­ni­mos pi­dien­do ha­ce 12 años, lo ha­re­mos por nues­tra cuen­ta. Tam­po­co no des­car­ta­mos ini­ciar una huel­ga de ham­bre en la pla­za 24 de Sep­tiem­bre”, anotó Ma­rio Vi­lla­rroel, ex­di­ri­gen­te de la jun­ta ve­ci­nal.

Crí­ti­cas

El ur­ba­nis­ta Fernando Pra­do la­men­tó que la mu­ni­ci­pa­li­dad no ha­ya in­ten­ta­do ha­cer un plan maes­tro de dre­na­je, so­lo se con­for­mó con ha­cer obras par­che. “So­lo lle­va­ban el agua más allá, a los ba­rrios que an­tes no se inun­da­ban, pe­ro aho­ra sí. Nunca de­bie­ron au­to­ri­zar asen­ta­mien­tos en zo­nas ba­jas”, agre­gó el pro­fe­sio­nal.

El in­ge­nie­ro ci­vil Ja­vier Men­dí­vil coin­ci­de con Pra­do en que el dre­na­je es producto de la im­pro­vi­sa­ción, don­de a los ur­ba­ni­za­do­res no se les obli­gó a de­jar es­pa­cio pa­ra los ca­na­les. “El Có­di­go de Ur­ba­nis­mo y Obras no se lo cum­ple. Hay ur­ba­ni­za­cio­nes ce­rra­das que han se­lla­do ríos. Los ca­na­les no fun­cio­nan a re­que­ri­mien­to de la ur­be, pues lle­van el agua a los mu­ni­ci­pios ve­ci­nos y no pien­san en la me­tro­po­li­za­ción”, aco­tó Men­dí­vil.

Plan maes­tro

La co­mu­na ne­ce­si­ta $us 850 mi­llo­nes pa­ra edi­fi­car más ca­na­les

In­cum­plen

Las ur­ba­ni­za­cio­nes no de­jan es­pa­cio pa­ra la cons­truc­ción del dre­na­je

FO­TOS: JOR­GE GU­TIÉ­RREZ/ IGOR RUIZ

El ba­rrio Viet­nam se asen­tó en el an­ti­guo bo­ta­de­ro, por ello se inun­da

FO­TOS: JOR­GE GU­TIÉ­RREZ/ IGOR RUIZ

Em­ba­ra­za­da de ocho me­ses, Ele­na Apa­za, no aban­do­nó su vi­vien­da

El DEM en su ayu­da a los ba­rrios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.