Cró­ni­cas de la bur­bu­ja

El Deber - - Opinión - Hum­ber­to Va­ca­flor Ga­nam RE­CUER­DOS DEL PRE­SEN­TE

El Go­bierno se ha dig­na­do in­for­mar que la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria ha si­do con­tro­la­da, aun­que des­pués de ha­ber ad­mi­ti­do que los pre­cios de las vi­vien­das de in­te­rés so­cial ha­bían per­di­do el 35% de su va­lor.

Si la bur­bu­ja ha si­do con­tro­la­da, pues to­dos de­be­mos es­tar tran­qui­los. Fue una pe­sa­di­lla, una lec­tu­ra equi­vo­ca­da de los he­chos, una ma­lin­ten­cio­na­da cam­pa­ña de los enemi­gos del ‘pro­ce­so de cam­bio’.

Pe­ro hay al­gu­nas noticias que per­sis­ten, to­das acer­ca de los pro­ble­mas que tie­ne el fi­nan­cia­mien­to de las vi­vien­das de in­te­rés so­cial, que po­nen en du­da eso de que la bur­bu­ja ha­ya si­do con­tro­la­da.

En el cur­so de 24 ho­ras se pro­du­jo la se­ma­na pa­sa­da una dis­cre­pan­cia en­tre el Go­bierno y los ban­cos sobre las ga­ran­tías de los cré­di­tos pa­ra la vi­vien­da so­cial.

El se­cre­ta­rio eje­cu­ti­vo de Aso­ban, Nel­son Villalobos, di­jo un día que de­bía aca­bar­se el ré­gi­men de las ta­sas de in­te­rés fi­jas, por­que es­ta­ba per­ju­di­can­do a los ban­cos.

Al­gu­na ofer­ta que no po­día re­cha­zar le ha­brán he­cho al se­ñor Villalobos, que al día si­guien­te di­jo que Aso­ban ha­bía lle­ga­do a un acuer­do con la ASFI pa­ra man­te­ner tam­bién du­ran­te to­do es­te año (el elec­to­ral) el sis­te­ma de las ta­sas de in­te­rés fi­jas y el pro­gra­ma de cré­di­tos pa­ra vi­vien­das de in­te­rés so­cial.

Pe­ro que­da pen­dien­te el te­ma cen­tral. Los ban­cos no quie­ren se­guir usan­do las ta­sas de in­te­rés fi­ja­das por el Go­bierno por­que, lo di­jo el pro­pio Villalobos, aho­ra las uti­li­da­des de los ban­cos es­tán ca­yen­do.

Fue cuan­do el ex­mi­nis­tro de Eco­no­mía, e in­sis­ten­te as­pi­ran­te a vol­ver al car­go, Luis Ar­ce Ca­ta­co­ra, di­jo que en es­te ‘pro­ce­so de cam­bio’ los ban­cos ga­na­ron mu­cho di­ne­ro y que aho­ra si­guen te­nien­do uti­li­da­des, por lo que de­be­rían ca­llar­se la bo­ca y se­guir so­por­tan­do (en el sen­ti­do es­pa­ñol de es­te ver­bo) los pro­gra­mas de vi­vien­da so­cial y de cré­di­tos pro­duc­ti­vos.

El pro­ble­ma es que al­gu­nos be­ne­fi­cia­rios del pro­gra­ma de vi­vien­da so­cial no han po­di­do cu­brir sus obli­ga­cio­nes y han en­tra­do en mo­ra. Los es­pe­cu­la­do­res ur­ba­nís­ti­cos tam­bién es­tán preo­cu­pa­dos, aun­que ellos sa­ben que, al fi­nal, se­rán los ban­cos quie­nes de­ban res­pon­der.

Pe­ro, eso sí, de la bur­bu­ja no se de­be ha­blar. Aun­que la alu­dan to­dos, con ex­ce­si­va fre­cuen­cia.

Es el per­so­na­je in­nom­bra­ble, co­mo en la no­ve­la de Ales­san­dro Man­zo­ni. Un per­so­na­je cen­tral, pe­ro in­nom­bra­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.