Gre­mio

El Deber - - Opinión -

Me­dian­te dos car­tas no­ta­ria­das y una so­li­ci­ta­da pu­bli­ca­da en la prensa na­cio­nal, el ge­ren­te in­te­ri­no de Ad­mi­nis­tra­ción y Fi­nan­zas de En­tel, Jo­sé Ar­tu­ro Mo­li­na Ve­ga, anun­ció que se ini­cia­rá en mi con­tra un jui­cio pe­nal por el con­te­ni­do de una no­ta pe­rio­dís­ti­ca que se pu­bli­có en Brú­ju­la Di­gi­tal, el me­dio di­gi­tal que di­ri­jo.

La no­ta pu­bli­ca­da no con­tie­ne error. Se li­mi­ta a se­ña­lar que, cuan­do En­tel rea­li­za licitaciones pa­ra la con­tra­ta­ción de em­pre­sas de se­gu­ri­dad, no in­clu­ye un re­qui­si­to obli­ga­do por la nor­ma, cual es que de­ben con­tar con una li­cen­cia de fun­cio­na­mien­to.

En su car­ta, En­tel ase­gu­ra que pa­ra ca­sos de me­ra ins­ta­la­ción de cá­ma­ras, ese re­qui­si­to es in­ne­ce­sa­rio. Pe­ro el art. 187 de la Re­so­lu­ción Mi­nis­te­rial N.° 021 B/2013 es muy cla­ro y se­ña­la que, tam­bién pa­ra ins­ta­la­ción de equi­pos elec­tró­ni­cos, la em­pre­sa de se­gu­ri­dad con­tra­ta­da de­be te­ner li­cen­cia de fun­cio­na­mien­to. Si una en­ti­dad, pú­bli­ca o pri­va­da, con­tra­ta a em­pre­sas de se­gu­ri­dad sin cer­cio­rar­se de que cuen­ta con esa exi­gen­cia, es pa­si­ble a re­ci­bir mul­tas.

Los eje­cu­ti­vos de En­tel no han ofre­ci­do nin­gu­na de­cla­ra­ción des­de que anun­ció, me­dian­te una ‘Acla­ra­ción pú­bli­ca’, que ini­cia­rá el pro­ce­so. Sobre to­do, no ha in­for­ma­do sobre tres as­pec­tos clave: uno, qué em­pre­sas han si­do con­tra­ta­das en las licitaciones re­fe­ri­das a es­te te­ma; dos, quié­nes son los eje­cu­ti­vos de esas em­pre­sas; y, tres, cuán­to cos­ta­ron las cá­ma­ras ad­qui­ri­das. Po­dría­mos te­ner la sor­pre­sa de que los mis­mos mo­de­los ten­gan un pre­cio más ba­jo en las tien­das de la Eloy Sal­món. Tam­bién los nom­bres de los due­ños de las em­pre­sas con­tra­ta­das po­drían ge­ne­rar sus­pi­ca­cia. No lo sa­be­mos.

Si En­tel desea con­ven­cer a la ciu­da­da­nía de que tie­ne ra­zón en cri­ti­car mi ar­tícu­lo, de­be acu­dir a un tri­bu­nal de im­pren­ta o de éti­ca. Am­bas po­si­bi­li­da­des es­tán in­clui­das en la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca del Es­ta­do. Pe­ro no se pue­de juz­gar a un pe­rio­dis­ta, por el ejer­ci­cio de su tra­ba­jo, me­dian­te la vía pe­nal. Si es­te ca­so lle­ga­ra a la jus­ti­cia or­di­na­ria, de fac­to la Ley de Im­pren­ta ha­brá que­da­do sin efec­to y to­dos los pe­rio­dis­tas que­da­rán iner­mes.

A tra­vés de acu­sar­me a mí, lo que el Go­bierno desea es ate­mo­ri­zar a to­do el gre­mio. No lo ha lo­gra­do, por lo vis­to, si con­si­de­ra­mos las nu­me­ro­sas vo­ces de pro­tes­ta que han emi­ti­do las or­ga­ni­za­cio­nes de prensa y de­ce­nas de pe­rio­dis­tas y me­dios bo­li­via­nos. Tam­bién sie­te en­ti­da­des in­ter­na­cio­na­les de li­ber­tad de ex­pre­sión y de prensa han emi­ti­do de­cla­ra­cio­nes crí­ti­cas o de preo­cu­pa­ción sobre el ca­so.

El Go­bierno ve en los me­dios y pe­rio­dis­tas in­de­pen­dien­tes el úni­co es­co­llo que de­be ven­cer en su plan pa­ra eter­ni­zar­se en el po­der. Ya con­tro­la los cua­tro ór­ga­nos del Es­ta­do y desea des­ha­cer­se tam­bién del pe­rio­dis­mo in­de­pen­dien­te. No lo con­se­gui­rá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.