Ma­ría Cris­ti­na Bo­tel­ho, es­cri­to­ra y di­fu­so­ra de las letras his­pa­nas

El Deber - - Opinión - Ro­ber­to Na­via Ga­briel CRÓ­NI­CO / PRE­MIO REY DE ES­PA­ÑA DE PE­RIO­DIS­MO

Ma­ría Cris­ti­na Bo­tel­ho es­cri­be con el co­ra­zón en la mano y con esos de­dos que ha­blan co­mo ha­bla su bo­ca, por don­de sa­len pa­la­bras con­ver­ti­das en ma­ri­po­sas que des­pués se vuel­ven poe­mas em­bria­ga­do­res, cuen­tos del bien ama­do y co­lum­nas de re­fle­xión que vue­lan pa­ra man­dar­se a cam­biar con la mi­ra­da pues­ta en el ho­ri­zon­te.

A la es­cri­to­ra Ma­ría Cris­ti­na Bo­tel­ho la vi una so­la vez cuan­do es­ta­ba de pa­so por el país en una de sus vi­si­tas cuan­do vi­vía en In­dia­na (EEUU). Una so­la vez pa­ra que la amis­tad hi­cie­ra su tra­ba­jo, que ade­más de co­no­cer al ser hu­mano tam­bién per­mi­ta en­trar en su li­te­ra­tu­ra, por­que aque­lla úni­ca vez que con­ver­sa­mos des­cu­brí en Ma­ría Cris­ti­na que los asun­tos per­so­na­les y la li­te­ra­tu­ra van fu­sio­na­dos y en­gra­na­dos pa­ra no ex­tra­viar­se, pa­ra ha­cer ar­te va­ya adon­de se va­ya: hi­ja del es­cri­tor Raúl Bo­tel­ho, pu­so su grano de are­na cuan­do vi­vía en Bo­li­via en los ne­gros años de la dic­ta­du­ra for­man­do par­te de un gru­po de mu­je­res lu­cha­do­ras por la de­mo­cra­cia. Tam­bién fue via­je­ra in­can­sa­ble por pue­blos a los que lle­ga­ba pa­ra sem­brar la se­mi­lla del ar­te en­fun­da­da en el ofi­cio de ges­to­ra cul­tu­ral que le acom­pa­ña siem­pre.

Des­pués Bo­li­via la per­dió cuan­do se fue a EEUU, pe­ro el ar­te siem­pre sa­le ga­nan­do. La es­cri­to­ra bo­li­via­na or­ga­ni­zó con­ver­sa­cio­nes sobre li­bros y au­to­res en uni­ver­si­da­des de In­dia­na y nun­ca de­jó de es­cri­bir. Sus tex­tos se pu­bli­ca­ron en re­vis­tas y en obras fir­ma­das con su pu­ño y le­tra. Des­de ha­ce po­co tiempo el país la vol­vió a ga­nar por­que de­ci­dió re­tor­nar con sus me­jo­res bríos, tra­yen­do co­mo equipaje sus seis li­bros pu­bli­ca­dos y una do­ce­na de an­to­lo­gías de Bo­li­via, Ar­gen­ti­na, Chi­le, Pe­rú, Co­lom­bia, Uru­guay, Ita­lia y EEUU.

El otro día, ella mis­ma me dio des­de La Paz la gra­ta no­ti­cia de que Bo­li­via de­be ce­le­brar: aca­ba­ba de ha­ber si­do in­vi­ta­da por la Aca­de­mia Nor­te­ame­ri­ca­na de la Len­gua Es­pa­ño­la pa­ra ser miem­bro vo­cal de esa ins­ti­tu­ción en el es­ta­do de In­dia­na, to­do en mé­ri­to a su tra­ba­jo de di­fu­sión de las letras his­pa­nas en EEUU y otros paí­ses del pla­ne­ta.

“Es un ha­la­go en lo per­so­nal, pe­ro es un com­pro­mi­so con las letras his­pa­nas. El tra­ba­jo que reali­cé, par­ti­cu­lar­men­te en In­dia­na, fue di­fun­dir la li­te­ra­tu­ra y la cul­tu­ra de His­pa­noa­mé­ri­ca”, me ha di­cho lue­go de que se en­te­ró de esa gran no­ti­cia pa­ra ella, pa­ra la li­te­ra­tu­ra, pa­ra el país.

Ma­ría Cris­ti­na sa­be que se ini­cia un nue­vo ci­clo li­te­ra­rio en su vi­da y que es­ta nue­va res­pon­sa­bi­li­dad que asu­me no le qui­ta­rá es­pa­cio a su crea­ción li­te­ra­ria, por­que tam­bién sa­be que sus lectores es­pe­ra­mos que de sus ma­nos vue­len nue­vas ma­ri­po­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.